Trump y una acusación falsa contra su propio partido

Echó la culpa del fracaso de su reforma de salud a los conservadores, pero los datos muestran que los moderados fueron más duros

Luego del rotundo fracaso en las cámaras del presidente Donald Trump para sustituír la ley de salud de su predecesor conocida como Obamacare, el republicano responsabilizó el domingo al ala ultraconservadora de su partido.

"Los demócratas están sonriendo en DC" (por la capital federal, Washington), "con ayuda del Freedom Caucus y el Club For Growth and Heritage", tuiteó el presidente en la mañana del domingo aludiendo a dos grupos que reúnen a legisladores y dirigentes de los sectores más a la derecha del partido gobernante.

"Salvaron a la Planificación Familiar y al Obamacare", el sistema de salud implantado bajo la presidencia del demócrata Barack Obama, agregó con ironía.

Las divisiones en el Partido Republicano hicieron que el intento de reforma del Obamacare, presentado por Trump como uno de sus principales objetivos de este comienzo de gestión, naufragara en el Congreso.

Si bien la votación nunca se llevó a cabo, el portal FiveThirtyEight publicó una serie de datos sobre las tendencias de los legisladores basados en lo que declararon sobre la ley de salud de Trump en los principales medios de comunicación.

De los 210 miembros republicanos de las cámaras baja que estuvieron presentes en el último Congreso, se registraron 48 que se oponían o tenían dudas sobre la reforma del sistema de salud propuesta por el presidente.

Una ligera mayoría de los legisladores asociados con un voto negativo hacia el llamado Trumpcare son más moderados que la media republicana. De hecho, con el correr de los días se sumaban más detractores republicanos entre los moderados.

Hay 110 representantes más conservadores que el promedio de los republicanos y solo 23 de ellos se opusieron o expresaron reservas ante el sistema de salud de Trump. El análisis del portal encontró que estos miembros tienen otra característica en común es que dan prioridad a sus intereses políticos ante los acuerdos para ejecutar de hecho las políticas. Esta característica define al Freedom Caucus, un fuerte grupo del ala más conservadora del partido, que propone grandes reducciones del gasto público y tiene influencia en los sectores conservadores de Washington.

Por su manera de actuar en la previa a la votación, Trump parecía saber que el Freedom Caucus iba a significarle un problema, por eso se concentró en reunirse con estos legisladores en la Casa Blanca y llamarlos individualmente para conseguir sus votos. Pero no estuvo dispuesto a concederles tanto a nivel político en la ley de salud, su argumento para convencerlos fue por el lado de la "disciplina partidaria", algo que no es prioridad para estos políticos, de acuerdo con los datos de FiveThirtyEigh.

De esta manera, los esfuerzos del presidente norteamericanos fueron volcados hacia las personas equivocadas de la manera equivocada. El hecho de que los mismos miembros del Freedom Caucus hayan apoyado a Trump, por ejemplo, responde a un comportamiento de equipo para lograr derrotar a los demócratas. Pero, una vez logrado ese objetivo, ahora no hay un oponente natural contra el que luchar y estos políticos, que tienen autonomía económica como para funcionar solos pueden tomar la determinación que deseen.


Fuente: Agencias

Populares de la sección