Uruguay avanza en las PISA y cae brecha entre extremos

Los resultados de 2015 mostraron mejorías en todas las áreas, pero el 40% de los alumnos no cuenta con las habilidades básicas
Un respiro. Así se sintieron entre las autoridades educativas los resultados de las prueba PISA 2015, que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) liberó ayer.

Los resultados de la prueba internacional mostraron en dos de las áreas que se evalúan los mejores resultados históricos de los cinco relevamientos realizados por este método desde 2003 para Uruguay: ciencias y lectura (435 y 447 puntos, respectivamente). En tanto, en la tercer área, matemática, reportaron un incremento (418) respecto a la edición anterior correspondiente a 2012, aunque no fue suficiente para alcanzar un resultado histórico.

En la edición de 2012 Uruguay había obtenido los peores números desde que comenzó a participar de estas evaluaciones internacionales. De hecho, aquel año el puntaje de los estudiantes uruguayos había descendido en todas las áreas. El antecedente operó como un factor de presión para las autoridades de la enseñanza, tan golpeadas por los malos resultados educativos y los problemas de gestión. Según los datos presentados ayer, los estudiantes uruguayos obtuvieron en ciencias 19 puntos más que en 2012. En lectura incrementaron los resultados en 26 puntos y en matemática mejoraron nueve puntos más.

"Queda en evidencia un trabajo que viene dando resultado. Los chiquilines que antes estaban fuera del sistema educativo, hoy están adentro y además están aprendiendo más", dijo en conferencia el presidente de la ANEP, Wilson Netto, luego de conocidos los resultados. Agregó que en los últimos 10 años la cantidad de estudiantes dentro del sistema creció 10%.

Las pruebas PISA miden las competencias de los estudiantes de 15 años más allá del grado en el que se encuentren. Es decir, evalúa en qué medida los jóvenes incluidos en el sistema educativo han adquirido las habilidades consideradas esenciales para una participación plena en la sociedad. Para entender los resultados es necesario leerlos con la escala de niveles confeccionada por la OCDE.
Para esta edición, la escala va del nivel 6 al nivel 1, dividiéndose este último en tres subcategorías (1a, 1b y bajo 1b). Cada uno de estos niveles coincide con el desarrollo de determinadas competencias especificadas. El nivel bajo 1b es el más básico y el nivel 6 supone las mayores competencias. El nivel 2 es considerado por la OCDE como el umbral de competencias. Es decir, los estudiantes que se ubican en este nivel poseen solamente las competencias básicas para insertarse en la sociedad. Los que están por debajo ni siquiera las poseen.

Buenas y malas noticias


En la edición 2015, PISA puso foco en el área de ciencias. Al respecto, los resultados mostraron otra buena noticia y es que Uruguay redujo "sustantivamente" la brecha entre los desempeños más altos y los más bajos. Según el informe, eso se debe más que nada a que los estudiantes con puntajes más bajos lograron desempeños "sustantivamente" mejores que en las ediciones anteriores de PISA. A eso se agrega que los estudiantes destacados mantuvieron el mismo nivel de desempeño.

Santiago Cardozo, uno de los técnicos de ANEP que ayer presentó los resultados, destacó que desde que Uruguay participa en PISA esta es la primera vez que se logra reducir la brecha educativa porque mejoran los desempeños más bajos. Explicó que en 2012 la brecha también se había acortado, pero la razón no era buena, dado que se debía a un peor desempeño de los mejores estudiantes. "Ahora observamos las dos cosas: mejoramos el promedio y lo mejoramos más que nada porque mejoramos los desempeños más bajos", indicó.

Sin embargo, no todo son buenas noticias. Los resultados de PISA 2015 también evidenciaron que cuatro de cada 10 estudiantes uruguayos (40%) se mantienen por debajo del umbral de competencia.
Es decir, se ubicaron por debajo del nivel 2 marcado por la OCDE. Esto constituye una diferencia importante con los países pertenecientes a la OCDE donde aproximadamente dos de cada 10 estudiantes no cuenta con las competencias básicas. En países como Singapur, Vietnam o Hong Kong, que se encuentran entre los que obtuvieron los mejores resultados en la última edición de PISA, los alumnos por debajo del umbral de competencias no superan el 10%.

Más allá del alto porcentaje de estudiantes uruguayos por debajo del nivel de competencias a nivel general, ayer los técnicos de la ANEP remarcaron que en ese punto el país también registró una mejoría. "Mientras que en el año 2012, los estudiantes que se desempeñaron por debajo del nivel 1 (en ciencias) representaban 29,2%, este guarismo bajó a 12,4% en 2015", destaca el informe de ANEP. Agrega que en ciencias y lectura el porcentaje de estudiantes por debajo del nivel de competencias se aproxima a 40%. En tanto, en matemática crece a 52%.

El impacto del rezago


Al respecto, los técnicos de la ANEP resaltaron también el efecto que tiene en los resultados de PISA los altos índices de repetición que se registran en el país. Al momento de aplicar la prueba solamente el 60% de los 6.000 estudiantes uruguayos que participaron de ella se encontraban cursando el año modal, es decir, el año que les correspondía para la edad que tenían (primer año de bachillerato). El 40% se encontraba en grados anteriores debido a experiencias de rezago.

En este sentido, Cardozo manifestó que "el impacto que tiene el rezago es igualmente importante que el que tiene el nivel socioeconómico de los estudiantes". Puntualizó que cada año que el alumno logra avanzar se correlaciona con 32 puntos más en los resultados de las pruebas PISA. Por esta razón, afirmó que aunque la brecha educativa se redujo, la inequidad sigue impactando de forma significativa en los resultados educativos. No obstante, aclaró que según los resultados de PISA, Uruguay no presenta una situación "especialmente inequitativa".

Por su parte, Netto subrayó que el 60% de los estudiantes uruguayos que no registraron experiencias de rezago previas se ubicaron en el mismo nivel de desempeño que sus pares de la OCDE, es decir, en el nivel 3 de la escala, cuando el promedio de los estudiantes uruguayos se ubica en el nivel 2.

Respecto a la brecha en los resultados, Cardozo señaló que está íntimamente relacionada con los desempeños. "A mejor desempeño, mayor brecha educativa", dijo. En este sentido, expresó que Chile y Uruguay, los países latinoamericanos que obtuvieron mejores resultados, presentan en su desempeño una desigualdad mayor que el promedio que se observa en la región. No obstante, indicó que esta desigualdad es menor que en los países desarrollados, que obtuvieron mejores desempeños que Uruguay. "Uruguay tiene una brecha esperable dado su puntaje promedio", remató.

Destacado en la región, pero entre los peores


En el mapa de América Latina, los resultados de PISA 2015 ubicaron a Uruguay en el segundo lugar, después de Chile en las tres áreas evaluadas. En ciencias y en lectura, el país andino presentó un desempeño significativamente mejor que Uruguay. Sin embargo, en matemática no hubo tales diferencias. Más allá de eso, el informe evidencia que a igual nivel socioeconómico las diferencias en ciencias y lectura tampoco son significativas. María Sánchez, técnica de ANEP que participó de la presentación, destacó ese avance de Uruguay y señaló que "el mapa de América Latina cambió" con los nuevos resultados de PISA. Recordó que en 2012 Uruguay había registrado resultados promedios similares a México y Costa Rica, los cuales venían mejorando sus puntajes. "Esto ahora cambió porque Uruguay mejoró sus resultados y las diferencias con estos dos países son significativas", expresó. No obstante, si se mira el desempeño de Uruguay a nivel mundial, este se ubica entre los países por debajo del promedio de la OCDE, es decir, con malos resultados. El informe de PISA señala que Uruguay mejoró porque mejoraron los resultados de los estatos socioeconómicos más bajos, así como el desempeño de los varones y de los estudiantes ubicados en los grados más bajos.

Aclaración
En su edición de ayer El Observador informó que por temas de agenda el consejero de Secundaria, Javier Landoni no iba a asistir a la presentación, pero no fue así. El jerarca estuvo presente. Al involucrado y a los lectores, las disculpas del caso.

Populares de la sección

Acerca del autor