Temas e imágenes de Marguerite Duras convertidas en coreografía

Carolina Silveira estrena Hubiérase dicho en el Auditorio del Sodre

En 2014, cuando se cumplieron los 100 años del nacimiento de la autora francesa Marguerite Duras, la coreógrafa y bailarina Carolina Silveira permitió que una vieja afinidad reviviera.

"Leo a Duras desde la adolescencia y justo después tuve la coincidencia, estudiando Letras en Humanidades, de hacer un seminario dedicado a ella. Hice una monografía que tenía que ver con el tema del baile en su obra, del cuerpo. El 2014, con el centenario de su nacimiento, me hizo acordarme de eso y pensar una obra que yo no tenía de antemano en la cabeza", recordó Silveira, ahora presentando Hubiérase dicho, un espectáculo de danza que se estrena hoy.

En el Auditorio del Sodre, la obra no tiene marcas directas de Duras, sino que refleja las impresiones que los distintos bailarines experimentaron al leer las creaciones de la autora.

"También hay muchas imágenes de sus novelas, de sus películas, que tienen que ver con la arena, el mar, el vacío, la intimidad de los cuerpos", explica Silveira.

Directora y dramaturga de Hubiérase dicho, Silveira define la obra no como una "exaltación" de ciertos temas, sino de "texturas o modos en los que las cosas suceden. Estamos muy centrados en la acción y en la percepción". En ese sentido, la obra tampoco pretende una narrativa lineal, sino que articula escenas que devienen en otras "de maneras no demasiado cortantes. Hay un hilo que recorre, subterráneo, que tiene que ver con personajes que se mantienen dentro de cierto rasgos de posibilidad", agregó.

Definido por Silveira más como una obra escénica que como una obra de danza contemporánea, la composición escenográfica ocupa un lugar preponderante, no visto como adorno sino como paisaje por el que van sucediendo diferentes cosas. "Es como una película en la que uno va pasando de una escena a otra, de un paisaje a otro, y fuera viajando sin que haya motivaciones psicológicas o lógicas que hagan que alguna cosa tenga que ir a determinado lugar".

Desde la coreografía, con 12 bailarines, Silveira define Hubiérase dicho como una "coreografía del gesto", que no trabaja grandes despliegues corporales, sino que prefiere remitirse a lo mínimo, a lo cotidiano: "es como si yo me preguntara qué hay adentro de caminar. Entonces enlentezco y enlentezco la acción, y la divido en millones de partes. Ahí me encuentro con que es un lenguaje conocido, porque todos caminamos, pero es desconocido a la vez, porque nunca llevamos la atención de esa forma al hecho de caminar".

Además de coreógrafa y bailarina, Silveira ha planteado un acercamiento investigativo a la danza a lo largo de su carrera y ha sabido conjugar su pasión por la danza y la literatura en más de una obra. "Cuando empecé mis diferentes carreras, hacía un esfuerzo por separarlos, porque sentía que tenía que zambullirme en el movimiento y en el cuerpo, que era una cosa distinta, y con el tiempo empecé a permitirme darme cuenta de que esas cosas realmente vivían juntas para mí. Empecé a ver que las prácticas del cuerpo y las del mente son las mismas desdobladas en formatos diferentes".


Datos

18, 19, 20 y 21 de agosto en la Sala Hugo Balzo. Entradas a $ 300



Populares de la sección

Acerca del autor