Un pontífice para odiar

El actor español Javier Cámara habló sobre su trabajo en The Young Pope, serie que se estrena en Uruguay y que presenta a un nuevo antihéroe televisivo
"No creo en Dios" le dice el Papa a su confesor, aunque rápidamente le aclara que está bromeando. Pero el espectador sabe que a Pío XIII no hay que creerle nada de lo que dice, tal y como aprende a lo largo del primer episodio de The Young Pope, una de las novedades más ambiciosas de la televisión para este año, que presenta a uno de los ejemplos más recientes de los cautivantes antihéroes de la televisión, esa categoría en la que los grandes ejemplos son Tony Soprano, Walter White y Don Draper.

Young Pope trailer

Aunque el pontífice de 47 años (uno de los más jóvenes de la historia) encarnado por Jude Law aún tiene un largo camino para llegar a ese panteón, su primera impresión lo convierte en un personaje inmediatamente odiable, que busca imponer sus caprichos y sus ideas ultraconservadoras en un Vaticano que intenta modernizarse y liberalizarse, a la vez que humilla y abusa de cardenales, sacerdotes, políticos y todos los que se le crucen por el camino, incluyendo a su cocinera.

Pero el personaje de Pío XIII, el nombre que asume el estadounidense Lenny Belardo al asumir el trono de Pedro, no sería tan agresivo si no estuviera rodeado por personajes bondadosos, que sacan a relucir su lado político y calculador a la fuerza. Uno de ellos es el cardenal Gutiérrez, responsable de la supervisión de la Capilla Sixtina y encarnado por el español Javier Cámara.

El actor llegó al proyecto porque se animó a llamar al director, guionista y creador de la serie, el italiano Paolo Sorrentino, ganador del Oscar por su película La gran belleza. Fanático de la obra de Sorrentino, Cámara se contactó con el realizador y ofreció sus servicios, integrando así un elenco multinacional y multilingüe luego de superar una prueba que no esperaba pasar. "Esto no es como los músicos, que tienen la partitura adelante y se entienden igual; este trabajo es diferente, pero siempre se gana algo, y con este tipo de trabajos llegas a lugares donde eres un desconocido", dijo.

En una conferencia telefónica en la que participó El Observador, el español destacó que la serie "no va a faltar el respeto a nadie", a pesar de que maneja algunos temas polémicos como el rol de la Iglesia en el mundo actual y los manejos políticos de la Santa Sede. "La serie es sobre el papa que solo busca un sentido en su vida", explica y así aborda la polémica sobre si la serie busca generar controversias o mostrar el manejo del Vaticano.

"La serie no le va a faltar el respeto a nadie. Es sobre un papa que solo busca un sentido en su vida" - Javier Cámara, actor español
"La serie no le va a faltar el respeto a nadie. Es sobre un papa que solo busca un sentido en su vida" - Javier Cámara, actor español

"Mi inglés ha dejado de ser tan patético", rió Cámara, que debió combinar idiomas a lo largo de la serie.
Como uno de los grandes desafíos de The Young Pope, Cámara destacó la poca colaboración del Vaticano, quien se negó a permitir que las cámaras rodaran dentro de su territorio.

A pesar de esto, los escenarios y los edificios fueron recreados en los míticos estudios Cinecittá de Roma, y la diferencia con los lugares reales no se nota, aunque es perceptible que no se recurre a tomas abiertas que muestren la amplitud de basílicas, catedrales y castillos.

"Paolo Sorrentino es increíble, su trabajo es muy personal. Hubo una gran convivencia y Sorrentino es un creador alquímico. Había que estar atento y no olvidar donde estaba" - Javier Cámara

El vínculo de Gutiérrez y Pío XIII comienza con un respeto mutuo a pesar de las diferencias que separan el carácter de ambos hombres. Si bien eventualmente el personaje del español revela una faceta calculadora y dura, en un comienzo se presenta como un hombre bondadoso que contrasta con el carácter vengativo y caprichoso de Belardo, a quien todos creen un hombre manipulable por su juventud.

La serie fue guionada y dirigida en su totalidad por el italiano ganador del Oscar, Paolo Sorrentino

La preparación del actor español para el rol no fue excesiva. "Leí algunas cosas, pero ni la Biblia ni libros de religión", señaló Cámara, quien destacó que su trabajo en The Young Pope "no cambió" su percepción de la Iglesia Católica. "Fui estudiante de colegio católico, pero no he mantenido mi vínculo, no tomé la primera comunión. Confío más en el ser humano que en el ser divino", expresó.

Con escenas oníricas, humor surreal y un elenco destacado, The Young Pope es el ejemplo más reciente de producciones de escala cinematográfica que llegan a la pantalla televisiva.

Cámara destaco la importancia y los beneficios de trabajar de esa forma, y con un director al que admira, como Sorrentino. "Es increíble, su trabajo es muy personal", dijo. "Hubo una gran convivencia, y Sorrentino es un creador alquímico. Había que estar atento y no olvidar donde estaba".

La serie se estrena la medianoche del domingo en la señal premium de Fox. Su primera temporada esta compuesta por diez episodios y ya tiene una segunda entrega confirmada.

Acerca del autor