Terremoto causó daños y alerta de tsunami en Nueva Zelanda

Un temblor de magnitud 7,8 golpeó la Isla Sur del país y provocó la muerte de dos personas
Un terremoto de 7,8 grados de magnitud se produjo ayer domingo a las 23:00 hora local en Nueva Zelanda, que afectó principalmente a la Isla Sur, lo que dejó un saldo de dos muertos y distintos daños en las ciudades más afectadas.

Luego del temblor, las autoridades emitieron una alerta de tsunami. Se registró una ola de dos metros seguida de olas menores en la costa este del sur del país, según anunció el Ministerio de Defensa Civil y Gestión de Desastres neozelandés en su cuenta de Twitter.

El epicentro del sismo se registró a 93 kilómetros al norte de Christchurch, una de las ciudades más golpeadas. A su vez, se registraron numerosas réplicas luego del temblor, y algunas superaron los 6 grados de magnitud.

"La gente en la costa este (incluyendo las islas Chatham) cerca del epicentro puede esperar olas de 3-5 metros. Muévanse hacia zonas elevadas", advirtió de inmediato el ministerio.

Según contó a El País digital la cónsul uruguaya en Nueva Zelanda, Elena Duter, fue "un terremoto fuerte y largo". Además, dijo que se sintieron al menos cuatro réplicas después del temblor.

Al momento, no había información de que ciudadanos uruguayos se hubiesen visto afectados por el terremoto.

Las zonas en la costa, sobre todo en la parte nororiental de la Isla Sur, tuvieron que ser evacuadas debido a las olas que se esperaban de hasta 5 metros.

El Observador se comunicó con una habitante de Hanmer Springs, localidad ubicada al norte de la Isla Sur, quien comentó: "Muchas de las casas se derrumbaron, varias calles están rotas ylas personas están entrando en pánico por un posible tsunami".

A su vez, Katherine Hamilton, describió a El Observador la situación de la Isla Norte del país. "Me desperté en el medio de la noche por el temblor. Las lámparas y paredes se balanceaban de lado a lado. Duró unos pocos segundos aunque pareció más largo. Por suerte nada grave ocurrió aquí", señaló. Según medios locales, se produjeron cortes de electricidad y los servicios de emergencia realizaron rescates en helicóptero.

En algunas ciudades de la costa, hubo calles cortadas y problemas con las líneas de emergencia.
El ministerio recomendó a los habitantes de la costa este del país que se desplacen "hacia zonas elevadas o lo más posible tierra adentro", así como que suban a los pisos superiores de los edificios o incluso a los árboles. Imágenes tomadas por la prensa local mostraban los daños en el interior de algunas viviendas, por ejemplo en Wellington.

En setiembre, un tsunami alcanzó las costas orientales de Nueva Zeland, aunque no provocó víctimas ni daños. Nueva Zelanda se asienta en la falla entre las placas tectónicas del Pacífico y Oceanía y registra unos 14.000 terremotos cada año, de los cuales 150 pueden ser percibidos. (Agencias).

Cuatro países golpeados por temblores
Varios países del mundo fueron afectados por terremotos el domingo. Además del temblor de 7,8 grados de magnitud registrado en Nueva Zelanda, seguido de un tsunami de dos metros, hubo sismos en La Rioja en Argentina, Filipinas y República Dominicana.

En Nueva Zelanda se registró el terremoto más fuerte con el epicetro a 90 kilómetros de Christchurch en la Isla Sur del país.

A 1.200 kilómetros al noroeste de Buenos Aires, se sintió un temblor de 5,5 grados de magnitud en la escala d e Richter. Sin embargo, el temblor en La Rioja alcanzó una magnitud de 6,2 según la medición del Servicio Sismológico de Estados Unidos.

El fenómeno ocurrió a las 11:00 hora local a unos 120 km de profundidad y con epicentro cerca de la ciudad de Chilecito. Pobladores reportaron que el movimiento pudo sentirse en las provincias de Catamarca, Tucumán y Córdoba.

El organismo estatal argentino también reportó otros tres sismos sin consecuencias este domingo: dos en la provincia de San Juan (oeste), de magnitud 3,5 y 3,9 respectivamente, y otro en La Rioja, de 2,7.
En Filipinas un terremoto de magnitud 6,3 golpeó cerca de la costa a 184 kilómetros de Manila, según informó La Nación.

En Santo Domingo, la capital de República Dominicana, se produjo un sismo de 4,8 grados de magnitud. El epicentro del temblor se localizó en el Atlántico, a 33 kilómetros de Miches, provincia de El Seibo, y a una profundidad de 14,3 kilómetros, consignó la agencia EFE.

A diferencia de Nueva Zelanda, donde murieron dos personas y varias ciudades de la costa se vieron damnificadas, ninguno de los tres países sufrió daños.

Todas las localidades afectadas se ubican dentro del "cinturón de fuego" que abarca toda la costa del océano Pacífico. Sobre esta zona reposan numerosas placas tectónicas que se encuentran en constante fricción, y al liberarse pueden generar intensos movimientos sísmicos y volcánicos.


Populares de la sección