Sushi de verdad

Sushi True, del cocinero Danny Sadi, nos propone un restaurant con una atmósfera muy especial, casi mística, donde se puede degustar uno de los mejores sushis de Montevideo

Probablemente muchos hayan cruzado frente al número 1067 de la calle Obligado, sin percatarse que desde allí Danny Sadi le regala a los montevideanos uno de los mejores sushis que en esta ciudad se puede comer.

En una casa reacondicionada descubrimos el local de Sushi True by Danny Sadi, establecimiento gastronómico que se divide en dos ambientes.
El primero y más pequeño, cobija media docena de mesas, y la barra de sushi.
Las mesas de este primer ambiente son altas, con sillas-butaca de un encendido color coral.

Hacia el fondo encontramos el salón principal, con mesas bajas para comer al mejor estilo japonés, sentado en el suelo sobre cojines.
Sobre una de las paredes, una larga repisa aloja una infinidad de velas y cirios que alumbran la penumbra de la sala.
Algunos cuadros con imágenes de geishas, acaban de completar la postal.

A LA CARTA
El sushi es el protagonista de la carta de Sushi True. La casa ofrece varias tablas con piezas que varían en cantidades y tipos.
Además del sushi, la oferta gastronómica (que por momentos navega sobre la cocina Nikkei) contempla platos como sopa de miso, gyosas, woks, arrolladitos primavera, y postres.

Comenzamos la cena con un mimo a la panza: un hermoso cuenco de porcelana lleno de humeante Sopa de Miso. Inmejorable comienzo para una cena japonesa, de la mano de los deliciosos aromas del dashi, y el perfume a sésamo que se incluye en esta versión.

Como principal, y tras seguir los consejos de Danny, tomamos la tabla True Deluxe de 30 piezas (24 piezas más 6 de obsequio), presentada en una hermosa bandeja de bambú con forma de puente.
La selección de piezas de esta tabla incluye cuatro piezas calientes, nigiris, y rolls (makisushi) donde el alga nori es sustituida por vegetales o tamago. El pescado utilizado es el salmón.

Dentro de las piezas calientes, nos gustó mucho la rebozada con panko, y no tanto la rebozada con tempura.
De los rolls vegetales nos sorprendieron las piezas de berenjena.
Las piezas envueltas en tamago fueron otras a destacar, junto con sabrosos nigiris y la pieza de salmon skin.

Además de la mencionada tabla, ordenamos una Premium con otras 8 piezas, de las que destacamos un makisushi enrollado en jamón ibérico, y otra rellena con pimiento rocoto.

Para acompañar la comida, compartimos un sake japonés delicioso, que bebimos frío.
Es interesante comprobar como nuestras papilas gustativas nos engañan, y nos hacen sentir tan alcohólica y “fuerte” una bebida como el sake, que tiene apenas una graduación alcohólica similar a la del vino.

Al momento del postre, y tras nueva recomendación del chef, probamos el Suspiro a la Limeña que ofrece la casa.
Cítrico por el añadido de ralladuras de lima, y dulce sin empalagar, se sirve en porción más que delicada, ideal para cerrar la comida.

SOBREMESA
Sushi True ofrece uno de los mejores sushis que hayamos probado. La receta parece sencilla: cocinar con fundamento, e ingredientes nobles.
El local del restaurant presenta una puesta en escena muy relajante, en perfecta consonancia con el espíritu japonés, y acaba por redondear la propuesta de manera notable.
No es menor la labor de Danny Sadi, que visita personalmente las mesas para ilustrar su cocina.
Experiencia ampliamente recomendable.

MOZO, LA CUENTA
Sopa de Miso: $ 70 (x2); Tabla True Deluxe (24+6 piezas de regalo): $ 680; Tabla Premium (8 piezas): $ 350; Sake Hakutsuru: $ 450; Agua: $ 60; Suspiro Limeño: $ 90 (x2). Total de la mesa para dos: $ 1.850.
Precio por comensal: 925 pesos.

La dirección de Sushi True by Danny Sadi es Obligado 1076 casi Bvrd España.
El horario de atención al público es de Martes a Sábado a partir de las 20 horas.
Teléfono para reservas o pedidos a domicilio: 2 709 13 88 y 099 600 110.
Por más información de Sushi True, se puede visitar este enlace.
Para conocer un listado con los restaurantes montevideanos que ofrecen sushi, se puede visitar este enlace.


Comentarios

Acerca del autor