Un Nobel sorpresivo

Reconocimiento al presidente de Colombia por el acuerdo firmado con las FARC
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, obtuvo este viernes el premio Nobel de la Paz 2016 "por sus decididos esfuerzos" en poner fin a una sangrienta guerra civil de 52 años, una de las más largas en tiempos modernos y el único conflicto armado en pie en el continente. Se trata de una distinción que da oxígeno al gobierno, en una semana de crisis política en Bogotá por el sorpresivo rechazo popular a un acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC.

El Comité Noruego del Nobel explicó que el premio a Santos debe leerse también como "un tributo" a los colombianos que "a pesar de grandes dificultades y abusos, no han perdido la esperanza de una paz justa" y, además, como un reconocimiento a todas las partes que han contribuido al proceso de paz.
Santos era el candidato más firme al Nobel de la Paz este año, pero cuando un ajustado 50,21% de los votos hizo fracasar el acuerdo el domingo pasado en el plebiscito todos los analistas descartaron que finalmente fuera para él. Por eso, el anuncio llegado desde Noruega sorprendió a todos.

Kaci Kullmann Five, presidenta de dicho instituto, declaró que la organización tiene esperanzas que la distinción a Santos, quien compitió contra 375 candidatos, "aliente todas las buenas iniciativas y a todos los actores que podrían tener un papel decisivo en el proceso de paz", y que finalmente se logre "después de décadas de guerra".

Kullmann precisó que se tomó la decisión luego de conocerse el resultado contrario al Acuerdo de Paz firmado por el gobierno y las FARC –es un obstáculo salvable–, y de que se conociera la actitud firme de Santos de continuar con sus esfuerzos para terminar con el conflicto armado. "No me rendiré, seguiré buscando la paz hasta el último minuto de mi mandato", dijo el mandatario el domingo 2 tras su derrota en el plebiscito que rechazó el Acuerdo de Paz, firmado entre el gobierno y las FARC el 26 de setiembre en Cartagena.

Como un claro gesto de su determinación de continuar adelante con las negociaciones de paz, el presidente colombiano ratificó que continuaba el cese al fuego bilateral hasta el lunes 31, una medida clave del Acuerdo de Paz negociado en la capital cubana por algo más de cuatro años.
En La Habana, los negociadores de las FARC y el gobierno ratificaron este viernes la permanencia del alto el fuego en Colombia y anunciaron el inicio de discusiones para buscar "propuestas de ajuste" al documento de 297 páginas rechazado por la ciudadanía.

El revés plebiscitario tuvo un impacto directo en el proceso de entrega de armas por parte de los guerrilleros. Estaba previsto que, tras la firma del Acuerdo de Paz, los miembros de las FARC se concentraran temporalmente en 28 sitios, y dejaran las armas en un plazo de seis meses. Pero después de la votación, esa medida, en la que interviene una misión de la ONU, quedó virtualmente congelada; la cúpula de las FARC ordenó a sus miembros ir a "sitios seguros".

En un ambiente político y jurídico de incertidumbre, los analistas en Bogotá coinciden en que el Nobel para Santos significa un fuerte respaldo al proceso de paz, pero al mismo tiempo advierten que no será fácil un nuevo acuerdo porque el jefe de Estado tiene que pactar con la oposición, que lidera el expresidente Álvaro Uribe, y luego con las FARC, con las que ya había llegado a un entendimiento.
Por estas horas, Santos trata de sacar partido al reconocimiento que representa el premio Nobel. Luego de recibir el galardón aseguró que es "un gran incentivo para llegar al final y empezar la construcción de la paz en Colombia".

"Estamos muy, muy cerca de alcanzar la paz", dijo luego de dedicar el premio al sufrido pueblo colombiano.


Populares de la sección

Acerca del autor