Sturla criticó a la dictadura y defendió imagen de la Virgen

El cardenal participó de un coloquio sobre laicidad y habló sobre tolerancia
Un anfiteatro repleto de estudiantes, y en el que también había autoridades educativas y legisladores de la oposición, fue el marco para que el cardenal y arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, criticara en la noche del miércoles a la dictadura uruguaya (1973-1985). Durante un coloquio sobre laicidad en la enseñanza organizado por el instituto preuniversitario Juan XXIII, del que el religioso fue director, Sturla también salió al cruce de quienes se oponen a la instalación de una imagen de la virgen María en la rambla de Montevideo.

"Cuando se critica tanto, y cuando a veces pensamos que el antes fue mejor, yo me niego rotundamente a esa visión pesimista", dijo Sturla. "Cuando se dice 'no porque antes éramos más tolerantes'... yo tenía 12 años cuando empezó la dictadura. ¡Por favor! ¿De qué me hablan? ¿De mi juventud y mi adolescencia? ¿Ese fue el Uruguay tolerante? Es mucho más tolerante y pacífico ahora. Esta mesa es la que demuestra la tolerancia", agregó.

En el panel que presentó el libro para estudiantes de sexto de liceo "La ignorancia de la Ley no sirve de Excusa. Derecho y Ciencia Política" –investigación coordinada por el profesor Juan Pablo Pío-, también participaron el presidente del Consejo Directivo Central (Codicen) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), Wilson Netto, el consejero del Codicen en representación de los docentes, el colorado Robert Silva, y las profesoras Rosa Garrido y Virginia Coitinho.

Incrementar la tolerancia y la pluralidad fueron dos de los pedidos que Sturla realizó a la sociedad uruguaya durante la conferencia. Desde que asumió, el nuevo cardenal mostró mensajes de apertura en su prédica discursiva, en la misma línea a lo impulsado por el papa Francisco.

La virgen

Y fue en base a la "pluralidad" que Sturla defendió la instalación de una imagen de la virgen María frente al puerto del Buceo, un tema que generó un nuevo debate público sobre la laicidad.

Aunque la Intendencia de Montevideo lo consideró viable, la iniciativa generó rechazo entre ediles del Frente Amplio y dirigentes colorados como el expresidente Julio María Sanguinetti y el diputado Ope Pasquet.

Durante la presentación del libro un ex estudiante del salesiano Juan XXIII pidió la palabra para también criticar la iniciativa. "Tanto la instalación de una virgen en la rambla como la celebración de fiestas como Iemanjá están para mi violando la laicidad", dijo.

Sturla le respondió de inmediato. El cardenal consideró que en su historia Uruguay tuvo "una evolución positiva" en "la tolerancia, respeto y apertura a la pluralidad" y afirmó que "ese laicismo uruguayo del siglo XX nadie lo quiere".

"Obviamente que hay distintas posturas y el tema puede ser respetable. Yo lamento de verdad que se haya dado la polémica porque de algún modo pone una situación que me parecía natural dentro de una cierta evolución", afirmó.

Sturla recordó la cruz instalada en Tres Cruces en 1987 por la vista del papa Juan Pablo II y que el expresidente colorado Jorge Batlle nombró al exarzobispo de Montevideo, Nicolás Cotugno, a presidir la Comisión para la Paz que investigó desapariciones en la dictadura, y defendió la iniciativa.

"En Uruguay tenemos monumentos a personalidades muy diversas, plazas y calles de nombres de gente muy distinta. Entonces parte de esa realidad plural es también que lo religioso se pueda manifestar", dijo. "Yo creo, discrepando y respetando lo que tu decís, que en el espacio público caben distintas manifestaciones del sentir de la gente ya sea en lo deportivo, en lo político y también en lo religioso. Creo que Uruguay evolucionó positivamente y por eso creo que sería positivo que también los católicos pudiéramos tener esa manifestación pública con la presencia de la virgen María en la rambla", concluyó.


Populares de la sección

Acerca del autor