Seguridad social necesita cambios "graduales" dijo titular de Trabajo

Expertos dialogaron a 20 años de implementado el régimen de AFAP
"No hay ninguna bomba a punto de estallar", dijo ayer el ministro de Trabajo y expresidente del Banco de Previsión Social (BPS), Ernesto Murro, durante el evento denominado "A 20 años del Régimen Mixto de Jubilaciones", en el que expusieron especialistas en la materia, actores sociales, representantes de organismos internacionales y autoridades de gobierno vinculados al tema.

Murro sostuvo que hoy existe en Uruguay un sistema de seguridad social "bastante estable" y que Uruguay tiene todavía un tiempo razonable para dialogar, y seguir haciendo reformas graduales y sostenibles financieramente en el corto, mediano y largo plazo.

Según el jerarca, a dos décadas de implementada la reforma hay avances sustantivos. Entre ellos mencionó que el país está "al tope" en protección social, porque "nunca hubo tanta gente registrada en la seguridad social ni tantos beneficiarios de diferentes beneficios", afirmó.

Además, dijo que se ha mejorado en la suficiencia del sistema. "Si medimos la jubilación mínima en relación a la gente que la cobra estamos seguramente en el primer lugar de América Latina porque hablamos de US$ 260, US$270 de jubilación mínima, que la cobra solo el 20% de los jubilados, el 80% cobra más que eso", afirmó.

No obstante, expresó que es partidario de que haya reformas permanentes en el sistema para hacerlo "mejor", al tiempo que reiteró la necesidad de revisar las comisiones que cobrar las AFAP, que considera "más altas de lo necesario". También destacó que la rentabilidad de las administradoras de fondos previsionales en los últimos años "vienen cayendo", y llamó a pensar una forma de acercar al Banco de Seguros del Estado y al Banco Central para que "piensen con cabeza de seguridad social".

Antes, el expresidente del BPS, Juan Berchesi, se refirió a ley 16713 como una "muy buena ley" y "un avance fenomenal", por encima de que se necesitan cambios que no solo pasen por el sistema de capitalización, según dijo. Además, Berchesi sostuvo que el nuevo sistema de jubilaciones eliminó el "incentivo perverso" por el cual al trabajador le convenía estar con una parte de su sueldo "en negro", debido a que las jubilaciones estaban topeadas y "no tenía sentido aportar más".

Más temprano, el presidente de República AFAP, Luis Costa, destacó la sustentabilidad como el "gran logro" del sistema mixto en los últimos 20 años. "Este diseño de complementariedad, o sea el ahorro individual como complementario del sistema público, es la gran fortaleza de nuestro sistema mixto que lo diferencia de otras reformas que se han realizado". Por otro lado, negó que la generación de trabajadores que actualmente tiene entre 51 y 59 años se perjudique por haber sido obligada a entrar a las AFAP y que pierdan 30% o 35% en relación a estar solo en el BPS.

Aclaró que el reclamo que llevan adelante un grupo de trabajadores refiere solo a una parte menor de estos cincuentones, los de mayores ingresos que solicitan se los deje pasar al régimen de transición previsto para los que eran mayores de 40 años a abril de 1996. Aquí la única diferencia con el régimen mixto es que el tope de la jubilación que aplica el BPS es mayor. Hoy hay aproximadamente 200.000 afiliados entre 51 y 59 años. Según Costa, solo 30.000 o 35.000 de los "cincuentones" se beneficiarían de una ley que les permita pasar a un régimen anterior que no les corresponde por la ley actual.

A su turno, el director en representación de los trabajadores en el BPS, Ramón Ruiz, dijo que los llamados "cincuentones" van a ser "notoriamente perjudicados" por haber sido obligados a integrare al régimen mixto. "Se necesitan soluciones en clave de diálogo social y a la mayor brevedad posible", expresó.

Populares de la sección