Vázquez con la embajadora israelí: un encuentro incómodo

Nina Ben Ami manifestó su "decepción" ante el silencio del presidente
Cruce diplomático



El brazo del presidente de la República, Tabaré Vázquez, atravesó el espacio de la mesa que ocupaba el ministro de Defensa, Jorge Menéndez, y fue al encuentro de la mano de la embajadora de Israel, Nina Ben Ami, quien acababa de criticar con dureza el apoyo que el gobierno otorgó para que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobara la resolución 2334 que exige el cese "inmediato" y "completo" de los asentamientos israelís en Cisjordania y Jerusalén Este.

Vázquez sacudió la mano de la embajadora dos veces. Y dos veces dijo "muchas gracias", ante la sonrisa de la diplomática israelí.

El presidente y Ben Ami coincidieron ayer en Maldonado durante el acto de inauguración de un sistema de seguridad con 3.000 cámaras en base a tecnología israelí, luego de la tormenta diplomática que despertó el voto en Naciones Unidas.

embajadora de Israel

Ben Ami fue una de las oradoras de la presentación y en su breve discurso –que tuvo que modificar especialmente para la ocasión- guardó algunos minutos para transmitir la "decepción" de su gobierno por el voto de Uruguay.

"Por favor permítanme una palabra sincera en este momento, sobre un hecho reciente. Debo decir que nos ha decepcionado el apoyo que dio el Uruguay a la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que ataca nuevamente a Israel, mientras que otras atrocidades y conflictos territoriales mucho más graves pasan sin atención", afirmó la embajadora mientras que el presidente escuchaba a un lado.

Minutos después, en declaraciones a la prensa, la embajadora explicó por qué su gobierno estaba "decepcionado" con Uruguay. "Un país amigo no castiga a otro en el Consejo de Seguridad (...) Nosotros fuimos buscando el apoyo de Uruguay y por eso estamos decepcionados. Si no hay amistad uno no se puede decepcionar".


Ben Ami señaló que el voto uruguayo distancia al país del rol que siempre tuvo con Israel."Sentimos que en este voto el Uruguay se alejó del rol tradicional de amistad y apoyo que ha caracterizado las relaciones entre nuestras naciones. Es mi obligación señalarlo, ya que valoramos mucho esta amistad", dijo la diplomática.

embajadora de Israel

A pesar del saludo del presidente, el momento generó una tensión indisimulable que el intendente de Maldonado, Enrique Antía, intentó descomprimir. "La comprendo por lo que ha pasado a nivel internacional pero tenemos la suerte que en este país pueda, en una mesa de trabajo y con la sonrisa de todos, expresarse con esa libertad que hemos construido los uruguayos con muchos años", dijo.
Algunos minutos después, cuando el evento ya había terminado Antía se acercó a Ben Ami y los dos coincidieron en que había sido un momento difícil.

Vázquez no dijo palabra en la mesa ni en ningún otro momento. Dejó que la embajadora hiciera el corte de la cinta inaugural del centro de monitoreo, recorrió el lugar y se subió a su camioneta.

El gobierno uruguayo ya había hablado el día anterior cuando el subsecretario de Relaciones Exteriores, José Luis Cancela, dijo que Uruguay se sigue considerando "amigo de Israel" y que las relaciones se mantienen en "el buen nivel que siempre han tenido".Cancela señaló que la postura uruguaya respecto a los asentamientos israelíes en Cisjordania refleja la posición tradicional del país en este tema. "Está en línea con lo que hemos votado en la Asamblea General", indicó. También dijo que el voto uruguayo "refleja la posición de la abrumadora mayoría de la comunidad internacional en este asunto como lo demuestra el resultado de la propia votación".

Lo paradójico del acto de inauguración de ayer es que todas las partes involucradas –gobierno nacional, el gobierno departamental y los representantes públicos y privados israelíes- celebraron la cooperación que hizo posible la instalación de ese sistema de seguridad al mismo momento que estuvo cuestionada la cooperación diplomática y se abrió la puerta a que las relaciones bilaterales pierdan el estatus que mantienen desde 1948.

"El primer ministro habló de cosas que quiere hacer con quienes votaron la resolución. Pero no todos los países están en la misma situación. De Senegal y Nueva Zelanda que hicieron la propuesta ya hemos removido al embajador. No es el caso acá en Uruguay asi que buscamos como salir de esa situación pero es complicado", concluyó Ben Ami.

Populares de la sección

Acerca del autor