Un actor ante el momento de su vida

Se estrena el remake de Dirty Dancing, con un debutante en los zapatos de Patrick Swayze
Una tendencia reciente dentro de la televisión estadounidense es la de tomar películas clásicas de décadas pasadas, fundamentalmente musicales, y reversionarlas en la pantalla chica. Algunos ejemplos son Hair, The Rocky Horror Picture Show y a partir de hoy, Dirty Dancing, la clásica cinta protagonizada por Patrick Swayze y Jennifer Grey sobre el romance entre un instructor de baile y una joven millonaria de vacaciones.

Fox estrena hoy una miniserie de tres horas que se presenta como un remake del filme de 1987, con Abigail Breslin y Colt Prattes como protagonistas. Este último, un bailarín y actor forjado en los escenarios de Broadway, tiene la responsabilidad de reinterpretar al docente de danza Johnny Castle, uno los roles más famosos de Swayze en su primer trabajo en un largometraje.

En una conferencia telefónica, en la que participó El Observador, Prattes relató que su intención fue la de "hacer su propia versión", pero se vio influido por sus idolatría por el fallecido actor: "Soy un gran fanático de Patrick Swayze, crecí viendo sus películas. Me gustaba Dirty Dancing desde antes de ser bailarín. Me encantaba su trabajo y su relación con Jennifer Grey, y es una película genial".

El actor se enteró de que interpretaría a uno de los roles claves de su ídolo cinematográfico mientras trabajaba en un show en la ciudad de Las Vegas. Luego de cinco audiciones ("manejaba hasta Los Ángeles cada vez, y después volvía en el día porque tenía que trabajar", recordó Prattes) y una prueba de cámara junto a Breslin, el actor y bailarín recibió la llamada que le abría las puertas a lo que considera un sueño cumplido.
Dirty Dancing

Prattes contó que un día estaba a punto de dejar a su esposa en el trabajo cuando recibió un llamado del director Wayne Blair en la que le dijo que quería hablar con él. "Durante cinco minutos mantuvimos una charla normal y yo estaba 'por favor, Dios mío, que me diga de una vez si tengo el papel o no'. Y al final me ofreció el rol de Johnny Castle. Le pedí si me daba un segundo, puse el teléfono en silencio y me puse a correr por el estacionamiento, gritando, con mi esposa".

Con respecto a la película, esta nueva versión permite conocer más sobre el carácter de los personajes, y expandirlos con mayor profundidad al contar con una duración mayor. De todas maneras, también se presenta como una reversión idéntica del original, que la hace sentir como un homenaje por el 30º aniversario de la película por parte de un grupo de amantes del material base que como algo novedoso.
Las canciones del original, y los momentos que las acompañan también están presentes, incluido el famoso movimiento de baile en el que Swayze levantaba a Grey al son de The time of my life, al que Prattes calificó como uno de los momentos más emotivos del rodaje.

Si bien podía de antemano resultar imposible igualar lo ya hecho, al menos no se puede negar que sus protagonistas buscan ser respetuosos con el original y que la película no esconde cuestiones como la trama sobre un aborto ilegal de la versión de los años 1980.
Dirty Dancing

Prattes espera que esta nueva película sirva como puerta de entrada para aquellos que no han visto aún la original, sobre todo los espectadores más jóvenes. "Nunca pensamos que esta reemplazará o será mejor que lo anterior. Es una oportunidad de compartir una hermosa historia, y espero que incite a la gente a volver a la anterior".

Cómo ver la nueva Dirty Dancing


A la hora 21 se emitirá en el canal premium Fox Classics el filme original, seguido por los tres episodios consecutivos de la nueva versión en Fox Premium Series, que también pueden verse en la app de Fox.


Populares de la sección

Acerca del autor