"Tengo que defenderme, no de lo que dije, sino de los medios"

Gustavo Cordera volvió a subirse al escenario y habló sobre sus controversiales comentarios
El 9 de diciembre en Río Cuarto, Córdoba, Gustavo Cordera interrumpió su ostracismo para volver a subirse a los escenarios. Eran cuatro meses después de que se hicieran públicos sus comentarios en la escuela de periodismo argentina TEA –"hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo porque son histéricas y sienten culpa por no poder tener sexo libremente"–, que causaron una controversia que se amplificó por las redes y que lo obligó a cancelar varios de sus conciertos, incluido uno en Montevideo.

Antes de aquel show, según reportaron medios argentinos, un pequeño grupo del colectivo Ni Una Menos se presentó con pancartas en repudio al artista. Dos meses después, ahora en Medio y Medio, en Punta Ballena, la imagen fue diferente. Dos mujeres se ubicaban primeras en la fila para ingresar y lo que llevaban era una bandera. Otras lucían remeras con el rostro de Cordera. Había familias con niños, grupos de amigos treintañeros y gente que llegó desde Argentina. El ambiente manifestó un apoyo incondicional al artista que, durante su show de más de dos horas, hizo referencia al suceso así como a la oportunidad de "defender la posibilidad de a veces equivocarse", en la indagatoria que tendrá lugar el 15 de marzo a raíz de las demandas presentadas por el Consejo Nacional de Mujeres de Argentina y la institución de ese país contra la discriminación.

En este show, que se extendió por 24 canciones, Cordera aprovechó para presentar siete temas de su más reciente disco, Tecnoanimal, que había salido apenas unas semanas antes de su participación en la charla en la escuela de periodismo. Pero también interpretó canciones de sus discos solistas anteriores, así como clásicos de Bersuit Vergarabat, la banda que lideró hasta 2009, que se ganaron los pequeños pogos de la noche.

Fue en el cierre con Un pacto que Cordera, luego de anunciar su nueva instancia judicial, dijo a los presentes: "Pase lo que pase, siento una gran felicidad por el apoyo que recibimos esta noche".

Enfrentar al periodismo

Cuando el público se retiró, Cordera recibió a la prensa uruguaya en el backstage, donde se mostró arrepentido por la repercusión que tuvieron sus dichos y afirmó haber sido malinterpretado.

"Fue un concierto donde traje todos mis miedos", afirmó luego del show. "Veo a un periodista y me pongo a llorar. Quedé muy conmovido por lo que sucedió, fundamentalmente porque no recibí el beneficio de la duda. Y cuando un alumno, ni siquiera un periodista, hizo una nota de opinión, y esa nota fue tomada y fue replicada de una manera tan gigante, tuve que quedar en silencio. Porque me di cuenta de que la fuerza de la condena era tan espectacular que no había nada que pudiera decir para defenderme. Decidí callar y confiar en el arte".

Que haya elegido hablar con la prensa uruguaya y no la argentina no es casualidad. Luego de la extensa cobertura y las críticas que recibió tras sus comentarios, el músico se replegó, pero encontró en Uruguay un entorno más amigable.

"Me siento protegido por el arte que hay. Y eso me dio fuerzas para seguir", dijo Cordera. "Las murgas me están dando la fuerza para no sentirme solo. Me sentí muy solo todo este tiempo". Citó a las murgas Don Timoteo, La Clave y Curtidores de Hongos, y afirmó que lo emocionaron.

El error

"He cometido un delito intelectual", afirmó respecto a sus dichos. El músico sostuvo que sobreestimó a su audiencia –estudiantes de unos 18 años–, y quiso compartir una información "con gente que no estaba preparada para recibirla". Asimismo, comentó que se rompió un supuesto pacto de confidencialidad que rige sobre este tipo de eventos con figuras invitadas en la escuela.

Lejos de retractarse y de volver al argumento esgrimido inicialmente de que sus dichos se habían dado como un "ejercicio de psicodrama", Cordera reafirmó sus polémicos conceptos. "Esto tiene que ver con psicología, ni siquiera lo dije yo, sino que lo transmití como para poder charlar con estos pibes", contó.

"No es algo que surge de mí, sino que lo dicen Freud, Lacan y demás. Las Cincuenta sombras de Grey lo dicen: que hay mujeres que tienen la fantasía de la violación para llegar a un orgasmo. No lo inventé yo, lo dije claramente. Cuando lo dije y vi la tensión les dije: 'Si alguien de ustedes necesita preguntar algo más, para no hacer interpretaciones erróneas, puede preguntarme y podemos seguir charlando del tema si les interesa'. Y no lo hicieron. ¿Por qué? Porque tenían lo que iban a buscar, que era el escándalo, la difamación, el escarnio público. Cosas que son muy codiciadas para poder llegar a tener notoriedad".

Durante el show, a medida que las canciones pasaban el músico comenzó a hablar del tema, aunque comentó que estaba cuidando sus palabras porque había "muchos periodistas".

"Me sentí habilitado para sincerarme porque de alguna manera estoy necesitando protección, apoyo", comentó luego.

El músico contó además que su sello, Sony Music Argentina, le sugirió realizar un disco nuevo en lugar de promocionar Tecnoanimal, pero Cordera se negó. "Fue un cimbronazo. Estaba todo dado para el gran salto, y se saltó al vacío. Me golpeé todo, sin paracaídas, pero estoy vivo todavía. Así que voy a trabajar para que este disco sea".

Para la indagación, Cordera intentará demostrarle a la Justicia que no cometió un delito. "No sé cómo se hace eso, pero lo vamos a intentar. Esto fue una condena social hecha a través de los medios. Yo tengo que defenderme, no de lo que dije, sino de los medios. Es extraño porque no fui juzgado, fui solamente condenado desde el primer instante que se empezó a replicar una opinión, como si eso fuera una información real. Si tienen tiempo escuchen la charla completa y les va a agarrar una impotencia muy grande", afirmó.

Populares de la sección

Acerca del autor