Uruguay "no se opone" a fórmula de socios fundadores contra Venezuela

Los miembros fundadores acordaron un artilugio jurídico para lidiar con Venezuela
Venezuela podría tener un destino karmático en el Mercosur: ingresó al bloque como miembro pleno gracias a la solidaridad política de Uruguay, Argentina y Brasil quienes ahora utilizarían, junto a Paraguay, la misma ventana y otro artilugio jurídico para impedir que el gobierno de Maduro siga siendo considerado un miembro pleno.

Desde hace semanas que las cancillerías de los fundadores del Mercosur buscan la forma de destrabar la parálisis en la que quedó estancado el bloque a raíz de la transferencia de la presidencia pro témpore a Venezuela.

Esa idea general –que el gobierno uruguayo bautizó como "salvar al Mercosur"- parecería tener hoy una fórmula bien concreta. Los socios fundadores tienen un acuerdo de palabra para, en el marco de la Convención de Viena sobre Derecho de los Tratados, cambiar el estatus de Venezuela en la organización por no haber incorporado la normativa mercosuriana a tiempo ni estar en cumplimiento de ella.

El ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, informó ayer en el Consejo de Ministros que los socios fundadores someterán a votación una resolución según la cual Venezuela podría perder su estatus de miembro permanente o recibir una suspensión en caso que no complete el proceso de incorporación de las normas, según informó ayer el diario El País. El canciller dijo que Uruguay habrá de "abstenerse" de tomar una resolución.

Fuentes de cancillería señalaron a El Observador que en éste caso "abstenerse" es "no oponerse", siendo que todas las resoluciones que se adoptan en los órganos ejecutivos del Mercosur deben ser adoptadas por consenso. El gobierno uruguayo quiere mantener una posición "neutral" que no lo comprometa con ninguna de las dos partes aunque, en el los hechos, estará pesando la relación comercial que el país tiene con los vecinos.

El director del Departamento de Negocios Internacionales e Integración de la Universidad Católica, Ignacio Bartesaghi, explicó a El Observador que el bloque no tiene definido un sistema para suspender a un miembro por la no incorporación de normas. La única forma de promover una suspensión es mediante la aplicación del protocolo de Ushuaia, un mecanismo que sólo Paraguay planteó aunque nunca llegó a formalizarlo y con el que el presidente argentino, Mauricio Macri, coqueteó en algún momento.

Al no haber consenso acerca de la posibilidad de aplicar el protocolo de Ushuaia ni una voluntad política clara de utilizar ese mecanismo, los miembros fundadores siguieron la línea que propuso Brasil quien, con el cambio de gobierno, puso el acento en el hecho de que Venezuela no cumple con el protocolo de adhesión. Es decir: el hecho de que Caracas no ha incorporado el mínimo de normas necesario.

El Protocolo de Adhesión de Venezuela –que fue votado por todos los estados del Mercosur- entró en vigencia en 2012 y estableció un período de tiempo de cuatro años para que Caracas incorporara la normativa a su orden interno. Esto abarca cientos de normas que incluyen aspectos comerciales, aduaneros y migratorios, normas sanitarias y técnicas, además de todas las decisiones, resoluciones y directivas que aprobaron los órganos con capacidad decisoria del Mercosur.

En su momento, el bloque formó un grupo de trabajo técnico para hacerle un seguimiento específico a ese proceso de inclusión normativa. Ese grupo ya alertó en un informe hace años que Venezuela venía atrasado. "Pero como el Mercosur era político no importó; no importaba que Venezuela incumpliera e incluso en esa situación le dieron la presidencia", señaló Bartesaghi.

Sin embargo, el académico también explicó que el protocolo no establece cuáles son las normas fundamentales que deben ser incorporadas. "¿Cuáles son las normas fundamentales? Es difícil de decir su cumplís o no", dijo el especialista.

En este sentido, Bartesaghi alertó que desde el punto de vista jurídico es discutible el paso que los miembros fundadores piensan dar. "La solución no es buena y es jurídicamente confusa. No está claro que el protocolo te permita suspender. Porque si lo suspendés, ¿en qué condición queda Venezuela en el bloque? ", se preguntó el especialista. Esa interrogante golpea a la cancillería uruguaya cuando recuerda el episodio de despojo que vivió Paraguay y cuando asume que eso no debería volver a pasar.

Populares de la sección

Acerca del autor