Vázquez habló de asonada pero la Policía no dio pruebas a la Justicia

Tanto el presidente como el Ministerio del Interior dijeron que los incidentes del clásico fueron planificados, pero pruebas fueron insuficientes para aplicar esa figura penal

El presidente de la República, Tabaré Vázquez, habló fuerte y claro en España. Dijo en conferencia de prensa que el domingo "estaba preparada una asonada en el Estadio Centenario, en la tribuna Ámsterdam; así lo establecen los informes de Inteligencia policiales". Dijo, además, que "los cabecillas que estaban preparando ese acto en la tribuna Ámsterdam" fueron detenidos y que "fue abortada esa situación". Durante el domingo, la Policía detuvo a 206 hinchas de Peñarol, pero ninguno fue procesado por la asonada –como también definió Vázquez a los incidentes en la tribuna Ámsterdam– y los cabecillas de la barra detenidos quedaron en libertad.

"Yo espero, deseo fervientemente, que la Justicia aplique la ley en su máximo nivel de castigo", había pedido Vázquez.

El presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Ricardo Pérez Manrique, respondió ayer al deseo de Vázquez. "Lamentablemente son declaraciones habituales cuando pasan este tipo de cosas", dijo Pérez Manique en el programa Desayunos informales de canal 12. "Se le exige a la Justicia celeridad, prontitud en sus decisiones y no se tiene en cuenta que es la Policía la que realiza el relevamiento de pruebas necesario para que los jueces actúen; y en este caso, cuando suceden detenciones masivas como ocurrió en esta oportunidad, generalmente esas detenciones masivas no son seguidas de la prueba necesaria para indagar e imputar a cada una de las personas", agregó el presidente de la SCJ.

Los cruces entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial se han repetido en los últimos años por este mismo asunto: el gobierno pide a la Justicia que procese a los delincuentes y la Justicia responde que no puede hacerlo sin pruebas.

Distrurbios Peñarol Clásico

"Ante todos los delincuentes que usan las expresiones populares más puras para ir a romper vidrieras en la avenida 18 de Julio para robar, la Policía tiene que actuar", dijo Vázquez el lunes en España. "Pero hemos visto que, de repente, la Justicia los suelta a la media hora; por eso creo que tenemos que comprometernos todos", agregó.

Los dos fiscales y los dos jueces que intervinieron en estos casos dejaron en libertad a la mayoría de los detenidos, incluso sin tomarles declaraciones por la falta de elementos para procesarlos. De todas maneras, la Policía tiene identificado a varios delincuentes que participaron de los disturbios y trabaja para concretar las detenciones en los próximos días.

El delito que invocó Vázquez (artículo 145 del Código Penal) expresa que "cometen asonada los que se reúnen en número que no baje de cuatro personas, para causar alboroto en el pueblo, con algún fin ilícito que no esté comprendido en los delitos precedentes o para perturbar con gritos, injurias o amenazas, una reunión pública, o la celebración de alguna fiesta, religiosa o cívica, o para exigir de los particulares alguna cosa justa o injusta".

Por este delito fue procesado un grupo de activistas que protestaron en febrero de 2013 en la sede de la SCJ durante el acto de traslado de la jueza Mariana Mota. Luego, una SCJ integrada por ministros de tribunales de apelaciones declaró inconstitucional este delito porque "termina infringiendo los principios mencionados (legalidad y de proporcionalidad), en tanto no establece de un modo claro y preciso, en qué consiste" el "fin ilícito" que persiguen quienes cometen asonada.
La declaración de inconstitucionalidad rige para cada caso en particular.

Los cabecillas identificados

Distrurbios Peñarol Clásico

Minutos después de que Vázquez diera una conferencia de prensa en España, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi; el subsecretario, Jorge Vázquez; el director de la Policía Nacional, Mario Layera; el jefe de Policía de Montevideo, Ricardo Pérez, y el director de la Guardia Republicana, Alfredo Clavijo, dieron una conferencia de prensa en la que aseguraron que los incidentes provocados por la barra brava de Peñarol habían sido organizados. Layera informó que los autores intelectuales de la maniobra estaban identificados pero no habían sido detenidos.

Audio barra Peñarol 1

El ministro incluso presentó dos audios que respaldaban la hipótesis de que la barra había tramado un golpe por no haber recibido entradas de parte de los dirigentes. "Hoy el partido se suspende, la gente de Peñarol va quemar todo. Están todos requemados porque los dirigentes no les dieron entradas a los hinchas, a la barra brava. La barra brava sale del Palacio (Peñarol) para el Estadio. No va a entrar la barra brava, se queda afuera. Quieren entrar de vivo. Es cualquiera. Como no les dieron plata para los fuegos artificiales, también están requemados con los jugadores. Hoy Peñarol quema. No es cuento lo que les estoy diciendo, la novedad de ahora. Se suspende el partido antes de terminar", decía uno de los barras en uno de los audios.

Audio barra de peñarol 2

A pesar de que jueces y fiscales resolvieron que los hinchas detenidos ni siquiera declaren en el juzgado, porque el tiempo material no daba para tomarles la declaración a todos antes de disponer su libertad, la Dirección General de Información e Inteligencia interrogó a 83 adultos y siete menores de edad, informaron fuentes a El Observador. La Policía trabaja para detener a los delincuentes y presentar las pruebas necesarias para procesarlos.

La respuesta de Peñarol

Conferencia Peñarol
La conferencia en el Campeón del Siglo
La conferencia en el Campeón del Siglo

El presidente de Peñarol, Juan Pedro Damiani, brindó ayer una conferencia de prensa en el estadio Campeón del Siglo para referirse a los incidentes del clásico que no se jugó por los enfrentamientos entre hinchas aurinegros y la Policía. "Con la mayor humildad preguntamos a los poderes públicos, a la AUF y a la sociedad: si fue una asonada, ¿por qué se castiga a Peñarol?", dijo Damiani.

La Comisión Disciplinaria de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) había resuelto, un día antes, que Nacional era el ganador del clásico y que Peñarol debía terminar el campeonato sin hinchas en sus tribunas. "¿Por qué nadie nos advirtió de lo que podía pasar, de la gravedad de los hechos que planificaba esta organización?", preguntó Damiani, quien sentenció: "Sancionar a Peñarol fue una profunda injusticia".

Por su parte, el director técnico de Peñarol, Fernando Curutchet, reconoció ayer ante la prensa que los referentes de la barra brava de Peñarol mantuvieron una reunión con los jugadores. "De eso se encargará la Justicia", dijo el entrenador, quien agregó que "hubo una reunión con los muchachos en términos normales y pacíficos". Los barras amenazaron a dirigentes de Peñarol por negarse a darles entradas. Fue la primera vez que el club tomó esta postura, dijo Bonomi

Populares de la sección