Turquía tierra adentro

Un país con enormes atractivos naturales y una impactante historia para recorrer que va más allá de las tradicionales mezquitas y mercados en Estambul
Fuera de las impactantes mezquitas, bazares y mercados que hay en Estambul, Turquía es mucho más que esa ciudad. En el corazón del país, lejos de la gran civilización, este país que une Asia con Europa tiene paisajes y lugares esculpidos por la naturaleza que impactan por ser únicos en el mundo.
Conocida por la foto de los globos aerostáticos de colores decorando su cielo, pero también por su riqueza histórica y cultural, Capadocia es una parada obligada en Turquía.

turquia1

Capadocia posee una formación geológica muy particular. Sus construcciones sobre las rocas son en sí mismas un disfrute visual. Tanto que en 1985 la Unesco la incluyó en la lista de Patrimonio de la Humanidad.
Para el turista, esta región ofrece la posibilidad de hospedarse en pequeños hoteles, que además de económicos se caracterizan por un trato amable, orden y limpieza. Así como los hay de ese estilo, también existen opciones más exóticas dentro de las formaciones rocosas, u otros establecimientos que se funden con el color tierra del paisaje.

Existe, a su vez, la opción de contratar los servicios de algún agente local para guiar traslados y recorridos.

Entre los lugares turísticos imprescindibles de visitar está el Museo al aire libre de Göreme, una de las 36 ciudades subterráneas. Es una especie de complejo constituido por decenas de monasterios e incluye una de las mejores iglesias cavadas en la roca, con pinturas rupestres que aún conservan su color original.

turquia4

El Museo es de fácil acceso y está ubicado a 15 minutos a pie del centro de Capadocia. La ciudad subterránea de Derinkuyu, que es una maravilla de la arquitectura, fue excavada en el siglo VII y es otra de las paradas obligadas en la región. También deben visitarse el Valle de las Chimeneas de las Hadas, el Valle de los Palomares o el Valle Rojo (que permite incluso hacer una larga caminata de 5 kilómetros).

Para la gran mayoría de los visitantes, se ha transformado en un clásico realizar un viaje en globo por encima de la ciudad y ver sus imponentes colinas y valles desde las alturas. La imagen de los cientos de globos despegando al mismo tiempo durante la madrugada vale el viaje. Mercados artesanales donde adquirir infinidad de recuerdos, enmarcados en paisajes áridos, de piedra y formaciones rocosas increíbles, son un gran atractivo en este lugar.

turquia3

A esto hay que agregar la variada oferta gastronómica turca, que puede ir desde las castañas escarchadas y los famosos duraznos de Bursa hasta las carnes asadas, los pescados y los mariscos y el uso –característico y abundante– del aceite de oliva. La oferta de un sinfín de especias es un capítulo aparte en el menú turco, que incluye desde cilantro –que se
vende en los mercados y suele estar presente en casi todos los platos– hasta el azafrán y la pimienta.

Éfeso

turquia7

Al igual que Capadocia, Éfeso es una de las ciudades consideradas "museo al aire libre", por su invaluable riqueza histórica visitable a pie. La ciudad, antiguamente perteneciente al Imperio Romano, fue construida cerca del río Caístro y fue puerto fundamental del mar Mediterráneo. Es famosa como símbolo religioso con la majestuosidad del Templo de Artemisa, considerada una de las Siete Maravillas de la Antigüedad. Caminando por la entrada principal de la ciudad, la Puerta de Magnesia posee unas maravillosas vistas. Acanaladas por ruedas de carruajes, calles hechas de mármol conducen a templos impresionantes, frescos en casas, fuentes y pórticos. Atracciones a visitar son: la Biblioteca de Celso y el Templo de Adriano y el Gran Teatro.

Antalya

turquia8

Antalya es una región en la que el sol brilla 300 días al año y permite, además de las tradicionales actividades en el mar –desde windsurf hasta vela–, realizar montañismo e incluso esquí. Enclavada en un entorno de pinares, olivos y plantaciones de cítricos, su amplia gama de servicios incluye desde hoteles de lujo hasta hostales turísticos. Lo mismo sucede en el lago Van, de origen volcánico y el más grande del país. Está rodeado de zonas agrícolas donde abundan los árboles frutales y los campos de cereales. Allí se puede visitar la isla Akdamar, la segunda más grande del lago, con sus altos acantilados de piedra caliza que incluye, como principal atractivo, la llamada "Catedral de la Santa", una impresionante iglesia armenia del siglo X.

Reliquias históricas

turquia6

Bursa es una de las ciudades más importantes del país. Conocida como "Bursa verde" por su gran cantidad de bosques, jardines y parques naturales, esta localidad tiene además el atractivo de los mausoleos de los sultanes otomanos y varias mezquitas del siglo XV, entre ellas "la Sublime" y "la Verde". Didima, por su parte, es una ciudad que guarda uno de los principales encantos del país, el santuario de Apolo, considerado uno de los edificios de la Antigüedad mejor conservados. A esto se agrega que en su momento se lo consideró uno de los oráculos más importantes del mundo griego. En la misma línea, la antigua ciudad de Zeugma, que fue fundada por uno de los generales de Alejandro Magno en el 300 a. c., fue un gran centro comercial que formó parte de la llamada "ruta de la seda".

turquia5

Aunque de aquello solo quedan ruinas, la ciudad supo albergar durante casi dos siglos a altos oficiales del Imperio Romano, lo que dejó un amplio muestrario de altares, estatuas y mosaicos. Pero si a vestigios se refiere, uno de los lugares preferidos de los turistas es Fethiye, la ciudad distrito de la provincia de Mugla. No solo seduce con el entorno mágico del Mediterráneo, sino que permite la posibilidad de visitar las legendarias tumbas licias que son un espectáculo de belleza e historia. Están talladas en la roca caliza, en un lado de una montaña, e impactan por sus impresionantes dimensiones, ya que se elevan por varios metros por sobre las cabezas de los turistas. Igualmente impactante resulta visitar el sitio arqueológico de Aso, donde aún se conservan las ruinas del Templo de Atenea. Ubicado en la ciudad de Priene, el templo se encuentra en lo alto de una colina, lo que además permite una vista única. En la parte más elevada, justo en el medio, se mantienen en pie cinco columnas de lo que fue el antiguo templo griego.