Unos 250 efectivos controlarán la seguridad en el carnaval de La Pedrera

El operativo comienza este jueves; no se podrán ingresar bebidas alcohólicas ni espumas para la venta callejera
Embed

A la espera de unos 15 mil visitantes, la intendencia de Rocha elaboró un plan de contingencia con medidas de seguridad para los días en que se celebre el carnaval en el balneario La Pedrera, que incluye controles de ingreso de bebidas y monitoreo con drones.

En total, trabajarán 400 personas en el operativo que comienza mañana jueves y se extenderá hasta el martes 9 de febrero, dijo a El Observador el intendente de Rocha, Aníbal Pereyra. De esa cantidad, unas 250 estarán abocadas a la seguridad.

Por disposición municipal, la entrada de bebidas alcohólicas para su comercialización está prohibida, y personal policial controlará desde mañana jueves el ingreso de esa mercadería al balneario. Al igual que en 2015, las bebidas alcohólicas solo podrán ser comercializadas en los lugares autorizados y no se podrán expender bebidas en vasos y botellas de vidrio. "Hay una resolución adoptada por la intendencia que prohíbe la venta en la vía publica y la Caminera va a estar haciendo controles de espirometría", aseguró el intendente.

Además, siguiendo una nueva norma aprobada en diciembre, tampoco se permitirá el ingreso de espumas para la venta. Sí se podrá ingresar de manera particular.

El objetivo del operativo, dijo Pereyra a El Observador, es dar una mejor cobertura. "Es una fiesta diferente a otros carnavales donde la gente es protagonista, ese ha sido el atractivo y lo que prima es lo espontáneo", destacó el jerarca municipal.

Desde el lunes 7 a la hora 10 estará prohibido el ingreso de vehículos particulares al balneario, y luego de las 17 horas tampoco podrán ingresar proveedores.

Además de medidas de seguridad, el plan de contingencia que se aplica por tercer año consecutivo abarca otras tres áreas: salud, comunicación y servicios. En cuanto a la sanidad, se hará un trabajo en conjunto con la Junta Nacional de Drogas y se instalarán dos carpas, una para la hidratación y otra en caso de emergencias mayores. Además, habrá un helicóptero a disposición en caso de que deban realizarse traslados.

Por otra parte, la intendencia se encargará del vallado de la calle principal, la iluminación y limpieza del balneario. Para esto último hay dispuesto un operativo que comenzará el martes a las 8 de la mañana y para el que trabajarán entre 50 y 60 personas, de forma que "a las 10 de la mañana no quede ni rastro de que allí hubo nada", afirmó el intendente.

La comuna reforzará además las líneas de ómnibus para facilitar los traslados y se incorporarán baños químicos.

Sobre las comunicaciones, se colocará carteleria con indicaciones claras y concretas sobre los lugares habilitados para circular y las prohibiciones.


Populares de la sección