Una ciudad cada vez más desierta

El fotógrafo escocés Ewan Telford retrató la vida y el abandono en la localidad de Trona, California, un pueblo minero con una población cada vez más reducida
La ciudad de Trona fue fundada en 1914 por la American Trona Company, empresa minera que pensó, construyó y controló a la localidad como un sitio donde vivieran los empleados de una de sus canteras de bórax y carbonato de sodio.

En este sitio, donde la temperatura promedio en el verano es de 41º y las precipitaciones anuales son de apenas 76 milímetros, se edificó una comunidad de 7.000 habitantes, quienes compraban sus productos con una moneda propia establecida por la empresa, y que se utilizaba en los establecimientos propiedad de la American Trona Company. La empresa también fue la encargada de construir y gestionar los edificios públicos como la escuela, los cines, las discotecas y hasta un campo de golf.

Pero desde 1970 y hasta 1981 la ciudad se vio sumida en un período de crisis sindical, con los empleados que llegaron incluso a colocar bombas y quemar edificios. A mediados de los años 1980, el 75% de los empleados había sido despedido y los que permanecían tenían la estricta condición de no integrar el sindicato de trabajadores. Hoy en día Trona tiene apenas 1.100 habitantes y la cifra continúa bajando, aunque las plantas industriales siguen funcionando. Ewan Telford, fotógrafo escocés, descubrió la ciudad y entre 2014 y 2015 tomó retratos e imágenes del lugar. La muestra puede verse entera en ewantelford.com.

Populares de la sección