Secretos sexuales o humillantes: el arma rusa del "kompromat"

Caída de asesor de Trump pone sobre el tapete posibilidad de un chantaje
Secretos humillantes que permiten chantajear al enemigo. Eso es el "kompromat", un viejo concepto de política sucia utilizado en Rusia desde la época de la KGB, pero que ha pasado al tope de la agenda de EEUU como posible explicación a los contactos secretos entre asesores del presidente Donald Trump e integrantes del gobierno ruso. Esos contactos, primero ocultados por la Casa Blanca, empiezan a salir a la luz tras filtraciones de servicios de inteligencia y ya generaron la caída del asesor de seguridad nacional del presidente, Michael Flynn.

El dossier secreto

Hace un mes, antes de la asunción de Trump, la CIA informó al presidente en funciones Barack Obama y al electo Donald Trump de la existencia de un dossier –del que no podía confirmar su autenticidad– que aseguraba que Rusia tenía material comprometedor contra Trump, que podían usar de forma secreta para chantajear al presidente y lograr sus objetivos. La publicación de esa noticia generó la primera oleada de tuits del magnate contra lo que consideró "fake news" (noticias falsas).
Pero las sospechas se empezaron a acumular. Sobre todo a partir de las filtraciones que derivaron en la caída de Flynn, y que permitieron verificar que varios miembros de la campaña de Trump habían mantenido periódicos contactos secretos con autoridades rusas, durante la campaña electoral y luego que el magnate ganara las elecciones (ver página anterior). Ahora los medios insisten en que esos contactos a través de canales ocultos levantan serias sospechas de que Flynn puede haber sido chantajeado por Rusia. Pero el chantaje puede llegar incluso más arriba.

Flynn renunció luego que las revelaciones de los servicios de inteligencia confirmaron que no solo discutió posibles levantamientos de sanciones a Rusia por parte de EEUU ni bien Trump asumiera, sino que además mintió al vicepresidente Michael Pence a propósito del asunto.

El kompromat como método

Pero ¿por qué es importante que Rusia tenga información sobre Estados Unidos?
El kompromat ha sido utilizado desde hace décadas en Rusia. En la época de la Unión Soviética era una de las formas más efectivas que la KGB conseguía tener ventaja estratégica sobre sus enemigos, muchas veces haciendo que diplomáticos o espías extranjeros trabajaran en contraespionaje.

"Es una parte importante de la forma en que funciona Rusia. Las agencias de inteligencia recopilan información comprometedora sobre los individuos y la usan cuando necesitan para su ventaja", dijo a CNN Tony Brenton, exembajador británico en Rusia, quien sostiene que el peligro del kompromat forma parte incluso de la formación preventiva que reciben los diplomáticos cuando son enviados a Rusia.
El kompromat generalmente involucra información sexual o financiera, "para avergonzar, exponer o ganar obediencia" de la persona, explicó también a CNN James Nixey, jefe del departamento de Rusia y Europa del ThinkTank Chatham House.

"Los servicios rusos de seguridad están succionando todo lo que tal vez algún día puedan usar. Tal vez las personas a las que están siguiendo ahora son aliadas, pero podrían ser enemigas en un tiempo", señaló a BBC el editor jefe del diario The Washington Post en Moscú, David Filipov, quien recuerda que, tras caer la Unión Soviética, se encontraron 135 dispositivos de escucha o video ocultos en la redacción en Moscú del Boston Globe.

Muchas veces los casos tambipen afectan a políticos locales, en su mayoría opositores. Por ejemplo, en 1999 un político opositor fue expuesto en un video bailando desnudo junto a dos mujeres, lo que rápidamente generó el fin de su carrera. En otro caso, el fiscal general de Rusia, Yuri Skuratov, fue defenestrado luego que apareciera un video con una persona muy parecida a él teniendo sexo con dos prostitutas. Aunque nunca se pudo probar que efectivamente fuera él, alcanzó para destrozar su credibilidad. En ese sentido, no es necesario que el kompromat sea cierto: como los "carpetazos" en otras partes del mundo, alcanza con que sirvan para desestabilizar a la víctima.

Según The New York Times, el kompromat es una táctica amplia, que se basa en generar "cinismo público y confusión de una forma en la que el objetivo no es una sola persona, sino toda una sociedad". Mediante la filtración de información comprometedora (como la que podría haber en el dossier de enero vinculado a Trump) en realidad el kompromat erosiona la confianza en figuras como, por ejemplo, las cabezas de instituciones, generando descrédito en ellas y así favoreciendo la falta de control de los funcionarios y, más allá de eso, el funcionamiento de una sociedad como un todo.

Desde hace días, el gobierno quiere desmarcarse de la polémica y acusa a la prensa de teorías conspirativas. Pero, por el ritmo de las revelaciones, todo indica que recién se ve la punta del iceberg.

El contraespía británico

Mucho más atrás en el tiempo está la historia de John Vassall, un diplomático británico enviado a Rusia en la década de 1950. Vassall, quien era gay, no había salido del closet en una época en la que la homosexualidad aún era perseguida en el Reino Unido, recuerda un informe de CNN. Los rusos lo descubrieron, lo chantajearon y lo transformaron en un contraespía ruso. Cuando todo el escándalo se descubrió, Vassall fue condenado a 18 años de prisión por traición.

Populares de la sección