Se akaba la dekada “ganada”

El “modelo” K del Kircnerismo en su hora más difícil

“Los peronistas no son ni buenos ni malos. Son incorregibles” dijo alguna vez el escritor argentino Jorge Luis Borges.


El autor de El Jardín de los senderos que se bifurcan falleció en 1986, por lo tanto no conoció ni el menemismo, ni el duhaldismo, ni el kirchnerimo y mucho menos el cristinismo. Sin embargo, con su frase podría decirse que  quedó en la misma línea  de Nostradamus o Benjamín Solari Parravinic, reconocido pintor y escultor porteño famoso por una serie de dibujos proféticos.


Al inicio de la semana que termina un fallo de un juez estadounidense obligó a Argentina a cumplir con parte de las obligaciones en suspenso desde 2001 cuando ese país que supo ser el granero del mundo declaró entre aplausos y vítores del Congreso el mayor default de la deuda pública de la  historia contemporánea por US$ 144 millones. Esos acreedores no ingresaron en ninguno de los canjes que ofreció el kirchnerismo en procura de abandonar su condición de pária en los mercados internacionales de crédito y a los que el kirchnerismo los llama “fondos buitres”


Paul Singer es la cara visible de la disputa entre Argentina y esos fondos que compraron deuda soberana en default y reclaman el pago total de esos bonos. Representan un escaso porcentaje de los tenedores de bonos que no entraron a los tres canjes de deuda que ofreció la Argentina en 2005, 2010 y 2013.

El ejecutivo norteamericano nació en Nueva York y proviene de una familia judía. Se graduó en Harvard como abogado y se volvió famoso cuando financió las aspiraciones presidenciales del ex alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani.


Tiene casi 70 años y es fundador de Elliot Management Corporation, holding con sede en Nueva York lanzado en 1977 con u$S 1 millón de capital, y cuyos activos hoy llegan a u$s 23.000 millones. Elliot controla el fondo NML Capital, que fue el que  logró que la Corte Suprema de EE.UU. fallara contra la apelación argentina.

El fallo judicial es un duro golpe para la economía rgentina, afectada por un estancamiento de la producción .alta inflación y severos problemas en infraestructura que no podrá solucionar sin acceso al crédito y lo conducirá a un doloroso ajuste fiscal que por la vía de los hecho ya está ejecutando. Lo mismo que hicieron los neoliberales de los años 90 según el relato kirchnerista


Al viernes la presidenta argentina Cristina Fernández dijo en cadena nacional por que intentarán convencer a la justicia norteamericana para “negociar con los fondos buitres” algo que nadie con buena fe cree.
El próximo 29 de junio Argentina deberá pagar US$ 1.330 milones si decide acatar la orden judicial pero ahí no termina el problema porque de hacerlo abrirá el camino para que otros acreedores también reclamen y en ese caso la suma superaría los US$ 120 mil millones unas decenas más de lo que repudió en 2001. El cristinismo, que también se dice peronista está a punto de acabar con lo que sus funcionarios gustan llamar la década ganada” No es de esperar ningún acto de sensatez tratándose de un país peronista y como también usando un título de Borges será el mejor ejemplo de La historia universal de la infamia












Comentarios

Acerca del autor