Una advertencia de EEUU a Israel aumenta tensión entre exaliados

Secretario de Estado dijo que colonias amenazan paz regional y abogó por que haya dos Estados
El mismo día en que el gobierno de Israel decidió aplazar la revisión de permisos para instalar nuevos asentamientos en los territorios ocupados , Estados Unidos (EEUU) acusó a su antiguo aliado de amenazar el futuro democrático de ese país y la paz con Palestina en la región. Además, instó a que los dos Estados convivan en el mismo territorio.

La visión de EEUU, expuesta por el secretario de Estado, John Kerry, generó duras críticas del primer ministro israelí, Benjamin Netanhayu, y un cauto apoyo de la Autoridad PalestinA.
Netanyahu acusó a Kerry de estar "sesgado" en favor de la causa palestina y más "preocupado" por las colonias que por el terrorismo en Medio Oriente, una región que "se inflama".

La oficina del primer ministro, a través de un comunicado, señaló que durante más de una hora el secretario de Estado abordó "obsesivamente" el tema de las colonias y "apenas tocó la raíz del conflicto, la oposición palestina a un Estado judío en cualquier tipo de fronteras".

Por su parte, el presidente palestino Mahmud Abbás se manifestó dispuesto a retomar las negociaciones de paz siempre que Israel "acepte cesar" sus "actividades de colonización".

Tensiones

La presentación de Kerry ante diplomáticos en Washington acrecentó la tensión entre dos aliados históricos, que ya se había recrudecido el viernes cuando el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas –con la abstención de la administración de Barack Obama– votó una resolución que declaró ilegales las colonias ubicadas al este de Jerusalén y Cisjordania.

Unos 430 mil colonos israelíes viven actualmente en la Cisjordania ocupada y son más de 200 mil en Jerusalén Este, zona que los palestinos quieren convertir en la capital del Estado al que aspiran.

El viernes, Netanyahu había replicado que no acataría la decisión pero ayer miércoles, con el afán de atenuar las rispidices con Washington, optó por postergar el análisis de los permisos sobre nuevas colonias.

La resolución de la ONU fue apoyada de manera unánime por el resto de los 15 países que integran el Consejo de Seguridad.Uruguay fue uno de los países que apoyó la resolución. La posición del gobierno de Tabaré Vázquez irritó a Israel, cuya embajadora, Nina Ben Ami, trasmitió la "decepción" de su gobierno y admitió que el voto uruguayo puede dañar las relaciones bilaterales.

Amenaza

Apenas Kerry divulgó la posición de su gobierno, el presidente electo, Donald Trump, hizo público su apoyo explícito hacia Israel. Los israelíes "estaban acostumbrados a tener un gran amigo en Estados Unidos pero ya no", aseguró el magnate.

En su exposición, Kerry advirtió que mantener los asentamientos israelíes en los territorios ocupados amenaza las posibilidades de paz con Palestina y el futuro democrático del país.

En un amplio discurso en el que ofreció una "franca" visión sobre el conflicto en Oriente Medio, Kerry señaló que Israel está en vías de una "ocupación perpetua" de tierra palestina.

"Hay un número similar de judíos y palestinos viviendo entre el río Jordán y el mar Mediterráneo", afirmó Kerry. "Tienen una opción. Pueden elegir vivir juntos en un solo Estado o separarse en dos Estados", indicó. "Pero esta es la realidad fundamental: si la opción es un solo Estado, Israel puede ser judío o democrático; no puede ser ambos y nunca podrá estar realmente en paz", sostuvo en su alegato.

Según Kerry, los colonos están decidiendo el futuro de Israel, lo que pone en riesgo la paz. "Su intención establecida es clara: creen en un solo Estado, un gran Israel", señaló.

Al explicar la decisión de Estados Unidos de no vetar la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que condenó los asentamientos israelíes, Kerry dijo que "el voto en la ONU era para preservar la solución de dos Estados".

"Esa es la única vía para lograr una paz justa y duradera entre israelíes y palestinos", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense, que dejará el cargo el 20 de enero ante la llegada a la Casa Blanca de Trump.

Kerry advirtió además que la salida para un Estado israelí y otro palestino está en "grave peligro".

El discurso de Kerry, que no estuvo exento de enojo, reiteró los parámetros de una solución basada en dos Estados con fronteras anteriores a la Guerra de los Seis Días de 1967, con una capital compartida en Jerusalén, y que espera pueda aplicarse una vez que Obama abandone el poder.

"Mantente fuerte"

"Mantente fuerte, Israel. El 20 de enero se aproxima rápidamente", escribió en Twitter Donald Trump, antes de recibir el agradecimiento de Netanyahu por su apoyo a ese país.

Discurso radicalizó diferencias

La decisión de no vetar la resolución de Naciones Unidas ya había causado confusión y molestia entre muchos aliados de Israel en Washington, incluyendo legisladores de ambos partidos y lobistas proisraelíes, y el discurso de John Kerry solo avivó más las llamas, con algunos observadores cuestionándolo de inoportuno.

"Un discurso de esta gravedad debió haberse hecho antes y no después de ese movimiento tan permanente como la resolución del Conse jo de Seguridad", dijo a la AFP Jonathan Shanzer, experto del centro de análisis Fundación para la Defensa de las Democracias.

Por su parte, Ilan Goldenberg, del Centro para una Nueva Seguridad Americana, fue más benévolo con la intención de Kerry pero también apuntó: "Hubiese sido mejor hace dos años".

A su vez, el ministro israelí de Energía, Yuval Stenitz, calificó como "no realista" la alocución de Kerry.

"Nuestra reacción es de indignación y con justicia" porque "nos han herido de forma deshonesta (con la resolución de ONU), con fantasías, pero debemos actuar con la cabeza y no con el estómago", afirmó en una entrevista con el canal público apenas concluyó el secretario de Estado.

Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección