Trump flexibiliza decreto contra migrantes pero críticas no cesan

Resolución excluye a Irak y bloquea ingreso a EEUU de ciudadanos de seis países musulmanes
Lejos del nivel de controversia pública que había generado en enero su decreto migratorio original –que impedía el ingreso a Estados Unidos de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana– el presidente Donald Trump firmó ayer lunes un nuevo decreto que bloquea en forma temporal el ingreso al país a emigrantes y refugiados de seis naciones musulmanas, en una versión ligeramente atenuada de una orden que fue anulada por la justicia.

El nuevo decreto –firmado por el presidente lejos del ruido mediático– cierra las fronteras de EEUU a emigrantes y refugiados de Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen, aunque en esta ocasión quitó a Irak de esa lista.

Al presentar la nueva orden ejecutiva, el secretario de Estado, Rex Tillerson, aseguró que es una "medida vital" para la seguridad del país.

Según Tillerson, es una "solemne responsabilidad" del presidente "proteger" a los estadounidenses.
Por su parte, el secretario de Justicia y fiscal general, Jeff Sessions, afirmó que el nuevo decreto proporcionará una necesaria pausa "para que podamos revisar el actual escrutinio de las personas que vienen desde países que nos preocupan". A su vez, el secretario de Seguridad Interior, John Kelly, destacó que el decreto permitirá que EEUU sea "más seguro" y además atenderá "viejas preocupaciones" sobre la seguridad del sistema migratorio estadounidense.

La nueva versión del decreto establece que los portadores de visas válidas y permisos de residencia podrán ingresar a EEUU, una medida que en enero provocó caos en diversos aeropuertos del país.

Como ya había sucedido en enero, las reacciones al decreto migratorio surgieron de inmediato. El Comité Nacional del Partido Demócrata afirmó en una nota oficial que la "obsesión" de Trump con la discriminación religiosa es "asquerosa".

Este nuevo "bloqueo a los musulmanes es tan inconstitucional como el anterior, y no hará que nuestro país sea más seguro", afirmó la dirección demócrata.

En tanto, la influyente organización Unión Estadounidense de Libertades Civiles apuntó que Trump "admitió que su bloqueo a los musulmanes era indefendible pero lo reemplazó con una versión más suavizada que contiene los mismos errores".

Para la institución, "la única forma de arreglar un bloqueo a musulmanes es no tener un bloqueo a musulmanes. Pero el presidente sigue comprometido con la discriminación religiosa, y esperamos que haya desaprobación por parte de las cortes y de los estadounidenses".

El anuncio del nuevo decreto ayuda al gobierno a desviar la atención del más reciente escándalo político, el sábado, cuando Trump acusó a Barack Obama de ordenar la intervención de los teléfonos de sus oficinas en Nueva York en plena campaña.

Trámite para visas

Además de el nuevo decreto migratrio, las autoridades estadounidenses suspendieron temporalmente el procesamiento rápido de una visa de uso frecuente de parte de las empresas de tecnología para reclutar trabajadores extranjeros calificados.

Aunque la medida se conoció en momentos en que el presidente Donald Trump se comprometió a priorizar el trabajo para los estadounidenses, los servicios de inmigración señalaron que la suspensión pretende ayudar a mejorar el proceso de concesión de las visas.

La visa H-1B es otorgada a decenas de miles de extranjeros altamente calificados cada año, pero a partir del 3 de abril los solicitantes no podrán utilizar un costoso atajo al que recurrían para obtenerla más rápidamente, de los varios meses que insume habitualmente a 15 días, mediante un pago de US$ 1.225.

El viernes, se anunció que ese procedimiento será suspendido por un período de hasta seis meses.

Analizan denuncia

El congreso estadounidense estudiará la denuncia del presidente Donald Trump respecto a que su antecesor, el demócrata Barack Obama, ordenó presuntas escuchas telefónicas en su contra antes de las elecciones de noviembre de 2016.

Pero el director del FBI, James Comey, considera que la acusación de Trump es falsa, y pidió que el Departamento de Justicia intervenga públicamente para rechazarla, informó The New York Times.

Comey realizó el pedido el sábado, al estimar que "no hay pruebas que respalden" la denuncia y que Trump "insinúa que el FBI quebrantó la ley", indicó el diario. Comey, aseguró el informe, demandó al Departamento de Justicia que rechazara la acusación, pero ni desde allí ni desde la Casa Blanca hubo respuesta.

Por su parte, el director de Inteligencia de Obama, James Clapper, declaró también el domingo a NBC que "no hubo tal actividad de espionaje" contra el presidente durante su campaña electoral.

Trump "solicitó que, en el marco de sus investigaciones sobre la injerencia rusa, las comisiones de Inteligencia del Congreso ejerzan su autoridad de supervisión" para determinar si el gobierno anterior se "extralimitó" en 2016, señaló el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, en un comunicado.

El texto, que alude a "informes", no especificados, "de investigaciones políticamente motivadas justo antes de la elección", fue divulgado un día después de que Trump acusara en Twitter a Obama de haber intervenido sus teléfonos antes de las elecciones.

"Terrible! Me acabo de enterar que Obama había pinchado mis líneas en la Trump Tower justo antes de la victoria", escribió Trump en Twitter el sábado. "Esto es McCartismo".

Según varios medios, los asesores del presidente no estaban al tanto de su idea de tuitear. Lo hizo mientras pasaba el fin de semana en su residencia de Mar A Lago, en Florida.

El presidente de la comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Devin Nunes, republicano por California, había dicho el domingo que la comisión investigará las denuncias del mandatario.

Indicó que "la comisión realizará pesquisas acerca de si el gobierno espió las actividades de dirigentes de campaña de todos los partidos políticos" sin hacer referencia específica a las denuncias de Trump. Por su parte, el portavoz de Obama, Kevin Lewis, también negó las acusaciones.


Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección