Supermercados piden negociar salario como sector en problemas

Empresas rechazaron la mayoría de las reivindicaciones sindicales

La Asociación de Supermercados del Uruguay (ASU), rechazó el lunes pasado la mayoría de los pedidos realizados por la Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios (Fuecys) en la segunda reunión de ese grupo de actividad en los Consejos de Salarios.

La gremial está de acuerdo en negociar un convenio con dos o tres años de duración e incluso considerar la incorporación de correctivos anuales por inflación como promueve el PIT-CNT. Esto último a cambio de que el sindicato ceda en algún reclamo o incluso que acepte incorporar alguna cláusula especial, por ejemplo, sobre el uso de teléfonos celulares en los lugares de trabajo.

Pero no está dispuesto a atender el planteo de los trabajadores que aspira a negociar lo más cercano posible a las condiciones recomendadas para los sectores "dinámicos", que supone ajustes nominales de 10%, 9% y 8% cada año. La representación empresarial planteó que el sector "está en problemas", y argumentó que hay trabajadores en el seguro de paro, caída de las ventas e incluso algunos cierres de comercios en el interior del país, según supo El Observador. Esa situación implica negociar ajustes salariales inferiores de 8%, 6,5% y 6% el último año del convenio.

El gobierno recomienda utilizar la clasificación de sector "dinámico" para sectores que crecen a 4% anual. Los últimos números de la actividad de los supermercados indican que en el último año a junio las ventas cayeron 1,5% empujadas por una retracción en la comercialización de productos no alimenticios

Otro de los puntos planteados busca llevar a $ 20 mil el salario mínimo (hoy es algo superior a $ 16 mil) y eliminar el incentivo por presentismo. Esa partida mensual es actualmente de $ 2.400 y se pierde automáticamente por inasistencia o llegadas tarde que superen un total de 30 minutos por quincena. Para ASU ese cambio no es viable.

Hay dos aspectos "estructurales" que afectan a los supermercados: la rotación y el ausentismo. A modo de ejemplo, en los primeros seis meses del año casi 1.500 personas se fueron de Disco, Devoto y Géant y el 70% no tenía siquiera un año de antigüedad, de acuerdo a números presentados por ASU en agosto pasado.

Otro escollo es el ausentismo. A modo de ejemplo, el año pasado alcanzo al 19,3% de los empleados. Si se tiene en cuenta solo las faltas sin aviso, se estima que rondó el 10,9% durante el primer semestre de 2016. Para mitigarlo se apostó en los últimos convenios a la prima por presentismo, que si bien se considera una "buena herramienta" no ha sido suficiente, según los empresarios.

Tampoco existe acuerdo para que la compensación mensual que se paga por quebranto de caja que hoy es de $ 600 se lleve a $2.000.

También encontraron la negativa del sector empresarial otros reclamos como la reducción de la jornada laboral sin pérdida de salario a 40 horas semanales con dos días de descanso (hoy se trabajan 44 horas semanales con día y medio de descanso), el pago doble los domingos y el pago de un aguinaldo especial a fin de año en las cadenas que aún no tienen incorporado el beneficio.

Cierre de sucursales a la hora 18


El sindicato de Fuecys también colocó sobre la mesa una iniciativa para que se fijen las 18.00 como horario de cierre para las grandes superficies en el país. Esta propuesta también recibió la respuesta negativa de los empresarios, al igual que la idea de incorporar beneficios como canasta escolar, menú económico subvencionado para los trabajadores y boleto pagado el primer mes de trabajo



Populares de la sección