Una respuesta a un problema estructural de las pymes

El Centro de Extensionismo Industrial pondrá en funcionamiento un portal de búsqueda que permitirá encontrar soluciones para problemas o inquietudes, principalmente de las pequeñas y medianas industrias
Para la coordinadora académica de la Comisión Sectorial de Investigación Científica (CSIC) de la Universidad de la República, Judith Sutz, en el subdesarrollo latinoamericano hay una subutilización de las capacidades generadas en el mundo académico por parte de las empresas. "Cuando las empresas son grandes y necesitan de conocimiento lo consiguen, pero en cambio cuando se trata de pequeñas y medianas tienen un problema estructural para generar ese vínculo", comentó la investigadora.

En respuesta a esa problemática –en la cual hay instrumentos disponibles que no se demandan lo suficiente–, es que nació en Uruguay en mayo de 2014 el Centro de Extensionismo Industrial (CEI); como herramienta de política industrial que busca intensificar el uso del conocimiento en las empresas industriales para fortalecer sus capacidades de innovación y competitividad.

En esa línea, el CEI pondrá en funcionamiento el próximo viernes un buscador que permitirá a las empresas realizar búsquedas concretas de información para encontrar soluciones a sus problemas u oportunidades.

La idea de este portal es concentrar en un único lugar de manera fácil y amigable la oferta de capacidades que tiene la academia para resolver problemas o potenciar mejoras del sector industrial y los apoyos económicos (subsidios, beneficios fiscales, créditos blandos) orientados a fomentar la competitividad empresarial.

Según la responsable de Comunicación del CEI, Ana Libisch, el portal permitirá sobre todo a las pymes encontrar en un único lugar una caja de herramientas que brindará soluciones integrales, no solo con los instrumentos de apoyo que pueden encontrarse en el país, sino con las capacidades que ofrece la academia en cuanto a servicios y fuentes de información.

Esta nueva plataforma pretende masificar el apoyo que la institución ofrece a las pymes y se buscó trabajar en la construcción de un vocabulario común que potenciara el uso del buscador y permitiera acortar la brecha de información entre oferentes y demandantes (academia y empresarios).

Por su parte, la coordinadora del CEI, Michele Snoeck, dijo que desde el principio el centro se pensó con dos componentes: la plataforma que será lanzada y el apoyo individualizado que se da a empresas de los sectores que pueden ser el alimentario, plástico, químico, maderero y metalúrgico.

"Lo que diferencia al CEI es la aplicación de un método que sirva como intermediación entre las empresas y las fuentes de conocimiento, yendo a buscar a las compañías y no esperar a que éstas vengan. Después de hacer el acercamiento y las vinculaciones se hace un seguimiento para ver la evolución", señaló Snoeck.

La idea del buscador es complementarse con la tarea que realiza el CEI, ayudando a las empresas a marcar una ruta de desarrollo articulando con los actores especializados, que puede ir por el lado de las soluciones tecnológicas o del tipo integral.

Problemas para expresar

Una investigación previa al nacimiento de la CEI detectó que las pymes en el país tienen dificultades para expresar sus demandas porque no tienen claras cuáles son sus necesidades o el orden de las mismas.

En ese sentido, Sutz opinó que lo que ocurre es que en el país el 80% de las pequeñas empresas carecen en líneas generales de empleados con formación universitaria, lo que hace difícil establecer el diálogo porque para detectar las posibilidades que brinda la tecnología y la ciencia se necesita al menos "un poco" de conocimiento científico.

"Esto deriva en un problema estructural de las pymes. Por eso de la importancia del portal, como una herramienta para poner en contacto a dos mundos que manejan un lenguaje diferente: el empresarial y el académico. No va a resolver el problema, pero va a ser un instrumento de transformación cultural al propiciar la interacción. Una vez que se da el primer paso en este sentido, no lo para nadie", opinó Sutz.

De un potencial de 10.000 empresas vinculadas a la industria, el CEI ha atendido desde su fundación a apenas 180 empresas, de las cuales alrededor de 62 tienen en marcha algún plan de acción.
Para Snoeck, este porcentaje resulta insignificante, pero es una demostración de lo que el centro puede hacer.

"Un problema con el que nos encontramos es que los registros de los costos y sistemas de información que llevan adelante en general este tipo de empresas no permiten medir bien su nivel de productividad para luego conocer sus incrementos en los resultados", añadió la jerarca.

Agregar valor al sistema

El director de la Dirección Nacional de Artesanías, Pequeñas y Medianas Empresas del MIEM, Rafael Mendive, señaló a Café & Negocios que a través del CEI, el nuevo portal que servirá como vinculación entre demanda y oferta tecnológica implicará un instrumento eficaz para el Sistema de Transformación Productiva y de Competitivdad, aprobado en noviembre pasado por el parlamento.

Por su parte, Carola Saavedra, de la Cámara de Industria, opinó que todas las herramientas y servicios que faciliten la incorporación de capacidades para innovar agregan valor a todo el sistema nacional de innovación en el marco de lograr identificar las capacidades técnicas disponibles en el país.

7

es la cantidad de profesionales con los que cuenta el CEI, que son financiados por el Ministerio de Industria, Energía y Minería.

4

organizaciones formaron la iniciativa público-privada del CEI: Ministerio de Inudustria, Energía y Minería, Udelar, Cámara de Industria del Uruguay y la ANII.


Acerca del autor