Tormentas políticas ensombrecen el Foro de Davos

Trump no es una figura representativa de un "líder responsable" para la mayoría de los delegados de Davos

*Por Gideon Rachman - Financial Times

El lema del WEF es “Comprometidos a mejorar el estado del mundo”. Sin embargo este año un mejor eslogan podría ser “Defendiéndonos de un mundo hostil”.

El año pasado concluí mi informe sobre Davos, donde las élites empresariales y políticas se han reunido desde la década de 1970, afirmando: “Es posible –aunque aún parece improbable– que cuando el WEF se reúna el año entrante Donald Trump será el presidente de EEUU y el Reino Unido habrá votado por salirse de la UE. Tales eventos pondrían al mundo de cabeza”.

En los siguientes 12 meses, lo improbable se ha vuelto realidad. Y aunque esta semana los delegados de Davos, alimentados por champán y canapés, harán todo lo que puedan para pretender que no ha cambiado nada, en realidad, la visión del mundo representada por el WEF está siendo atacada como nunca antes.

El tema para el foro de este año es “Liderazgo responsable y receptivo”. Pero el contexto político para la reunión anual será marcado por la inauguración de Trump. Y Trump no es una figura representativa de un “líder responsable” para la mayoría de los delegados de Davos.

El disgusto es mutuo. Para el presidente electo estadounidense y sus consejeros políticos, Davos representa el “globalismo” que han prometido destruir. Steve Bannon, quien será el principal estratega en la Casa Blanca de Trump, denunció el “partido de Davos”, describiéndolo como una élite global sin raíces a la que no le interesan las personas comunes ni el estado-nación.

El proteccionismo prometido por Trump es un atentado contra la premisa central de Davos, que afirma que el comercio y la inversión a nivel internacional son fuerzas para el bien. El llamado del presidente electo por establecer una prohibición temporal a la entrada de todos los musulmanes en EEUU es lo opuesto al llamado por un “dedicado diálogo multicultural” que se escuchó este año en la presentación preliminar del WEF. Trump también ha argumentado que “el concepto del cambio climático” fue inventado por los chinos como parte de un complot para destruir la industria estadounidense. Mientras tanto, el programa del WEF normalmente está lleno de sesiones sobre las políticas y la ciencia con respecto al cambio climático.

Simbólicamente, el último día del foro de este año, el 20 de enero, coincidirá con el primer día de la presidencia de Trump. Será investido presidente justo en el momento en que los delegados de Davos estén empacando sus esquís y preparándose para la última noche de gala.

En ausencia de Trump, este año la principal estrella del foro será Xi Jinping, el presidente de China. La decisión del líder chino de participar por primera vez en el foro es interesante. Debido a la ausencia física y espiritual del nuevo presidente estadounidense, es posible que Xi haya decidido presentarse a una audición para el papel de “líder responsable y receptivo” del sistema económico internacional.

Xi, quien será el primer presidente de China en dirigirse a la reunión de Davos, probablemente pronunciará comentarios tranquilizadores sobre temas importantes para los delegados, especialmente con respecto a la globalización y el cambio climático.

Una actuación estelar en Davos podría proporcionarle una gran recompensa a Xi. Es muy probable que el año entrante veamos crecientes tensiones entre EEUU y China sobre el comercio, Taiwán, Corea del Norte y el mar de China Meridional. Xi tendrá mucho interés en usar su presencia para argumentar el punto de vista de China frente a una audiencia influyente que incluye algunos de los principales líderes empresariales, financieros y gubernamentales en el mundo.

Otra administración que quiere utilizar el foro de Davos para moldear la opinión internacional es el gobierno del Reino Unido. Los participantes de la cumbre no predijeron ni acogieron el resultado del referéndum del Reino Unido que resultó en su próxima salida de la UE. Durante el primer día del WEF se supone que Theresa May, la primera ministra del Reino Unido, pronuncie un discurso largamente esperado en Londres sobre el plan de Gran Bretaña para realizar el brexit, el cual será escuchado detenidamente en Davos.

No se espera que May viaje a Suiza para atender el foro. Tampoco irá Angela Merkel –la canciller alemana, quien ha participado frecuentemente en el WEF–, tal vez porque sabe que Davos no es un destino apropiado en un año electoral. Tampoco veremos a François Hollande, el presidente de Francia, quien está de salida. Se espera que el vicepresidente estadounidense Joe Biden –otro político que va de salida– también pronuncie un discurso en Davos, tal vez estableciendo un equilibrio entre condenación de Trump y reafirmación para la audiencia del WEF.

Aunque los participantes del foro seguramente estarán ansiosos por escuchar un mensaje de reafirmación, no pueden ignorar el hecho de que el WEF está operando en un contexto que ha sufrido un cambio radical.

La presentación preliminar del WEF comienza aseverando: “Los eventos globales este año nos recuerdan que entre más complejo sea un sistema, mayor será la preocupación de la comunidad acerca de su futuro”. Pero rápidamente continúa con las peticiones piadosas de siempre para una “mayor cooperación internacional y un sincero diálogo multicultural”.