Trabajadores de ALUR apoyan convenio con ajuste semestral

El texto con las pautas del Poder Ejecutivo deberá ratificarlo ANCAP
Dos asambleas de trabajadores de Alcoholes del Uruguay (ALUR) decidieron ayer respaldar el nuevo acuerdo laboral que establece ajustes semestrales –no cada dos meses como el que pretendieron firmar– y que para entrar en vigencia deberá ser ratificado por el directorio de ANCAP lo que se espera ocurra entre hoy y el jueves.

El convenio fue aprobado "por mayoría" dijo a El Observador, Ruben Couto, dirigente del Sindicato de Obreros de la Caña de Azúcar.

El gobierno logró con ese convenio desactivar un potencial conflicto cuyo inicio fue evaluado por los trabajadores de Bella Unión, una zona sensible para el Frente Amplio que desde 2005, cuando llegó al gobierno nacional, concretó inversiones y políticas sociales dirigidas.
Varios actores intervinieron.

El PIT CNT envió a uno de sus dirigentes, Ricardo Cajigas a Bella Unión, para darle al gremio el apoyo de la central que respalda todos los acuerdos donde se gane salario o al menos se mantenga.

El diputado Daniel Placeres (MPP) también estuvo en Artigas y según dijo ayer a El Observador "trasladó planteos de los trabajadores" de ALUR a la ministra de Industria, Carolina Cosse. Eseplanteo era sobre la posibilidad de un conflicto.

Con el correr de los días, y luego que el presidente Tabaré Vázquez indicó a sus ministros su desacuerdo con lo que se iba a firmar en la empresa subsidiaria de ANCAP,

Cosse convocó a su oficina a los representantes del Sindicato de Obreros de la Caña de Azúcar.

En esa reunión les comunicó oficialmente que el acuerdo original no corría – por los ajustes salariales bimensuales por el 100% de la inflación–, les dijo que se iría a una negociación tripartita con el Ministerio de Trabajo y les anunció la formación de un ámbito, con el directorio de la empresa, desde donde el gremio podrá monitorear la situación de ALUR aunque no para cogestionar la compañía aclararon fuentes sindicales.

El diputado Placeres dijo que "las nuevas generaciones de trabajadores y empresarios, públicos y privados, deben intercambiar información".

El acuerdo inicial –que no fue aprobado por el Poder Ejecutivo–establecía mantener los ajustes salariales por el total de la inflación con ajustes cada dos meses. Los gerentes de la compañía –algunos de los cuales negociaron el convenio en nombre de la empresa– también eran alcanzados por los beneficios que obtenían los obreros.

El directorio de ANCAP informó en un comunicado que el convenio original "no se adecua a la situación del grupo ANCAP, ni del país en general y no tiene en consideración las pautas salariales establecidas por el Poder Ejecutivo". También se resolvió en esa sesión despedir al gerente general de ALUR, Manuel González.

El nuevo convenio firmado en el Ministerio de Trabajo, establece ajustes salariales semestrales con correctivos a los 18 meses y a los dos años.

Regirá desde julio pasado y tendrá un primer correctivo de 4.125%. Si la inflación anual está por debajo de 11%, los trabajadores de ALUR tendrán una recuperación salarial real –dependerá de cuánto sea el Indice de Precios al Consumo– y si la inflación anual llega a 12% se previó activar una cláusula gatillo. Desde el gremio se asegura que está dentro de las pautas del Ejecutivo.

Además se mantiene el pago de 2% por presentismo, la nocturnidad pasará a regirse por la normativa nacional y los domingos de tiempos de zafra tendrán un pago 70% superior al de un día común.
Desde el el PIT CNT, Cajigas dijo que "la propuesta es buena" y "ojalá muchos gremios logren acuerdos" como los de ALUR.

Desde el Ministerio de Trabajo, el director nacional de Trabajo, Juan Castillo comentó ayer El Observador que el nuevo acuerdo "es mejor" que el que se previa firmar y que rechazó el gobierno.

El jerarca dijo que quedó conforme "con la madurez del sindicato" y con la empresa ALUR "que no se puso el balde" a la hora de negociar y conseguir resultados.


Populares de la sección