Temer asegura que terminará mandato con un "Brasil mejor"

Insistó en que para mejorar la situación del país es necesario llevar a cabo ciertas reformas económicas.
El presidente de Brasil, Michel Temer, sostuvo este domingo que seguirá insistiendo en la aprobación de las reformas económicas con el propósito de entregarle a su sucesor un país en "mejores condiciones". El actual mandatario dejará el poder en 2019 y a pesar de la crisis política generada por el escándalo de corrupción, dijo que buscará la forma de dejar un "Brasil mejor".

"Vamos a perseverar en esa travesía. No me desviaré de entregar a mi sucesor, en 2019, un país en condiciones mucho mejores que las que recibí", aseguró Temer en Folha de Sao Paulo.
De esta forma, reafirmó que no renunciará, aunque la Corte Suprema haya abierto una investigación en su contra por supuesta corrupción pasiva, obstrucción a la Justicia y asociación ilícita con base en el testimonio de ejecutivos del grupo frigorífico JBS en el marco de un acuerdo de colaboración judicial.

En el artículo, hizo referencia también a que existe un "compromiso total con la agenda reformista". "Como tengo dicho, Brasil no paró y no va a parar, pese a la crisis política por la cual, reconozco, estamos pasando", agregó.

A su vez, el mandatario expresó que sin las reformas económicas no se podrá dar un cambio positivo en el país, ya que éstas generan un "ambiente confiable para la inversión y el crecimiento". "Todos, incluso la oposición, saben de eso", añadió.

Debido al escándalo generado en los últimos días, Temer perdió el apoyo de varios partidos en la Cámara de Diputados y tanto la oposición como algunos legisladores de su base política exigieron su renuncia inmediata. Un pedido que hasta ahora no tuvo éxito.

Las sospechas contra Temer se sustentan en el testimonio de los ejecutivos del grupo JBS, que acusaron al presidente de recibir coimas desde 2010. Para dar prueba de tal hecho, divulgaron una grabación en la que el mandatario escucha en silencio o consiente posibles delitos. Asimismo, se reveló también el pago de sobornos a 1.829 políticos de 28 partidos.

Por otra parte, en medio de los conflictos políticos, se paralizó la aprobación de la reforma sobre el sistema de pensiones, que para Temer es "la más relevante". El propósito de dicha reforma es endurecer las condiciones para obtener pensiones, ya que se pretende establecer como edad mínima de jubilación los 62 años para mujeres y los 65 para hombres, con un mínimo de 25 años de cotización laboral.

Para que el proyecto pase al Senado debe contar con el apoyo de 308 diputados, que corresponde al 3/5 de votos favorables. "A mí, reafirmo, me compete continuar trabajando por Brasil (...) Porque no podemos parar: el futuro es ahora", concluyó.

Según la Constitución, si Temer renuncia o es destituido, el Congreso deberá realizar una elección indirecta para escoger a quien deberá completar el período iniciado por la expresidenta Dilma Rousseff en 2015, que concluirá el 1° de enero de 2019. A su vez, Temer llegó al poder tras sustituir a Rousseff, de forma interina en mayo y definitivamente el 31 de agosto pasado, cuando el Legislativo la destituyó por manipulación de cuentas públicas.

Concierto contra el presidente

Centenares de personas se movilizaron ayer en Río de Janeiro para reclamar la renuncia del actual mandatario, Michel Temer, y la realización de nuevas elecciones. Hubo un concierto con varias figuras de la industria musical brasileña.

La protesta fue convocada por movimientos de izquierda que usaron el lema de elecciones Directas ya, utilizado en los años 1980 por el movimiento democrático que reclamaba el fin de la dictadura.

Fuente: EFE/AFP

Populares de la sección