UPM condiciona tercera planta a mejora de la infraestructura

Para la multinacional es clave que se resuelvan los problemas logísticos
La multinacional UPM inició conversaciones con el gobierno uruguayo para la eventual instalación de una tercera planta de celulosa, que condicionó a la mejora de la infraestructura logística del país, uno de los puntos débiles de Uruguay.

Un comunicado emitido ayer por la empresa señala que las conversaciones incluirán planes para el desarrollo del ferrocarril, rutas y caminos, que son "actualmente el principal desafío en el interior profundo del país para la instalación de operaciones industriales de gran escala, conectada a un puerto con profundidad adecuada".

El vicepresidente senior de Desarrollo de Negocios en Uruguay, Jaakko Sarantola, indicó que Uruguay podría albergar una tercera planta de celulosa con "tecnología de vanguardia" y "probado desempeño ambiental", si se adecuara la infraestructura logística para desarrollar emprendimientos de gran escala orientados a la exportación.

"Si estos desafíos pueden ser resueltos en los próximos años, Uruguay podría ser una alternativa competitiva para atender las oportunidades del mercado de la celulosa de UPM en la década del 2020", afirmó Sarantola. Consultado al respecto, el ministro de Economía, Danilo Astori indicó ayer que no estaba en condiciones de adelantar detalles.

"Hay que ir avanzando con mucho cuidado en este tema. Es un tema que está en consideración y sobre el cual se seguirá avanzando en los tiempos que vendrán. Por ahora, es todo lo que les puede decir. Queremos cuidar mucho este proceso", señaló.

El tercer complejo industrial para producir celulosa en el país sería el segundo de la finlandesa (actualmente funciona una planta en Fray Bentos) y podría situarse en Durazno, Tacuarembó o Cerro Largo según ha trascendido de manera extraoficial desde 2011, cuando comenzó a manejarse la idea de un tercer complejo industrial tras el de UPM y el de Montes del Plata en Colonia. En ese entonces se manejaba que la firma Portucel podía instalarse en el país, posibilidad que luego quedó descartada.

En marzo el ministro de Agricultura, Tabaré Aguerre, había reconocido la existencia de negociaciones para una tercera planta, aunque dijo desconocer el lugar para su ubicación y quienes serían los inversores.

La planta de celulosa de UPM –instalada en Fray Bentos– es responsable de más del 1% de la producción total de la economía uruguaya y sus exportaciones equivalen a las ventas totales de bienes que Uruguay realiza a destinos como Estados Unidos o México, de acuerdo a un estudio que la empresa encargó a CPA Ferrere para cuantificar su impacto socioeconómico. Además genera seis mil puestos de empleo.

De acuerdo al estudio, en 2014 el conjunto de actividades desarrolladas por UPM en Uruguay y sus proveedores de insumos representaron el 1,1% del PIB de Uruguay en dólares corrientes.
Sus exportaciones de celulosa alcanzaron el 7,2% de las ventas totales al exterior del país (fue el principal exportador individual) y el 5,5% de bienes y servicios.

Según UPM, la empresa ha aumentado "consistentemente" la base forestal por lo que está preparada para abastecer de madera a una tercera planta de celulosa. "En un corto período de tiempo, Uruguay ha creado las condiciones necesarias y desarrollado exitosamente la industria de la celulosa en un negocio de exportación, que ha generado impactos positivos al país en muchos aspectos, señaló.

En ese sentido, se indicó que la compañía evalúa alternativas de crecimiento en diferentes partes del mundo y la posibilidad de Uruguay "está en línea" con la estrategia de crecimiento de múltiples tipos de fibras.

UPM estima que el crecimiento de la demanda de fibras de celulosa continuará en el largo plazo. Se espera que hacia el final de la década del 2020, la demanda global de celulosa kraft blanqueada aumente aproximadamente unos 20 millones de toneladas.

Populares de la sección