Ricardo Bofill: The Factory en Barcelona

Este proyecto es evidencia del hecho de que un arquitecto imaginativo puede adaptar cualquier espacio para una nueva función, no importa lo diferente que puede ser de la función original.

En los Videos de MTV Cribs debe ganar el primer premio sin dudas, y en varios otros sitios también. Si no fuera porque me gustaría más vivir en Londres, definitivamente este lugar en Barcelona me tentaría a mudarme...

Personalidad, solidez, espacialidad, historia, todo aunado en una brillante resignificación de un espacio industrial en desuso.

En 1973, el Arq. Ricardo Bofill encontró una vieja fábrica de cemento abandonada, un complejo que databa de principios de siglo, con una distribución surrealista de espacios, 30 silos subterráneos, galerías, escaleras que subían a ningún lugar, enormes piezas de hormigón que no sostenían nada, salas de máquinas inutilizadas, y espacios con una escala excepcional pero llenos de magia. Decidió como desafío (!) , convertirlo en su estudio y vivienda. Terminado en el `75, con muchos estilismos de los años 80, siempre estuvo un paso adelante y aún hoy, al verlo, uno percibe la singularidad e intuye lo que debe haber significado tamaña cirugía edilicia, a nivel técnico, personal, económico...¡Uf! .
 
El proceso de transformación se inició con la demolición de una parte de la antigua estructura hasta el momento de dejar el hormigón desnudo. Una vez que los espacios han sido definidos, limpiados y agregada la nueva vegetación, se inició el proceso de adaptación al nuevo programa.
 
Ocho silos se convirtieron en oficinas, un laboratorio de modelos, archivos, biblioteca, sala de proyecciones y un espacio gigantesco conocido como “La Catedral”, que se utiliza para exposiciones, conciertos y una amplia gama de funciones culturales vinculados a las actividades profesionales del arquitecto. 
 
El complejo, bautizado "The Factory", se encuentra en medio de jardines con palmeras, eucaliptos, olivos y cipreses, que le han aportado una nueva y más càlida piel al edificio. 
 
Este proyecto es evidencia del hecho de que un arquitecto imaginativo puede adaptar cualquier espacio para una nueva función, no importa lo
diferente que puede ser de la función original.
 
Bofill se caracterizaba en esas épocas por arquitectura con cortes clasicistas, mediopuntos en horizontal y verticales, predominancia de líneas también verticales, no era mi favorito pero tenía una impronta clásica fuerte que supo ser en su época una referencia fuerte para los que se formaban en esa generación. Definitivamente con esta intervención avanzó varios puntos en mi ranking personal.
 
Por momentos gótico, por momentos industrial, pero siempre impactante y majestuoso, debe ser increíble sentar a alguien a negociar algo en esa mesa de reuniones debajo de esa tolva gigantesca.
 
Después de ésto ni las oficinas ni los reciclajes, ni los desafíos  son lo mismo ...
 
En los 90 Ricardo Bofill hijo, también arquitecto y director de cine, se mudó a la casa junto a su esposa en esa época, Paulina Rubio, de donde data el video de MTV Cribs donde recorre toda la casa. Pueden verlo aquí al final del post en nuestro blog: un video de Paulina recorriendo la casa para MTV y otro de Bofill más técnico para la Deutsche Welle / Euromaxx


Comentarios

Acerca del autor