Según estudio, tres de cada cuatro niños viajan en auto sin usar silla

Para Unasev, aún se está "muy lejos" de un uso aceptable de implementos
La falta de uso de sillas para niños, de cinturón de seguridad o de casco al circular en moto sigue dando un "llamado de atención" en la seguridad vial. Pese a una mejora general en los indicadores, un estudio observacional de 46.680 vehículos en todo el país realizado en 2016 muestra que los porcentajes de uso de esas medidas de seguridad aún son bajos y dispares. En el caso de las sillas de niños y bebés, el uso es de apenas 23%, uno de cada cuatro.

Según el estudio realizado por Factum a pedido de la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev), tres de cada cuatro niños de 12 años no utiliza el sistema de retención infantil (SRI) al viajar en auto. En general, el porcentaje de uso en el país es del 23%, cinco puntos porcentuales menos si se lo compara con los datos de un estudio similar realizado en 2013.

Si se mira por departamento, el que más cumple esa normativa es Montevideo, donde se usó en el 32,5% de vehículos observados. En tanto, Cerro Largo es el que menos respeta la obligatoriedad de que los menores viajen con silla, con solo el 1,4%.

Los porcentajes de uso difieren si se comparan las edades. Así, mientras que el 48,6% de los niños menores de 1 año sí tenía SRI, para los de entre 1 y 5 años el uso de silla es de 45,7% y cae a 3,2% si se trata de menores de entre 6 y 12 años.

Las autoridades han reiterado en varias oportunidades la preocupación por el bajo uso del SRI y en este informe se lo destaca también como un "llamado de atención". Es que según las cifras que maneja Unasev, con el uso del SRI el riesgo de muerte para los niños menores de 1 año se reduce en 70%, y para en el caso de los de entre 1 a 4 años, en 47% a 54%.

El estudio analiza además el uso de luces, de cinturón de seguridad, de casco y chaleco, y de distractores como el celular. En todos los casos hubo una mejora, aunque según dijo a El Observador el director de Unasev, Gerardo Barrios, todavía se está "muy lejos de lo que podría ser un uso aceptable de los implementos que salvan vidas".

Para el caso del uso de cinturón de seguridad, el estudio muestra un aumento de 6,5 puntos porcentuales. Mientras que en 2013 lo utilizaba el 56,3%, el relevamiento de 2016 asegura que 62,8% de los ocupantes de vehículos lo llevaba puesto.

23% es la cantidad de menores de 12 años que utiliza el sistema de retención infantil. Se trata de un porcentaje bajo de uso, y es aun menor en el caso de los niños de entre 6 y 12 años, donde solo llega al 6%.

Sin embargo, las diferencias entre los departamentos son notorias. El que respeta más la normativa es Colonia, donde el 79,8% de los conductores y acompañantes observados llevaba puesto el cinturón de seguridad. Le sigue Montevideo con 73,5%.

En el fondo de la fila se encuentra Soriano, donde solo el 3,1% de los pasajeros de autos y camionetas analizados lo llevaban puesto.

Un cambio excepcional a la baja se dio en Rocha. Mientras que en 2013 el estudio observacional mostraba un uso del cinturón del 64,3%, los datos de 2016 lo ubican anteúltimo, con solo 5,1% de los conductores y acompañantes que respetan esa norma.

Muy por debajo queda todavía el uso en los asientos traseros. Pese a que el decreto reglamentario de la ley 18.191 de 2007 establece que es obligatorio también para esos pasajeros, solo uno de cada tres (33%) lo respeta.

Las diferencias entre los departamentos son grandes si se tiene en cuenta la utilización o no de chalecos o vestimenta reflectiva. Mientras en Lavalleja 93,2% los usan, en Artigas solo lo hace el 1,5%. "Hay un nudo y es que el tránsito quedó en las autonomías departamentales y hay 19 formas de controlar", criticó Barrios.

En el caso del uso de luces, en los últimos tres años aumentó 12,9%. En tanto, el uso de celular disminuyó, tanto para motos como para autos.

Cerro Largo en falta

Si se miran las cifras con respecto al uso del casco en motociclistas, resulta imposible no detenerse en el departamento de Cerro Largo. Eso se debe a que mientras en los restantes 18 departamentos la cifra más baja en uso de casco es de 83,2%, en el liderado por el nacionalista Sergio Botana, el porcentaje de utilización llega apenas al 16,1%. Según el informe de siniestralidad vial de 2016, "allí donde las medidas que salvan vidas se controlan, la cantidad de lesionados bajan drásticamente". No es el caso de Cerro Largo, donde la mortalidad está por encima del promedio nacional, aseguró Barrios.

Pese a que el uso del casco disminuye en hasta 65% la probabilidad de sufrir lesiones graves, Botana definió no controlar a los motociclistas que circulan sin ese implemento, lo que le ha valido muchas críticas. De todos modos, en 2016 hubo un aumento en su uso con respecto a 2013, cuando era de 5,6%.

Populares de la sección