Un clásico teatral de los liceos estadounidenses llega a El Galpón

Bang, Bang, estás muerto se estrena mañana con dirección de Dante Alfonso

El dramaturgo estadounidense William Mastrosimone tenía miedo, como tantos otros. Liceos de Oregon, Kentucky y Arkansas se habían sumado a la trágica lista de matanzas estudiantiles y el crecimiento se perfilaba inevitable. La respuesta de Mastrosimone, entonces, fue hacer lo que sabía hacer. Escribir.

En el universo de su creación, Bang, bang, estás muerto, Josh, un joven que había asesinado a sus padres y a cinco de sus compañeros de secundaria, debía enfrentarse a jueces, fiscales y psicoterapeutas, pero el mayor tormento provenía de los fantasmas que él mismo creó. Las críticas a Mastrosimone no tardaron e indicaban que el autor quería capitalizar la tragedia ajena. Pero para él la palabra no era "beneficio", sino "sanación". A solo tres años de su publicación, en 1999, la obra había sido representada más de 15 mil veces en Estados Unidos.

Aunque algunos montajes en liceos locales colaboraron con ese número, ahora es el director Dante Alfonso el encargado de llevar a la obra, por primera vez, al teatro uruguayo en El Galpón. "Manejar el tema de la violencia es duro, ¿de qué maneras podés hablar de eso sin caer en lo morboso? Una de las cosas que percibí de esta obra es que hablaba de la violencia de otra forma, yendo hacia la reflexión. No para chocar ni para golpear. Habla sin golpes bajos, incluso con humor", comenta Alfonso, que ya se había aproximado a la temática en 2014 con Recreo, una obra con tres historias de tres dramaturgos, en las que los códigos, la violencia y los vínculos interpersonales de los adolescentes eran los protagonistas.

Para montar Bang, bang, estás muerto, la juventud de los personajes demandó que Alfonso invitara a jóvenes egresados de la Escuela Multidiscipliar de Arte Dramático (EMAD) y de Teatro Circular a sumarse a la puesta, ante la falta de actores menores de 40 años en el elenco del Galpón. Esa lozanía, empero, no solo contribuyó al aspecto de la obra sino también a su construcción. "Con esa conformación del elenco yo les preguntaba qué juegos conocían, y el aporte que hicieron fue fundamental en la manera de moverse, sus preocupaciones, sus bromas. Todo eso terminó dándonos una posibilidad estética".

Girando en torno a la dinámica del protagonista con muertos y vivos, la obra se sustenta sobre un texto "picado", como explica Alfonso. "El trabajo que hicimos también fue un ejercicio para que estuvieran alerta, porque hay partes del texto que podría decirlas una sola persona, pero está dividido entre los actores; entonces necesitás la concentración. No hay tiempo que perder", sostiene, con una puesta que también se apuntala en el movimiento constante de los actores, reminiscente de escenas de bullying en pasillos de secundarias estadounidenses.

Pensada por Mastrosimone para representarse con bajo o nulo presupuesto en las instituciones de Estados Unidos, la obra no se respalda en grandes despliegues escenográficos. No obstante, afirma Alfonso, la impronta minimalista de su puesta surgió del trabajo mismo con los cuerpos, de la síntesis y no de las directivas del autor.

Estética y dinámica aparte, la manera en la que se presenta la violencia es uno de los atractivos del material, brindando suficiente peso al entorno de su protagonista como para revelar la multicausalidad de sus acciones. "Mi idea es que no se quede en un hecho concreto; es que la gente reflexione sobre la violencia en sí misma, que puede estar en cualquier lado, tanto en algo tan terrible como una guerra, como en algo tan cercano como la familia".

El contexto que supone la obra podrá parecer alejado, propio de un Estados Unidos en la cumbre de la violencia, pero Alfonso cita ejemplo tras ejemplo de actitudes feroces en la cotidianeidad uruguaya. Aunque declara su preocupación por los jóvenes y la violencia de la vida moderna, Alfonso no pretende una obra solo por y para jóvenes, otro de los objetivos de Mastrosimone. "Yo no trabajo solamente para los jóvenes. Es un problema de ellos, pero estamos todos ahí; ninguno de nosotros es inocente".


Datos

Bang, bang, estás muerto se estrena mañana en El Galpón. Entradas a $350



Populares de la sección

Acerca del autor