Una de cada tres asesinadas por violencia doméstica había denunciado

Conflictos intrafamiliares o de pareja le costaron la vida el año pasado a 16 hombres y 29 mujeres
Daniela Peña, de 47 años, se dirigía al Ministerio de Desarrollo Social (Mides) en Tacuarembó a denunciar a su expareja cuando el hombre la interceptó y la mató a balazos. Luego, el asesino se suicidó. Es imposible saber qué hubiese pasado si Daniela llegaba a tiempo aquel 12 de noviembre de 2015, porque otras dos mujeres sí llegaron a denunciar a sus agresores y también murieron en manos de los denunciados en Tacuarembó, donde no ha llegado el sistema de tobilleras electrónicas.

Gabriela Silva, de 30 años, había denunciado reiteradas veces a su expareja, pero el hombre logró alcanzarla y apuñalarla hasta la muerte en la madrugada del 5 de noviembre en Paso de los Toros, cuando caminaba junto a su novio, quien también fue asesinado. Daniela y Gabriela dejaron un hijo cada una. La tercera víctima del año por violencia doméstica en Tacuarembó fue una adolescente de 15 años, cuya madre había denunciado al agresor el día antes del crimen. El asesino también se suicidó.

Nueve de las 29 mujeres que fueron asesinadas el año pasado habían presentado la denuncia contra los agresores, entre ellas, Gabriela y la adolescente, informó el Ministerio del Interior a El Observador.
El Ministerio del Interior comenzó a implementar el 1º de febrero de 2013 en Montevideo un sistema de tobilleras electrónicas para generar una alerta policial en caso de que denunciante y agresor se aproximen. A pesar de que las muertes por violencia doméstica aumentaron en el último año, el ministro Eduardo Bonomi ha destacado la eficiencia de este sistema, que permite monitorear los movimientos de agresores y denunciantes y responder de forma rápida ante una amenaza.

En los últimos tres años, el sistema se expandió a Canelones, San José y Maldonado "con éxito en todos los casos", destacó Bonomi el 18 de diciembre del año pasado en plaza Independencia, durante el discurso por el 186o aniversario de la Policía Nacional. De las nueve mujeres que denunciaron a los asesinos antes de que se concretara el crimen, dos vivían en Tacuarembó, dos en Treinta y Tres, dos en Montevideo, una en Florida, una en Rivera y otra en San José.

En el crimen de San José, ejecutado por un policía –que además mató a su exsuegro–, la mujer había denunciado al agente por incumplimiento del mandato judicial referente al régimen de visitas, pero ningún juez le había impuesto el uso de tobillera electrónica. La pareja, que estaba separada, tenía tres hijos.

La directora de Políticas de Género del Ministerio del Interior, July Zabaleta, informó a El Observador que sobre los dos asesinos que habían sido denunciados por sus víctimas en Montevideo antes de los crímenes no había orden judicial de usar tobilleras electrónicas. Este sistema se impone exclusivamente por orden de juez. Zabaleta destacó que ninguna mujer que ha usado el sistema de tobilleras ha sido asesinada por el agresor.

Cuando el año pasado inauguró el sistema de tobilleras en Maldonado, Bonomi anunció que la cobertura nacional de este plan llegará en 2017. En 2015, se atendieron 490 casos.
Por otra parte, de los 16 hombres asesinados en 2015 en el marco de crímenes por violencia doméstica, 10 cayeron en manos de otros hombres y los restantes seis fueron ejecutados por mujeres. En tres de estos últimos casos había denuncias mutuas por violencia.

Primer feminicidio del año

Yenny Chico tenía 36 años y trabajaba como psicóloga social en el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay. Fue asesinada el lunes en Colonia por su expareja, con quien tuvo dos hijos. Se trata del primer feminicidio del año.

El asesino, dos años menor que su víctima, llamó a la Policía para denunciar que al volver del baile encontró a Yenny en su dormitorio con puñaladas. En un intento torpe de zafar, denunció que le robaron su PlayStation y US$ 4.000, informó La Diaria. El relato se cayó en la seccional, donde confesó el crimen, por el que fue procesado con prisión. A su vez, esta semana tres hombres fueron procesados con prisión por agredir a sus exparejas, dos en Maldonado y uno en Cerro Largo.

La mujer de Cerro Largo había denunciado a su expareja, a quien la Justicia le había impuesto la prohibición de acercarse. Sin embargo, en la madrugada del 3 de enero, fue a su casa, entró por una ventana y agarró un cuchillo "con la intención de matar y luego suicidarse". La mujer "trató de quitarle el cuchillo, se trabaron en lucha", expresa el auto de procesamiento. Ella "gritaba y pedía auxilio". Él "la tomó por detrás presionándole el cuello diciéndole que la mataría, la golpeó en la cabeza y ella se desvaneció (...). Al caer al piso se recupera, pero cae boca abajo y él se le sube encima y le continúa presionando el cuello al punto que su esposa no podía respirar (...) Posteriormente mantuvieron relaciones sexuales", relató La Diaria. El hombre fue finalmente procesado con prisión y la mujer sobrevivió al ataque. l

Populares de la sección

Acerca del autor