Ritmo cubano low cost

Lleve euros, despídase de las tarjetas de crédito y busque alojamiento en casa de familia: estos y más consejos para disfrutar de La Habana

Si nunca fue a Cuba y le interesa viajar por la suya, sin una excursión o guía turístico que le marque la rutina de lo que debe conocer, a continuación algunos consejos que le servirán para organizar su viaje a la capital de la isla, La Habana, en modo low cost

Organización previa

Para viajar a Cuba deberá pedir una visa, y para eso el Consulado de Cuba en Uruguay le exigirá que previamente comunique en dónde se alojará y para cuándo tiene marcado su retorno. Es por eso que planificar es imprescindible para viajar a la isla. El costo de la visa por persona ronda los US$ 20, monto que se paga solo en efectivo al momento de hacer el trámite.

Billetera previsora

Desde Uruguay lo mejor es salir con euros; el cambio que se realiza en Cuba es mucho más conveniente en la divisa europea que en dólares americanos. En la isla se encontrará con dos monedas: el CUC (con la que pagan los turistas) y el peso cubano (la moneda con la que viven los cubanos). Atención: no cuente con su tarjeta de crédito; no le servirá y menos si es de un banco estadounidense. ¿Cómo puede ser posible, si se tiene en cuenta que es un destino turístico tan concurrido? El problema se debe a la mala conexión de internet que tiene la isla y la ausencia de POS en los comercios. Es frecuente que los hoteles se queden sin conexión por días. En Cuba, y específicamente en La Habana, todo se paga en efectivo y es mejor ir preparado con varios billetes en el bolsillo. Si usted tiene tarjeta de un banco no estadounidense y quiere retirar dinero de cajero, podrá hacerlo sin inconvenientes y le dará CUC.

¿Dónde alojarse?

Cuba, que durante 2015 recibió cerca de 3,5 millones de visitantes, tiene una industria hotelera con una capacidad de 65 mil habitaciones en todo su territorio. Pero a esto se debe agregar unas 50 mil habitaciones en viviendas particulares que se alquilan en toda la isla (algo así como un Airbnb a lo cubano, desarrollado muchos años antes que la famosa plataforma, que ahora también llegó a la isla). Alojarse con una familia cubana en su hogar le permitirá, por un lado, ahorrar mucho dinero y por otro, conocer de cerca la cotidianeidad de los cubanos. Por noche, una habitación en esta modalidad ronda los US$ 25 (que equivale casi a 25 CUC), y hay múltiples webs en las que hacer reservas. Eso sí: coordine todo lo referido al alojamiento desde Uruguay; cambiar de planes ya en La Habana puede ser un verdadero calvario. Algunos de los puntos recomendables para hospedarse y que impliquen poco gasto en materia de transporte: barrio el Vedado, alrededores del Parque Central y La Habana vieja.

¿Qué transporte usar?

La regla: no se suba a ningún vehículo sin antes acordar el precio. Los turistas que viajan por las suyas suelen ser aventajados por los locales que viven del negocio. Algunos de los sitios más turísticos de la ciudad, como su casco histórico, se recorren mejor a pie, lo que permite disfrutar del entorno. Pero no deje de probar un cocotaxi (algo así como un triciclo amarillo) que por unos pocos CUC le hará vivir una grata experiencia. El bus turístico de La Habana, que sale y regresa al Parque Central, es otro recomendado. Sale 10 CUC y puede subir y bajar tantas veces como quiera en el día, para así recorrer los puntos turísticos claves de la ciudad. Si usted quiere imitar a las estrellas de Hollywood que por estos días visitan la isla, y subirse a un descapotable de los años 50 para hacer un recorrido privado, deberá pagar entre 50 y 100 CUC, dependiendo del auto y del tiempo de viaje.

Internet. Despídase de la conexión 24 horas al día, salvo si va a un hotel cinco estrellas. De lo contrario, deberá comprar tarjetas prepagas y buscar una antena de wifi para enganchar conexión.

Comidas. Si viaja con niños, o es un fanático de la comida rápida, sepa que en La Habana es casi imposible comer papas fritas. Por el contrario, podrá deleitarse a bajo precio con excelentes mariscos y pescados.

Kioscos. En la capital cubana casi no hay tiendas comerciales en las que comprar algún snack o bebida embotellada. Una Coca Cola, por ejemplo, solo se consigue en restaurantes u hoteles.

Playas. La Habana tiene excelentes playas a tan solo 20 minutos de distancia y a un precio de 5 CUC ida y vuelta en bus. Hay para todos los gustos pero vale la pena conocer la playa Tropicoco, que permite ver en todo su esplendor la idiosincrasia cubana. Pasar el día en una reposera, tomando un mojito y comiendo mariscos es un gran plan.


Populares de la sección