Unasur pide diálogo en Venezuela pero oposición se la juega a la OEA

El gobierno de Maduro cargó otra vez contra el uruguayo Luis Almagro
Mientras el gobierno de Nicolás Maduro agota los recursos para que se declare inadmisible la petición del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, de discutir la eventual implementación de la Carta Democrática Interamericana sobre Venezuela, la oposición del país caribeño sigue firme en su reclamo de activar ese instrumento.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, acusó ayer a Almagro de "sabotear" el diálogo entre el gobierno y la oposición de su país. El gobierno de Maduro había pedido el lunes cancelar la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) prevista para mañana sobre la crisis interna en Venezuela.

"¿Saben por qué un sector radical de la derecha no se ha sentado a dialogar? Porque el secretario les ha ofrecido la Carta Democrática (de la OEA), obstaculiza el diálogo en Venezuela. (...) Basta ya de sabotear el diálogo, dejen que los expresidentes hagan su trabajo", afirmó Rodríguez ante el Consejo Permanente de la OEA en la sesión en la que el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero pidió dar una oportunidad a la iniciativa de diálogo en marcha en Venezuela.

El exgobernante español fue escogido por Unasur, ente que promueve el diálogo, para ser el vocero en esta sesión de la OEA de la iniciativa que conduce junto a los expresidentes Leonel Fernández de República Dominicana y Martín Torrijos de Panamá.

El diálogo fue puesto sobre la mesa como una alternativa a las gestiones de Almagro cuando invocó la Carta Democrática y publicó un demoledor informe sobre la situación venezolana.

Luego de un mes de gestiones y una veintena de reuniones en Caracas y Santo Domingo, por separado con ambas partes, la iniciativa no ha logrado superar la mutua desconfianza.

En tanto, Almagro convocó a un debate el jueves en el que los embajadores de los 34 países miembros discutirán la posible implementación de la Carta Democrática Interamericana.

Rodríguez Zapatero defendió ayer martes la "plena imparcialidad" de su iniciativa de mediación y pidió dar "una oportunidad" al dialogo entre gobierno y oposición en Venezuela.

"Estamos pues en la fase de exploración para construir pilares de un diálogo sólido y consistente", dijo Rodríguez Zapatero.

Aunque reconoció que la iniciativa está en su tramo inicial, el político español convocó a los países del continente a ofrecer su apoyo al diálogo en Venezuela.

"Demos una oportunidad al diálogo nacional en Venezuela. Entiendo esta tarea como un proceso de paz preventivo", afirmó.

Argentina, Canadá y otros países apoyaron la creación de un "grupo de amigos" de los expresidentes para acompañar la iniciativa.

Pero la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) denunció que las tentativas de diálogo de Unasur buscan frenar la implementación de la Carta Democrática, que se decidirá el próximo jueves en otra sesión extraordinaria del Consejo Permanente.

Según señaló la MUD en un comunicado, se "intenta vender un presunto 'proceso de diálogo', hasta la fecha inexistente, con el objeto de frenar la activación (de la Carta)". "Reafirmamos la importancia de la activación de la Carta Democrática, como mecanismo que ayude a resolver la crisis venezolana de manera pacífica y restablecer el orden constitucional que el gobierno de Nicolás Maduro ha alterado en Venezuela", señaló la oposición venezolana.

Fuente: AFP

Populares de la sección