Un relajo diferente

Trotsky Vengarán habla sobre la producción de su nuevo disco con una nueva integración
Este año, Trotsky Vengarán completó un cuarto de siglo de carrera, pero las celebraciones apenas cedieron a la nostalgia. Con dos shows en Montevideo Music Box repasaron Pogo, aquel fundamental disco en vivo que la banda editó en 2003 y con el cual propulsaron su carrera hasta surfear la ola del rock pos crisis. Y realizaron una doble fecha en Bluzz Live con Noches Alucinantes, donde revivieron el Volumen 10 (2008) así como el resto de sus éxitos. Pero por fuera de esos shows –que fueron realizados con entradas agotadas–, el año estuvo dedicado no al pasado, sino al hoy: la banda acaba de editar su onceavo disco, Relajo pero con orden.

Fue un trabajo, que según cuentan, se dio en etapas. En 2014 el bajista Héctor Souto se alejó de la banda luego de 13 años de compartir ruta. Trotsky decidió seguir adelante con el trabajo y editó el disco en vivo Juegues donde juegues (2015) con dos grabaciones: una con Souto de 2013 y otra actual, con Juan Pablo Granito, su nuevo integrante.

"Él se integró en 2014 y le dimos 60 canciones que más o menos se tenía que aprender", cuenta el guitarrista Hugo Díaz. "Con todo el tema de que iba a tener que escuchar y leer la opinión de todo el mundo todo el tiempo, pasó un par de meses jodidos, porque la gente no entiende por qué se va un miembro, no les queda claro si se fue o lo echamos. Pero la cuestión es que le dio indudablemente una inyección de sangre nueva a la banda. Es un buen ejercicio tener que enseñarle las canciones a alguien, porque eso te hace tocar a vos mejor".

En este sentido, Relajo pero con orden terminó siendo un disco que, según cuentan los músicos, está conducido por sensaciones instintivas –"que eran muchas", afirma Guillermo Peluffo–. Y fue un tanto diferente a los anteriores: el proceso de composición comenzó a trío, cuando todavía no habían convocado a Granito, y siguió a partir de la inspiración que despertó el mismo repaso del catálogo viejo.
"Cuando nos enfrentamos a reaprendernos las canciones dijimos '¿por qué dejamos de hacer canciones así?'", afirma Díaz. "Hay tipos de temas que nos gustan mucho de nuestro repertorio, muchos temas de Clase B o del Pogo que son una cosa muy primitiva, incluso para lo razonablemente primitivos que somos nosotros a la hora de componer y de tocar. Todo eso se volcó en una cosa conducida por sensaciones. Cuando empezábamos a sentir que algo estaba bueno lo grabábamos y lo dejábamos ahí".

Pero quedarse sin un miembro que los venía acompañando desde 2001 sin dudas afectó a la dinámica de la banda. "Volvimos a ser los mismos tres de hace 15 años. Retomamos esa dinámica", afirma Peluffo.
Algunas de las canciones que terminaron en el disco, como Más allá o más acá, A la luna o Terremoto, dinamita y llamarada comenzaron de a tres. "Nos pareció que incorporar a Juan Pablo desde el vamos iba a ser injusto para él, no queríamos que sintiera que la pelota le estaba pasando por arriba", afirma Díaz. El resto de los 12 temas se compusieron con el nuevo cuarteto y algunas entraron en el disco a último momento.

TROTSKY VENGARÁN / 192 Manga

La melodía sigue siendo para la banda el motor de la canción, el aspecto sobre el cual construyen el resto de los elementos. Sin embargo, resulta curioso que compongan sus temas en guitarra acústica. Parte de Relajo pero con orden fue compuesto a dos guitarras en el patio de la casa de Peluffo. "Creo que nuestras canciones se pueden tocar con guitarra acústica, por lo menos la estructura melódica", dice Díaz. "Lo que pasa que la 'magia', si se quiere, pasa cuando te metés al estudio y prendés todo".

"La idea es que el volumen o esa emoción que te transmite el ensayo no te engañe", explica Peluffo, "que no te lleve a la ilusión de que tenés algo pesado. Ya con los años sabemos que lo pesado no es cuestión de volumen", añadió.

El resultado fue un disco que se balancea entre el Trotsky de Cielo Salvaje (2013), más denso, más explorativo y veloz, y el Trotsky más clásico y pop, con estribillos pegadizos y canciones de amor. En este sentido, la banda además buscó conscientemente canciones que carecieran de estribillo, como Relajo pero con orden y Goodbye. "Me parece que tener cuatro canciones que no tienen estribillo es importante. Tiene un rasgo de originalidad", afirmó Peluffo.

Otra de esas innovaciones es la canción Patas cortas, hecha en colaboración con Los Prolijos, que ofrecieron arreglos de banjo y bajo. "Quedamos absolutamente enloquecidos con lo que hicieron", cuenta Díaz. "No solemos hacer ese tipo de cosas y para el universo de Trotsky es algo súper original".

Para la banda, este disco además de tenerlos "enamorados", los ha sorprendido con una rápida repercusión de sus fans. "Eso me llamó la atención. Había mucha gente esperándolo y cuando salió ya al otro día nos decían que estaba impresionante", afirma el baterista Guillermo "Cuico" Perazzo.

"Siempre lo decimos: un disco es como sacar una foto a lo que es nuestra cabeza o nuestro ánimo en un momento", dice Díaz. "Ese es el ánimo de Trotsky desde febrero de 2016 hasta su grabación en julio. Y yo estoy desesperado con que llegue el 23 de diciembre para tocarlas en vivo, porque me parece que ahí es cuando nuestros temas adquieren su real dimensión", concluyó.

Relajo (nocturno) pero con orden

El tema que da nombre al disco presenta un tema que ha estado en la agenda cultural de Montevideo: el consecutivo cierre de boliches y la pérdida de espacio para las bandas. "Te llama la atención", Guillermo dice Peluffo. "Si salís de noche por Montevideo es un cementerio. Por cuestiones de seguridad o por cuestiones de que cambiaron las costumbres de las personas, está todo apagado. Está todo mustio. Yo no formo parte de esa movida, ya no tengo la edad, tampoco tengo los intereses de participar de la vida nocturna tan asiduamente como una persona joven, pero me llama la atención que habiendo más guita en la calle, menos cosas hay para hacer. Y que esto sea un problema te despierta la creatividad".

Peluffo no suscribió a la carta abierta de Proderechos que circuló hace unas semanas, donde varios artistas firmaron por la aplicación de políticas culturales que contemplen a los espacios nocturnos. Sin embargo, está de acuerdo con los conceptos base. "Las autoridades tienen ya mismo que tomar deteminaciones porque no da para más", agregó el cantante. "Más allá de las cuestiones legales o el total derecho que tienen los vecinos, yo paso raya y lo que veo es menos noche, menos movida, menos artistas y menos todo. Y eso no funciona".

En vivo

La banda se presentará el 23 de diciembre en Montevideo Music Box, con entradas a la venta en Abitab a $350.



Populares de la sección

Acerca del autor