Subastan con éxito objetos de Ronald Reagan

La venta realizada por Christie's en Nueva York recaudó US$ 5,7 millones aproximadamente
Un pedazo del Muro de Berlín, botas de vaquero en piel de avestruz, joyas con diamantes: un poco de la nostalgia de los años de Ronald Reagan se vendió en una subasta en Nueva York por unos US$ 5,7 millones.

La casa de subastas Christie's había estimado inicialmente en US$ 2 millones el monto que obtendría por la subasta. Pero los objetos vendidos -más de 700 provenientes del rancho Bel Air, en California, donde Nancy y Ronald Reagan se retiraron tras ocho años en la Casa Blanca (1981-1989)- fueron adjudicados por valores superiores a las estimaciones del catálogo.

En medio de una dura campaña para las elecciones presidenciales del próximo 8 de noviembre, los años Reagan, a pesar de las críticas que en su momento suscitaron la política de "Reaganomics" o los escándalos del "Irangate", tienen el gusto de la grandeza perdida, un tiempo en que Estados Unidos estaba todavía seguro de su poder.

El que fuera el 40 presidente estadouidense luego de ser un actor de películas serie B murió en el año 2004, 12 años antes que su esposa Nancy, que falleció en marzo pasado a los 94 años. Las botas de vaquero con el medallón de Estados Unidos, hechas de piel de avestruz y de rana, un regalo del actor Rex Allen que Reagan nunca utilizó, fueron vendidas en US$ 199.500, muy por encima de los US$ 20 mil que el catálogo estimaba.

Un cronómetro marino de Tiffany, ofrecido por Frank Sinatra y su esposa Barbara al presidente el día de su investidura, con la inscripción "Bienvenido, señor presidente", alcanzó los 106.250 dólares, mientras que la estimación no pasaba de los US$ 10 mil. El precio más alto del remate del pasado jueves fue el del anillo Bulgari con los colores estadounidenses, ornado con piedras preciosas (diamante, zafiros, rubí) y adjudicado en US$ 319.500.

Ronald Regan quedará para la historia como aquel hombre que contribuyó a la caída del Muro de Berlín: en un célebre discurso en la Puerta de Brandemburgo, en junio de 1987, dijo a su homólogo soviético: "Señor Gorbachov, abra esta puerta, señor Gorvachov, derribe este muro".

El muro caería dos años después, luego de que Reagan dejara la presidencia, aunque guardó con él un pedazo de nueve kilos, firmado de su puño y letra. Se vendió en US$ 277.500

Fuente: (AFP)