Una serie de Netflix que muestra el mundo a través de una cámara de fotos

En Tales by light cinco fotógrafos con trabajos muy particulares cuentan cómo es esa tarea de retratar la vida y la cultura más allá de lo convencional
Es el sueño de muchos periodistas y reporteros gráficos: salir a recorrer el mundo y contarlo a los demás.

A pesar de que para muchos ese deseo es simplemente una utopía que se persuade con algún que otro viaje concreto, para otros el anhelo es impulso suficiente para salir y hacer de eso un trabajo de todos los días.

Este último es el caso de los cinco fotógrafos cuyas aventuras son retratadas en la serie –adquirida por Netflix hace algunas semanas– Tales by light. Esta producción, originalmente creada por National Geographic y la marca de insumos tecnológicos Canon (la pata publicitaria pasa muy inadvertida dentro del contenido), sigue los pasos de fotógrafos con perfiles y estilos bien distintos, y los acompaña a varios sitios del mundo narrando cómo es el proceso técnico y la preparación que realiza un profesional de la imagen para inmortalizar parte de la cultura, la historia y la naturaleza del mundo.

No obstante, a pesar de que la premisa narrativa es buena, la serie es más que nada un deleite visual. Cada uno de los capítulos dura en promedio 23 minutos –lo cual resulta poco para todo lo que hay para contar– y son capciosos al momento de mostrar la vida de los fotógrafos, ya que limitan su trabajo a situaciones concretas que no permiten al espectador llegar a meterse del todo en ese mundo en el cual ellos están inmersos.

Sin embargo, la destreza visual con la que Abraham Joffe –director, productor y realizador de la serie– conforma su relato hace que Tales by light valga la pena.

Tales by light trailer

Joffe viajó durante un año entero por más de 15 países en seis continentes para contar las historias de los fotógrafos. Utilizando equipos de rodaje de última generación, se convirtió en testigo de la manera en la que reconocidos reporteros gráficos dentro de la industria realizan su trabajo y cómo es que piensan una imagen que saben que solo tendrán una oportunidad para capturar. Tales by light, para el desencanto de los fotógrafos aficionados, no es un tutorial ni una master class en formato de serie de televisión sobre cómo tomar imágenes, sino que está planteado para que el espectador sea un acompañante.

¿Quiénes son los seis fotógrafos?

Tales by light posta

El primer capítulo, Bajo el agua, se concentra en el fotógrafo marino Darren Jew. El australiano es especialista en fotografiar animales marítimos. Durante el capítulo, Jew se pone como objetivo capturar con su cámara a unas ballenas apareándose en Tonga para luego sumergirse en las aguas de una isla y observar cuál es el estado de un biplano de la segunda guerra mundial que lleva enterrado entre cetáceos y corales más de 70 años. El capítulo termina con una visita de Jew a un volcán inactivo pero con riesgo inminente de erupción. Jew colaboró con varias revistas y publicaciones de ciencia a la vez que tomaba fotografías para un parque de conservación de vida salvaje en Australia y ayudaba al estudio de especies.

Richard I'Anson es quien protagoniza El Himalaya, un capítulo que documenta el trabajo del fotógrafo que recorre el mundo Oriental en busca de tradiciones, celebraciones y animales poco convencionales. Hace 32 años que I'Anson viaja por todas partes tomando fotos, corriendo riesgos y sumergiéndose en culturas que lo conectan con su lado más humano. Su obra ha figurado en todo tipo de publicaciones, desde estampitas hasta gigantografías publicitarias. Algo similar sucede con Art Wolfie –el fotógrafo de los capítulos Naturaleza salvaje y Tribus, que atraviesa junglas, montañas y ríos en busca de la foto perfecta– y Ernest Shackleton, protagonista de Vista panorámica y fotógrafo de paisajismos.

La fotografía de deporte de riesgo llevó a Krystle Wright a conocer algunas de las más apasionantes historias jamás contadas por el registro gráfico en todo el planeta, de hecho, debido a sus viajes, Wright ya no posee residencia permanente en ningún país. En el capítulo Adrenalina, la profesional realiza imágenes de un buceador en Vanutau, de equilibristas en Colorado y de parapentistas en Utah.

Tales by light –cuya segunda temporada se estrenará pronto– es un viaje visual impecable que dejará a más de uno con ganas de agarrar aunque sea la cámara del teléfono y salir a descubrir qué hay ahí afuera.

Populares de la sección

Acerca del autor