Trump acelera deportación de indocumentados sin antecedentes

El departamento de Seguridad Interna publicó nuevas circulares que establecen que no habrá casi excepción "para la remoción de extranjeros" ilegales

Como prometió el presidente estadounidense Donald Trump, su departamento de Seguridad Interna (DHS) publicó este martes dos circulares que refuerzan la captura y deportación de inmigrantes ilegales con muy pocas excepciones a la medida.

En los dos memorandos internos, fechados el lunes y divulgados en el sitio web oficial del Departamento, el secretario de Seguridad, John Kelly, determinó que aún inmigrantes sin antecedentes criminales podrán ser objeto de deportación inmediata.

Esto a pesar de que la prioridad seguirá siendo la captura y deportación de inmigrantes en situación irregular y con antecedentes criminales, como había sido práctica desde el anterior gobierno, de Barack Obama.

Lea también: Alemania aumentará número de soldados ante presiones de EEUU

No obstante, el documento añadió que, "con extremadamente pocas excepciones limitadas, el DHS no eximirá ninguna clase o categoría para remoción de los extranjeros de la potencial aplicación de la ley".

Obama, por el contrario, ordenaba no llevar a cabo estas deportaciones basadas en violaciones menores de la ley como conducir sin licencia o tener una luz rota del vehículo.

"Todos aquellos en violación de las leyes de migración pueden ser sujetos a procedimientos de aplicación de la norma, incluyendo la remoción de Estados Unidos", apunta el documento. Kelly también determinó la contratación de 5.000 nuevos empleados para la guardia fronteriza (CBP) y de 10.000 empleados para la agencia de control de migración (ICE).

Estos memorandos internos son el primer paso para la aplicación de la promesa de campaña de Trump de expulsar del país a los inmigrantes en situación irregular -unos 11 millones en total, la mayoría mexicanos- independientemente de que hayan o no cometido crímenes violentos en su país de origen o en territorio estadounidense.

El Ejecutivo de Trump otorga mayor capacidad legal a los agentes migratorios federales, así como permitirá que agentes estatales o locales puedan sumarse a estas labores de control migratorio.

Por el momento el gobierno de Trump no parece dispuesto a modificar el programa "Acción Diferida para los Llegados en la Infancia" (DACA, en inglés), que protege de la deportación a jóvenes inmigrantes indocumentados que fueron traídos a Estados Unidos por sus padres cuando eran niños, y al que también prometió poner fin durante su campaña, para sobre el que matizó su discurso luego de asumido su cargo.

El pasado 23 de enero, el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, había dicho que la prioridad del gobierno eran inmigrantes con antecedentes criminales. "Personas que pueden hacer daño o han hecho daño y tienen antecedentes criminales son el centro de la atención", dijo Spicer, para quien "en la actualidad la prioridad está en las personas que han hecho daño a nuestro país".


Fuente: Agencias

Populares de la sección