Se reduce la oferta y los precios de las haciendas se recuperan

Frigoríficos reacios a pagar US$ 3 porque creen que ya hubo un ajuste con el nuevo dressing
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

A medida que se redujo la oferta de ganados de campo y la demanda se mantuvo activa, el precio comenzó a reaccionar. A mediados de noviembre y primeros días de diciembre el precio del novillo se movía en el eje de US$ 3,00. Luego, por la estacionalidad de la producción y necesidades financieras de los productores, aumentó la oferta y con una muy buena faena la demanda bajó los precios, que cayeron hasta US$ 2,80 por kilo.

En la última semana de 2016 y las dos primeras de enero, ante la caída de la oferta y el clima benevolente, dio una progresiva recuperación de los valores.

En el mercado, se maneja el eje de US$ 2,95 por kilo en cuarta balanza para los novillos, algunos centavos más se logran en forma puntual. Se ha logrado un equilibrio en el mercado. La industria está reacia a pagar US$ 3,00 por kilo de novillo, que es lo que esperan los productores; y las vacas se negocian en US$ 2,60 en general y las de más de 230 kilos de carcasa pueden llegar a US$ 2,70.

Las entradas están dispares y el clima ayuda para que no haya presión de oferta.

Al entrar en vigencia el decreto de dressing máximo, el ganado está rindiendo entre 1% y 2% más, y es posible que la industria no esté dispuesta a superar la barrera de US$ 3,00 por kilo de novillo en cuarta balanza, porque ya hay un ajuste del precio al pagar más kilos de carne por animal.

En carne ovina se vienen regularizando las entregas, recibiendo embarques atrasados, que corresponden a compras de diciembre, que complican financieramente a los productores. Al haber escasez de vacunos, algunas plantas optan por faenar lanares, con interés en categorías adultas, con un ajuste a la baja en el precio. La oveja tiene como referencia US$ 2,80 por kilo, los capones US$ 3,00, los borregos US$ 3,20 y los corderos en el eje de US$ 3,40.

En tanto en la reposición, aunque hay demanda de todas las categorías, se realizan pocas operaciones. La Asociación de Consignatarios de Ganado mantuvo sin cambios la grilla de precios, salvo para el ternero entero que subió cinco centavos a US$ 2,20 por kilo. Esos negocios se hacen al contado y a futuro, con entrega en abril.

La faena semanal cae por segunda vez consecutiva. La semana pasada se faenaron 36.380 vacunos, 1,4% menos que en la anterior y 8% menos comparado al mismo momento de 2015. La faena de vacas, en cambio, se incrementó. Fue 2,5% más que la semana anterior y 4,1% menos en la comparación interanual, alcanzó las 20.200 cabezas (55,5% del total).

La faena de novillos cayó por quinta semana consecutiva, totalizando 15.507 cabezas, 5% menos que la semana pasada y 10% menos que la misma semana de 2016.

En la primera semana de enero el precio de exportación de la carne bovina alcanzó US$ 3.317 por tonelada, cayendo 4,2% frente a la anterior. En la comparación interanual tuvo un incremento de 0,1%. Con respecto al precio final de exportación de 2016, US$ 3.399 por tonelada, este año arranca 2,4% por debajo.

El precio de exportación de la carne ovina trepó a US$ 4.928 por tonelada. Subió 17% frente a la semana previa, cuando había cerrado a US$ 4.203. En la comparación interanual el precio subió 22%, cuando el precio era de US$ 4.039 por tonelada.

Populares de la sección