Sube al doble el monto que reclama Diego Fischer a Zíngaros: puede llegar a US$ 200.000

El director del grupo de parodistas se negó a negociar
El escritor y periodista Diego Fischer aumentó la apuesta en su juicio contra Ariel "Pinocho" Sosa, director de Zíngaros, y el guionista del grupo, Marcelo Vilariño, a un monto que ahora puede llegar a los US$ 200.000, el doble de lo solicitado en las instancias judiciales el año pasado, como resarcimiento debido al presunto plagio cometido el año pasado en el espectáculo creado para el concurso oficial de Carnaval.

Ayer jueves se realizó la audiencia preliminar del juicio en el que Fischer reclama al director de Zíngaros, Ariel "Pinocho" Sosa, y al guionista del grupo, Marcelo Vilariño, por el uso de fragmentos textuales de su libro Al encuentro de las tres Marías como base para una parodia sobre la vida de Juana de Ibarbourou en el Carnaval 2016.

En la audiencia de ayer se determinó el camino a seguir por las partes, y el monto reclamado, que comprende el pago por el uso de su texto (US$ 10.000), la multa por la utilización sin permiso de su obra (que corresponde a un máximo de 10 veces el monto obtenido como ganancia de la utilización del libro), y un pago por daños morales, por la utilización con fines "burlescos" de su material, explicó a El Observador la jueza del caso, Estela Jubette.

La jueza dijo que el monto reclamado por Fischer puede llegar a los US$ 200.000 en función de una eventual multa que depende de la ganancia que haya obtenido Zíngaros a partir de ese espectáculo, algo que aún no se puede confirmar.

Javier Berdaguer, abogado de Fischer, señaló que la cifra puede llegar a US$ 130.000. Puntualizó que lo reclamado por daños morales corresponde a US$ 20.000, y que se demanda por la situación generada y los dichos contra el escritor que realizaron los integrantes de Zíngaros luego de iniciado el juicio. La multa por el uso sin permiso llegaría a un tope de US$ 100.000 en caso que se conceda la sanción máxima, según prevén las leyes de derechos de autor.

Agregó que reclaman US$ 10.000 por el uso del libro, correspondientes a una estimación del valor del texto en el mercado, ya que se está adaptando al cine, y fue uno de los libros más vendidos varios años.

La magistrada Jubette explicó que en la audiencia, desarrollada en un tono "cordial", se determinaron las cuestiones formales de la causa y se desestimaron dos solicitudes realizadas por los demandados. Vilariño pidió recurrir a un tribunal arbitral, mientras que Sosa alegó no tener responsabilidad por lo ocurrido porque –según dijo– su participación en el texto se limitó a la contratación de Vilariño. La jueza informó que ayer se estableció que este aspecto se resolverá en la sentencia definitiva.

Como parte de la audiencia, también hubo un intento de conciliación, pero Sosa se rehusó a negociar con Fischer, explicó Jubette.

Gumer Pérez, abogado de Sosa, indicó que en la audiencia se presentaron los testigos solicitados por las partes, quienes declararán en marzo. A su vez se solicitaron las pruebas y análisis de la situación por parte de la Intendencia de Montevideo, Daecpu y Agadu.

Como los tres involucrados son socios de Agadu, y la asociación de autores prevé la conformación de un tribunal interno para resolver la disputa, los hombres de Zingaros buscaban que la instancia se resolviera por allí, algo que finalmente se descartó ya que la jueza Jubette se declaró competente, y Agadu no tendrá injerencia en el juicio. Berdaguer explicó que Sosa y Vilariño apelaron esta decisión, aunque el juicio seguirá adelante, y eso se podrá estipular como argumento en caso que los de Zingaros decidan apelar la sentencia final.

"Si se resuelve a favor de Fischer, con esto se termina la parodia, ya sea en el carnaval o en otro medio", dijo Pérez, quien reconoció que este caso es el "primero" de su tipo en Uruguay.

La demanda fue presentada en abril del año pasado luego de que el escritor accediera al guion del espectáculo de Zíngaros y, a su criterio, encontrara que lo habían plagiado.

El juicio tendrá una nueva instancia en abril, aunque los involucrados reconocen que el proceso será "largo".

* Este artículo fue modificado con posterioridad a la fecha de publicación original debido a una diferencia en el monto que el escritor Diego Fischer dijo reclamar y el indicado por la jueza Estela Jubette.

Populares de la sección