Una "seat down comedy" para conocer a Pepe Vázquez

Paciencia y pan criollo en cartel hasta fines de enero
Con Pepe Vázquez la conversación puede llegar a terminar en los lugares más insospechados. La entrevista, que se planteó en torno al teatro y específicamente la presentación de su obra Paciencia y pan criollo en el teatro Victoria, discurrió entre éxitos de otras épocas, la guerra de Vietnam, las nuevas series de Netflix, Boyhood de Richard Linklater, el discurso de Meryl Streep en los Globos de Oro, la vista del Salvo desde su apartamento en Ciudad Vieja y sus operaciones de cadera. De todos modos, en medio de tan ecléctica charla, el presente artístico de esta eminencia del teatro nacional siempre se mantuvo como hilo conductor.

Vázquez, que presenta Paciencia y pan criollo a partir de hoy, los viernes y sábados de enero a la hora 21.30, sabe bien lo que es interpretar este monólogo, que en realidad se compone de dos personas, dado que se encuentra girando con él desde febrero del año pasado.

"Tiene mucho éxito, la gente la disfruta mucho. Cuando volví de Costa Rica (estuvo exiliado ocho años en ese país) empecé a ver que estaba lleno de espectáculos unipersonales hechos por gente que no era del teatro. Los vi y salí espantado: no sabían actuar y las temáticas eran obsesivas. Por lo tanto, quise comprobar que se puede entretener, hacer reír a la gente y emocionarla sin embarrar la cancha", aseguró.

Justamente, Vázquez catalogó a Paciencia y pan criollo como un espectáculo de "un humor muy blanco", que tiene momentos de emoción, como una versión del monólogo de "ser o no ser" de Hamlet, traducido por su amigo Jorge Denevi. El espectáculo, además, ha recorrido barrios y ciudades, lo que le ha permitido al actor, escritor y director tener un contacto directo con público de diferentes clases sociales.

Esta seat down comedy, como él mismo la denomina, es en parte autobiográfica. Vázquez representa algunos de los episodios derivados de su autobiografía –Pepe Vázquez, memorias de un tipo descosido–, que comenzó a escribir como terapia luego de la muerte de su esposa, la actriz Imilce Viñas. Este hecho, del que según dice tardó casi cinco años en recuperarse, sumado al paso de los años, fue lo que lo llevó a contar su historia.

"Todo lo que te puede pasar en la vida me ha pasado, y creo que lo que me queda por pasar es tomármela de este mundo. No quiero que me pasen cosas más dolorosas de las que ya tuve, que fue perder a Imilce. Ya estoy en la cola, todavía no veo el cajero, pero esos temas con la partida los tengo tranquilos, bien asumidos. Creo que fue por esa cercanía que tuve la necesidad" de hacer esta obra, dijo el actor.

Próximos proyectos

Paciencia y pan criollo se presentará en el teatro Victoria de Montevideo (Río Negro 1477), pero no será la única obra en la que Vázquez participará en la primera mitad del año. El 5 de mayo estrenará Aeroplanos en el teatro Alianza una obra escrita por el argentino Carlos Gorostiza que fue representada a principios de los años de 1990 por Walter Reyno. Este nuevo montaje será, en parte, un tributo a la figura de ese actor. "Es un homenaje a lo que fue Walter como actor, una maravilla. Era un tipo que se incendiaba arriba del escenario. Un fantástico intérprete", afirmó.

La historia de Aeroplanos gira en torno a dos veteranos, otrora jugadores de fútbol profesional, que se encuentran en la recta final de sus vidas y que debaten y ponen en común distintos episodios que los marcaron alguna forma. La obra –"sencilla, cómica y emotiva", en palabras de Vázquez– también tendrá el protagónico de Julio Calcagno.

Pero para eso habrá que esperar. Mientras tanto, se podrá disfrutar de Pepe Vázquez en Paciencia y pan criollo, con localidades en boletería del teatro a $ 300.

Populares de la sección

Acerca del autor