"Si echan al Codicen puedo votar la Rendición de Cuentas"

El Partido Independiente aspira a crecer en base a acuerdos. Pedirá la renuncia del Codicen a cambio de negociar la Rendición de Cuentas que no tiene los votos asegurados
En una casa alquilada en el balneario Playa Hermosa, cerca de Piriápolis, donde hasta este domingo estará descansando con su familia, el senador Pablo Mieres, esperó a El Observador. Distendido, de bermuda, remera roja, championes y el parrillero prendido, no abandona la militancia ni deja de atender a las llamadas de los periodistas. Minutos antes de la entrevista, sonó su teléfono, y respondió amablemente a las consultas de un periodista de Florida. El 2017 será un año protagónico para el Partido Independiente: piensa agrandar el ala progresista con una nueva formación que prevé anunciar antes de fin año. Además, con el oficialismo sin mayoría parlamentaria automática, ve aumentado su poder de negociación. Mieres cree que aún hay una chance para cambiar la educación y mandó un mensaje claro al presidente Tabaré Vázquez: si cambia a las autoridades del Codicen, el Partido Independiente, con sus tres diputados y un senador, está dispuesto a negociar votar la Rendición de Cuentas. El queso, los chorizos y el matambrillo, estaban prontos y ahí empezó la entrevista.

En estos dos dos años ¿pudo incidir en el Senado?
Si, y no sólo en el Senado, en el Parlamento. Si bien el Frente tenía mayoría parlamentaria, ahora no la tiene en diputados y tiene más dificultades. En el Senado mantienen una lógica muy homogénea. La investigadora sobre ANCAP fue un hecho político importante donde jugamos un papel. Estuvimos marcando fuerte en todos los temas y logramos una modificación en la ley de inclusión financiera, que es pequeña, pero fue un proyecto que se convirtió en ley y era para los pueblos del interior.

Para los pueblos que no tenían cajeros para cobrar
Ahí logramos que el gobierno entendiera que era inaceptable obligar a los trabajadores de pueblos chicos a cobrar vía bancaria cuando no había ni bancos ni cajeros automáticos en esos lugares. Ahora vamos rumbo a otro proyecto, para que sea ley, que es el del diputado Ivan Posada, sobre derecho de admisión en los espectáculos deportivos. Lo otro fue la propuesta nuestra sobre el diálogo por seguridad. El diálogo tuvo algunos resultados.

¿Está conforme con lo que se logró en esa instancia a la que convocó el presidente Tabaré Vázquez?
Uno siempre hubiera querido más. Logramos algo importante, que fue adelantar la vigencia del nuevo Código del Proceso Penal que se iba a postergar para 2019 y ahora estará vigente desde julio próximo. Eso cambia todo el proceso de responsabilidad penal, va a funcionar más rápido y quedará atrás esa locura de tener un alto porcentaje de presos procesados sin condena. El otro logro tiene que ver con la ley sobre la libertad anticipada para los delincuentes reincidentes. De cualquier manera hay un asunto imposible de saldar y es que uno puede generar el marco jurídico, y el diálogo que hubo por seguridad fue sobre eso, pero no fue sobre la estrategia, sobre la política de seguridad. Eso se lo reservó el gobierno.

"Vázquez limita mucho su capacidad de decidir porque tiene miedo a la desobediencia y una manera de evitar quedar en evidencia es no tomar decisiones"

¿La policía tiene que estar dentro de los estadios?
Yo creo que si. Tiene que estar disponible y actuar. El gobierno cometió un grave error cuando planteó que no debían estar en las tribunas. Estoy de acuerdo en que cuando uno sanea la situación de la violencia en un espectáculo deportivo, ahí no tiene sentido que esté la Policía, pero mientras eso esté ocupado por los delincuentes, tiene que estar. Es lo mismo decir que la Policía retira su presencia de un barrio cuando el barrio sigue siendo zona roja. Las tribunas son escenarios dominados por la delincuencia y el gobierno no puede permitir que haya lugares públicos dominados por la delincuencia.
"Las tribunas son escenarios dominados por la delincuencia y el gobierno no puede permitirlo"
.
¿Cómo ve la gestión de Vázquez? Los blancos han criticado que el que manda es el Frente Amplio.
Tabaré Vázquez tiene mucho menos poder que en su primera presidencia. Tiene una bancada donde no tiene ninguna incidencia y cada vez el bloque dominante es el que responde al expresidente José Mujica. Eso es notorio. Creo que Vázquez limita mucho su capacidad de decidir porque tiene miedo a la desobediencia y una manera de evitar quedar en evidencia es no tomar decisiones. Una persona como Vázquez, que le gusta ejercer el poder y mostrar que manda, está en una situación incómoda. Esa es una realidad. Y por eso Vázquez renunció a hacer cambios. Este es un gobierno inerte, sin agenda, sin ideas, sin impulso. ¿Cuál es la gran transformación que trae este gobierno? Ninguna. Poner impuestos, recaudar más, golpear los bolsillos de los trabajadores y de los jubilados, para equilibrar un desequlibrio fiscal que sigue siendo tan grande como en la época de Mujica.

¿No tiene el Frente chances de ganar las próximas elecciones?
Si si. En este país el que ganó tiene chances porque la gente cambia muy lentamente y muy poco. Lo mismo que pasó con el Partido Colorado en sus épocas de gloria. Para que el Partido Colorado perdiera respaldo tuvo que ocurrir una crisis brutal como la del 2002. El Frente, hasta por inercia, se mantiene pero si uno mira las encuestas tiene un problema serio.

¿Y la oposición está preparada? Porque está dividida.
La oposición como tal no existe, existen oposiciones. Nosotros somos una oposición diferente a la de blancos, colorados y a la de (Edgardo) Novick. Nuestra oposición es de una postura de centro izquierda, moderada, progresista, eso es el Partido Independiente y por eso estamos tratando de armar algo más grande con los que tenemos coincidencias.

"Hay más gente que pensamos igual y lo mejor es sumar juntos", afirmó Mieres

Ustedes se dicen de centro izquierda pero vataron varias veces con la oposición.
Porque hay muchas cosas, como el escándalo de ANCAP, que rompen los ojos. El gran fracaso del Frente es ético, es muy profundo y es no enfrentar con contundencia las situaciones donde queda en evidencia que hay un problema ético, moral, de gente que se porta mal, el caso ANCAP es uno, los negocios con Venezuela es otro. Y lo del título de Sendic que al principio era una tontería, pero al no haber aceptado que era una mentira, fue un claudicación ética muy grave del Frente Amplio.

Por esos dos hechos, ANCAP y el título, ¿Sendic no corre más como candidato?
Ese es un problema del Frente. Es notorio que generó una sensación de desconfianza muy grande en mucha gente.

¿Mujica, Astori, Daniel Martínez son los rivales a tener en cuenta?
Son las figuras que se nombran.

Se da como una certeza que habrá balotaje y ustedes tienen que alinear fuerzas.
Tenemos la esperanza de construir un espacio político con acuerdos con gente que hoy está en otros partidos que genere una nueva esperanza.

¿Cuándo hacen el anuncio?
En el correr de este año, antes de fines de 2017. A este espacio no lo llamemos socialdemócrata, sino de izquierda democrática, de centro izquierda, progresista, es lo que necesita el Uruguay. Se necesita volver a creer en algo. Acá hay un problema muy fuerte de crisis del sistema político que no está generando credibilidad, porque el Frente cayó, una caída ética de la forma de hacer política, por los cargos de confianza, el gasto desmedido, la voracidad fiscal, y cuando alguien se porta mal lo premian cambiándolo de cargo pero no sacándolo.

¿Así que este espacio que quiere crear, puede surgir o no?
Nosotros somos impulsores, somos promotores pero precisamos los socios y con los socios estamos conversando. Yo soy optimista y creo que antes de fin de año quedará consolidado. También digo que si eso no ocurriera el Partido Independiente va a permanecer firme con su bandera para darle a la gente la opción de cambio que se necesita. Hay gente que quiere cambiar sin volver atrás.

Usted se define de izquierda. ¿Si hay un balotaje, qué va a hacer?
El Partido Independiente no puede permanecer ajeno al debate de una definición.

La vez anterior no orientaron a su gente. ¿Ahora lo harán?
Doy mi opinión personal. Este es un tema del partido. Mi opinión es que si logramos construir un espacio como el que queremos, el objetivo es pasar a la segunda vuelta.

Pero eso es difícil, usted lo sabe.
Si, pero no imposible. Acá hay mucha desazón y si construís una esperanza puede haber un crecimiento inesperado de una opción nueva.

Pero hoy, con las cartas que hay, el que pasa es el Partido Nacional.
Vamos a tener que resolver. No me imagino, otra vez, votando en blanco.

¿Vota a Lacalle Pou o a Larrañaga?
No no. Siento que como dirigente político, que ya voté en blanco dos veces en 2009 y 2014 , no lo voy a hacer en el 2019. Y no voy a decir más que eso. Siento que mi obligación como dirigente es, esta vez, volcar la balanza.

¿Está descartando votar al Frente Amplio en un balotaje?
No estoy descartando nada. Estoy diciendo que tengo que tener una definición.¿Cuál? El tiempo lo dirá.

Se viene la discusión de la Rendición. ¿Ahí pueden negociar?
Si pero hay una premisa que es hacer algo en serio con la educación. Nosotros vamos a llamar a sala a las autoridades educativas en marzo, eso ya está decidido y tenemos el apoyo de blancos y colorados. Apenas se levante el receso convocaré a la ministra de Educación y al Codicen.

En realidad no me importa mucho la ministra, me importa el Codicen y le voy a reclamar al gobierno por el Codicen.

¿Pedirá un cambio de autoridades del Codicen?
Si, para hacer algo en serio en educación. Si eso ocurre yo puedo estar dispuesto a negociar votar una Rendición de Cuentas sobre la base de una transformación educativa.

Ustedes tienen tres votos en Diputados, eso les da peso.
Tabaré Vázquez tiene que llegar a la conclusión de que le quedan tres años todavía y ya bajó los brazos en materia educativa. Echó a los que podían cambiar la educación y se quedó con los que están haciendo más de lo mismo. Yo voy a ir a fondo en el Senado a exigir un cambio educativo. Si eso ocurre, el Partido Independiente puede sentarse para buscar un acuerdo político, porque si no, dar más fondos a la educación es echar plata en un barril sin fondo y no va a haber ningún resultado. Para eso no cuenten con nosotros.

Así que, si le aceptan cambiar a las autoridades del Codicen, ¿ustedes dan sus votos a la Rendición?
Si se ponen autoridades que lleven adelante una transformación educativa, nos sentamos a conversar. A fin de año se formó EDUY21. Ahí está la usina de la transformación educativa. Si esa gente, con el acuerdo del presidente, se pone al frente de la educación, estoy dispuesto a conversar muchas cosas, porque veo una oportunidad y no voy a dejar de rehén a las nuevas generaciones hasta el 2020 cuando cambie el gobierno. Eso está en manos del presidente y no basta con cambiar a Marita Muñoz, eso no cambia nada.

¿Quieren cambiar al Codicen?
En este país el que corta el bacalao en materia de política educativa es el Codicen.

Populares de la sección

Acerca del autor