Sendic, el orador del gobierno que hizo molestar a la oposición

El vicepresidente resaltó la importancia de la educación
Por Carolina Delisa y Macarena Saavedra

"¿Al lado de Sendic me tocó? Bue...", comentó el expresidente Luis Alberto Lacalle Herrera cuando se dio cuenta de que debía pararse al lado del vicepresidente durante el acto por el 191° aniversario de la Independencia. Lo dijo con un tono serio, aunque enseguida se rió para hacer notar que estaba haciendo una broma. Sendic, que tenía del otro lado al presidente Tabaré Vázquez, agachó la cabeza y enseguida le devolvió la sonrisa.

Desde las 10 de la mañana, la atención en Florida se había centrado en el mandatario, quien minutos antes de aterrizar sobrevoló a baja altura la Piedra Alta, donde se realizaría el acto conmemorativo. El presidente viajó en un helicóptero de la Fuerza Aérea hasta el departamento de Florida, lo que fue interpretado como señal de apoyo al organismo que en las últimas semanas tuvo dos accidentes mortales que hicieron que el estado de sus aviones se pusiera en duda.

Sin embargo, una vez iniciada la ceremonia, fue el vicepresidente el que cobró protagonismo. El gobierno decidió que fuera Sendic quien emitiera el mensaje del Poder Ejecutivo, en un momento en que su baja popularidad lo refleja con una imagen debitliada como líder político.

Sendic inició su discurso recordando el hecho histórico y luego hizo una lectura de los valores que dejó ese episodio en la actualidad. "Esta quimera de independencia, unidad y justicia social, nos impulsa a todos. Reafirmemos nuestro compromiso para asegurar las mayores libertades, las mayores capacidades, el mayor bienestar y la mayor equidad. Para ello es necesario afirmar el compromiso con la democracia, con el diálogo, la tolerancia y el entendimiento", manifestó. Del otro lado, el auditorio formado por autoridades, políticos y vecinos de la ciudad de Florida escuchaban en silencio.

El vicepresidente resaltó "el compromiso con la conquista de todos los derechos del hombre, el respeto y el cuidado de las nuevas generaciones, de los más débiles y de los más viejos" y luego hizo hincapié en la importancia de alcanzar una mejor educación. "Reafirmemos el compromiso con la educación de toda la sociedad, con la formación de capacidades, con la investigación científica. Esa educación, esos conocimientos, son las que nos garantizan libertad, las que nos garantizan libre albedrío y nos garantizan la conquista de la dignidad", dijo Sendic.

A la oposición no le pasó desapercibido el comentario del vicepresidente acerca de la formación académica y enseguida resaltaron el hecho de que Sendic aún no ha mostrado su título de licenciado.

En febrero, El Observador informó que el vicepresidente se presentaba como licenciado pero en realidad no lo es. A pesar de que esa información fue confirmada por el propio Sendic, luego se desdijo y aseguró que mostraría el título cuando considerara necesario, algo que hasta el momento no sucedió.

"¿Se acuerdan de un título que estaba por aparecer hace unos meses?", dijo el senador nacionalista Luis Lacalle Pou al mostrar su descontento con la decisión del gobierno de elegir al vicepresidente como orador. "No es un gobernante que en este momento represente de buena manera el sentir de los uruguayos", dijo después.

El senador colorado José Amorín también se mostró molesto con que Sendic haya sido el vocero del Poder Ejecutivo en el acto. "¿Había necesidad de que el Vicepresidente fuera el orador? Tiene mucho por aclararle a la gente", comentó en Twitter.

Los reclamos y fiesta del pueblo

Mientras las autoridades estaban parados frente al escenario. A sus espaldas una pancarta pedía "no más acomodos" y "oportunidades para todos". Eran jóvenes frenteamplistas molestos con una supuesta decisión de la Junta de presupuestar a dos trabajadores sin antes haber realizado un concurso. Al ser consultado por El Observador, el intendente de Florida, Carlos Enciso, dijo desconocer de qué se trataba pero aseguró que lo hablaría luego con los ediles del departamento.

Sobre el mediodía, el presidente Vázquez se retiró y el centro de atención se derivó hacia la calle Gallinal, donde primero los niños y después los militares, realizaron el desfile conmemorativo de la independecia.

Los cientos de floridenses se apostaron sobre la vereda y, entre gritos, fotos y aplausos, demostraron que para ellos la fiesta recién comenzaba.

El pediod de una cooperativa a Vázquez

El presidente se iba del acto sin hacer declaraciones. De atrás lo perseguían dos hombres buscando su atención, pero solo lo lograron luego que el prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo, le pidiera el mandatario que se detuviera a escucharlos. Se presentaron como integrantes de la curtiembre Cooperativa El Águila, le regalaron una afombra hecha por ellos y lanzaron su petición. "Lo que más queremos es trabajar y que realmente se tome en serio todo lo que es el proyecto", dijo Cono Chávez, presidente de la cooperativa. El presidente halagó el regalo y le respondió: "Vamos a apoyar como apoyamos al movimiento cooperativo permanentemente".

Sin embargo, el cooperativista no quedó conforme con la respuesta y le preguntó si en realidad conocía al proyecto. "¿Cómo no?, muy bueno, los felicito y arriba", contestó Vázquez, y enseguida se fue. En diálogo con El Observador, Chávez explicó que la curtiembre está atravesando una situación delicada y que precisa de unos US$ 600 mil para poder continuar con su trabajo. La empresa había cerrado en 2010 y abrió como cooperativa dos años después, con un apoyo inicial de US$ 150 mil proporcionados por el Instituto Nacional del Cooperativismo (Inacoop).








Populares de la sección