Tiroteo en club nocturno en Cincinnati: un muerto y 15 heridos

El ataque evoca a la masacre el año pasado en un club gay de Orlando, aunque se descartó el vínculo con el terrorismo

Un tiroteo en un club nocturno de Cincinnati, Ohio, en el norte de Estados Unidos, dejó un muerto y 14 heridos este domingo, en un incidente como consecuencia de la presunta reyerta entre bandas rivales, informó la policía, que descartó la pista terrorista.

Las sirenas de los patrulleros y las ambulancias continuaron durante horas ante el establecimiento, recordando las escenas casi cotidianas en un país en el que son habituales los tiroteos.

El escenario de este hecho, la discoteca Cameo, trajo a la memoria el sangriento ataque reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI) contra un local gay en Orlando (Florida, sureste), que dejó 49 muertos y unos 60 heridos en junio de 2016.

Pero las autoridades de Cincinnati descartaron rápidamente la pista terrorista.

"Nada indica que se trate de un atentado terrorista", dijo el alcalde, John Cranley, en conferencia de prensa este domingo.

Un hombre de 27 años, identificado como Obryan Spikes por la policía, falleció y al menos otras 15 personas resultaron heridas de bala, según un nuevo balance.

El o los autores del tiroteo todavía no han sido detenidos, de acuerdo a las autoridades de esta ciudad de 300.000 habitantes.

La capitana Kimberly Williams señaló a CNN que "hemos tenido incidentes en el pasado, pero este es el peor por lejos".

"Para el momento en que se produjeron los disparos, las personas corrieron hacia afuera (del local), por lo que no había muchas personas dentro del club. Creo que había una multitud más temprano en la noche, y que hubo mucho caos cuando comenzaron los disparos", indicó.

Largo historial

Pese a que la policía no ha encontrado evidencias de que el tiroteo tenga una motivación terrorista, el ataque evoca a la masacre el año pasado en un club gay de Orlando, Florida.

Ese tiroteo, que dejó 49 muertos y 68 heridos, fue el ataque terrorista más mortífero en Estados Unidos desde los atentados del 11 de septiembre de 2001.

El tirador, Omar Mateen, dio cuenta de su adhesión al grupo yihadista Estados Islámico (EI) en una llamada al 911 durante el ataque.

Los tiroteos son algo común en Estados Unidos, donde el derecho a portar armas está protegido por la Constitución.

El sábado, un tiroteo en la célebre calle Las Vegas Strip dejó un muerto y un herido, mientras que el sospechoso atrincherado adentro de un ómnibus finalmente se entregó a las autoridades.

La policía dijo carecer de evidencias de un vínculo terrorista y que el sospechoso aparentemente tenía "problemas mentales" y que "definitivamente no estaba en sus cabales".

El 6 de enero, un veterano de la guerra de Irak de 26 años abrió fuego en el aeropuerto de Fort Lauderdale, en Florida, con saldo de 5 muertos.

Otros incidentes más notorios en los últimos años incluyen la matanza perpetrada por Dylan Roof, un supremacista blanco de 21 años que ultimó a nueve personas durante una lectura de la Biblia en una emblemática iglesia afroestadounidense de Charleston, Carolina del Sur, el 17 de junio de 2015.

También la masacre en una escuela primaria de Newton, Connecticut, el 14 de diciembre de 2012, que se cobró la vida de 20 niños y seis adultos. El tirador, Adam Lanza, quien tenía un historial de enfermedad mental, también ultimó a su madre y se suicidó.

La tragedia disparó llamados para aplicar mayores controles legales a la tenencia de armas, pero los proyectos en ese sentido no prosperaron en el Congreso.


Fuente: AFP

Populares de la sección