Scarlett Johansson se afianza como estrella de acción en La vigilante del futuro

La adaptación del manga Ghost in the shell fue criticada por la elección de su protagonista
El estreno de La vigilante del futuro ha sido problemático. La película atravesó un camino controversial desde junio de 2015 hasta su estreno en la pantalla, cuando los estudios Paramount y DreamWorks anunciaron que la actriz Scarlett Johansson sería la protagonista de la adaptación al cine de Ghost in the shell, un manga y animé japonés.

La decisión fue considerada dentro de la industria del cine global como un nuevo caso de whitewashing por parte de Hollywood. El término refiere a la utilización de actores y actrices caucásicos para interpretar papeles de otro origen racial. Debido al material original detrás de La vigilante del futuro, se consideró la selección de Johansson como una oportunidad perdida para posicionar a una actriz asiática en frente de una película de gran presupuesto y distribución internacional.

Mientras que el director Rupert Sanders (Blancanieves y el cazador) apoyó la elección de Johansson al afirmar que la intérprete era la persona con mayor "habilidad de encarnar la fisicalidad y habitar ese papel", la artista defendió su propia oportunidad como actriz de protagonizar una franquicia de acción centrada en un personaje femenino.

La vigilante del futuro no solo debe afrontar esa polémica, sino que también tiene que estar a la altura de los fanáticos de Ghost in the shell. El anime de 1995 basado en la serie homónima de historietas escrita por Masamune Shirow es considerado una obra influyente, que ha motivado por ejemplo el trabajo de cineastas como las hermanas Lana Wachowski y Lilly Wachowski al momento de concebir Matrix.

La adaptación de Sanders toma la misma premisa que la película animada.
La historia de La vigilante del futuro se desarrolla en una ciudad futurista y ficticia de Japón a mediados del siglo XXI. Allí un grupo de agentes especiales del organismo gubernamental Sección 9 combaten el terrorismo y el cibercrimen en un mundo en el que las personas pueden alterar sus cuerpos mediante implantes protésicos tecnológicos.

Al frente de ese comando se encuentra la mayor Mira Killian (Johansson), una humana que fue rescatada de un accidente y cuya conciencia humana (el ghost que menciona el título original) es implantado en un cuerpo cibernético (el shell, o caparazón) en pos de convertirla en una soldado de habilidades extraordinarias.

Bajo cuestionamientos que proponen la discusión sobre el significado del ser humano y los peligros de la inmersión de la tecnología en la vida cotidiana, la película se presenta como un relato futurista cargado de efectos especiales que toma una trama de acción e investigación policial como su principal motivador.

Principalmente, La vigilante del futuro resulta una experiencia disfrutable gracias al espectáculo visual que ofrece en el cine. Es, sin dudas, una de las películas con mejor diseño de producción estrenadas a la fecha. El equipo dirigido por Sanders traslada los escenarios del anime de Mamoru Oshii de forma fiel y cada paneo por la ciudad –en la que existen hologramas publicitarios interactivos del tamaño de rascacielos, por ejemplo– es deslumbrante, al igual que los espacios interiores donde habitan los miembros de una sociedad japonesa internacional cargada de una estética ciberpunk.

El conflicto personal del personaje de Johansson, sin embargo, resulta un poco vetusto.
En una era en la que el público se da atracones de series como Black Mirror y Westworld desde la comodidad de su hogar, la discusión sobre la identidad humana que puede haber dentro de una inteligencia artificial no se siente tan vanguardista como pudo haberlo sido durante la publicación original del manga de Ghost in the shell casi 30 años atrás.

De todas formas, la película es un paso certero en el acercamiento de Hollywood a los hitos de la cultura popular japonesa. Sin revelar detalles sobre la trama, hay que saber que la elección de Johansson en su papel es justificada debidamente dentro de la historia, que a su vez refleja la fascinación del mundo oriental por los estatutos de belleza occidental en un mundo con cada vez menos barreras, tecnológicas y culturales.



Populares de la sección

Acerca del autor