Uruguay acusa primeros golpes por fuerte devaluación argentina

Advierten que habrá merma en turismo y exportaciones, y más compras del otro lado del charco

La economía argentina ingresó una “nueva etapa” que ya tiene sus primeros coletazos en Uruguay. La fuerte devaluación del peso argentino de las últimas dos jornadas prácticamente detuvo las exportaciones uruguayas a ese destino y también disminuyó notoriamente el ritmo de consultas de turistas argentinos que tenían previsto pasar sus vacaciones en febrero.

Los expertos consultados por El Observador prevén un impacto sobre las exportaciones, el turismo y también es probable que se reedite una nueva “ola” de consumo de uruguayos en la vecina orilla, favorecidos por la ventaja cambiaria como ya ocurrió el año pasado.

El presidente de la Unión de Exportadores del Uruguay (UEU), Álvaro Queijo, dijo que a El Observador que esta semana “ningún importador (argentino) se atreve a realizar un pedido” porque “no sabe cuánto tendrá que pagar por la mercadería. También hay casos de permisos autorizados que ahora dicen (por los importadores) que no quieren que llegue el embarque”, alertó. Para el empresario, esta coyuntura “agrega más incertidumbre” a la “compleja” situación que Uruguay ya atraviesa con Argentina. “En los últimos años hemos perdido demasiada competitividad. Argentina está a la deriva y hay que apegarse a un socio que esté mejor ubicado, como Brasil para no perder pie”, sugirió.

Por otro lado, la devaluación oficial del peso argentino ya está dejando su huella en la marcha de la temporada estival. El directivo de la Asociación de Inmobiliarias de Puntas del Este, Sabas Pereira, indicó que en las últimas 48 horas el ritmo de consultas para los alquileres de febrero está “bastante por debajo” de años anteriores. “Lamentablemente todo esto ya está golpeando”, reconoció. En febrero los alquileres de los inmuebles bajan entre 30% y 40% y dentro de los operadores había cierto optimismo la pasada semana en recuperar parte de los visitantes de la vecina orilla que no vinieron en la primera quincena de enero por los precios.

Precisamente, el socio de la consulta Deloitte, Pablo Rosselli, no tiene dudas que el turismo uruguayo tendrá un duro golpe por la devaluación. “A nuestro juicio no hay indicadores para esperar mejores datos. En la primera quincena (de enero) vienen los menos sensibles a precios. Espero peores resultados para el resto del año”, aseguró.

Para el experto, la coyuntura actual de la vecina orilla significa un “shock externo muy negativo” para Uruguay que no será temporal. “Si bien hoy exportamos pocos bienes, esta aceleración de la devaluación provocará un freno mayor a nuestras ventas”, advirtió. Asimismo, indicó que una suba del tipo de cambio en la vecina orilla “incentivará” a que muchos uruguayos continúen realizando “gastos récord” del otro lado del charco como lo hicieron a lo largo de 2013. El año pasado los uruguayos gastaron US$ 1.312 millones fuera de fronteras.

Viraje del ciclo
A juicio de Rosselli, Argentina ingresó en una “nueva fase de sus desequilibrios macroeconómicos” con una caída de sus reservas que no deja otra alternativa que corregir su tipo de cambio real. “Tenemos que pensar que el tipo de cambio nominal va a continuar subiendo este año. Eso va provocar una mayor inflación y un tipo de cambio que irá por delante con una brecha ampliada entre el dólar oficial y el blue”, consideró el socio de Deloitte.

En una línea similar, Alfonso Capurro de CPA Ferrere indicó que el proceso actual que atraviesa la vecina orilla “era algo esperado” por la mayoría de los economistas a ambas márgenes del Río de la Plata.   

Capurro sugirió que la devaluación “puede ser el inicio y la demostración” de que el nuevo gabinete argentino se está “encaminado a un esquema de más mercado y menos trabas. Quizás es parte de este proceso”, estimó. El analista descartó un impacto de la devaluación sobre tipo de cambio local, aunque reconoció que Argentina “psicológicamente” sigue siendo “muy relevante” por lo que basta que algunos agentes tomen “más precauciones” de las reales para que “tenga sus consecuencias”.

Esperan por cumbre Mujica-Fernández
El presidente de Cámara de Industrias (CIU), Javier Carrau, tiene la “esperanza” que en la próxima cumbre del Mercosur, el presidente José Mujica logre sortear en un encuentro con su par, Cristina Fernández, algunos de los “problemas más graves” de la agenda con la vecina orilla. “El puerto es un tema que afecta directamente la competitividad que estamos pretendiendo recuperar”, reclamó Carrau. Agregó que no es para “nada conveniente” seguir acumulando problemas en la agenda.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios