Vivir con miedo por ser considerado terrorista

Fieles de la comunidad musulmana en Uruguay temen que se produzca una "islamofobia"

Con un canto suave, el jeque Samir, director del Centro Egipcio del Cultura Islámica, reúne a su alrededor a una veintena de hombres que, descalzos, se ubican sobre una alfombra en posición de rezo. Lo mismo ocurre en una habitación contigua, separada por una pared de vidrio, donde cuatro mujeres permanecen arrodilladas en actitud de espera. Es la hora del sermón como todos los viernes, el día sagrado para el islam.

Esta vez, la ceremonia religiosa se enmarca en un contexto especial. El asesinato de un comerciante judío en Paysandú a manos de un hombre convertido al islam generó preocupación en la colectividad ante la inmediata reacción social: la asociación de esa religión con el terrorismo. Pero a pesar de ser vistos como los enemigos, la tristeza y el miedo es lo que predomina en este grupo de personas . Y así asisten al rito, en busca de apoyo y una garantía de que su fe no es peligrosa como todo el mundo piensa.

"Esto es una mancha más a la religión. Siempre se hacen juicios muy rápidos sobre estas cosas y a veces es muy difícil contrarrestarlos porque somos una comunidad pequeña", contó a El Observador Aziza, una uruguaya convertida al islam desde hace cinco años. "Con esto, la islamofobia se potenció más y es lamentable porque el islam fomenta la paz. Un musulmán que fomenta la violencia no es un verdadero musulmán", opinó Nardine, también uruguaya convertida hace solo cuatro meses.

En silencio, los fieles escuchan atentos las palabras del jeque , siguiendo el discurso en una hoja impresa y asintiendo a las palabras del religioso. Es que Samir está convencido de que el islam es una religión de "paz" y "misericordia con toda la humanidad". Con la etimología como aliada, el jeque recuerda que la palabra "islam" deriva de la palabra "paz"; la cual se menciona en el Corán unas 120 veces en un total de 44 "aleyas" (versículos). En cambio, la palabra "guerra" solo es mencionada seis. También recuerda que "Assalam" significa "la paz" y usualmente es utilizada como saludo entre los fieles: "Assalam Aleikum". Incluso el "paraíso" al que aspiran llegar los creyentes en la otra vida se denomina de ese modo: "Dar Assalam", es decir "la morada de la paz".

"Me da mucha pena que se siga malinterpretando la religión. Es bastante opuesta a todo lo que la sociedad cree en general, no solo Uruguay sino el mundo", agrega Aziza. Para estas mujeres, soportar miradas incómodas en la calle por su vestimenta es algo a lo que están acostumbradas. Sin embargo, luego del asesinato, temen que las reacciones sean más agresivas e impliquen un mayor riesgo. "La comunidad judía pide refuerzos en seguridad, pero a los musulmanes ¿quién nos protege? ¿Quién me da la garantía de que mañana salga con el hiyab (velo) y no me tiren piedras, me escupan o quizás algún loquito me agarre y me pase algo? ", cuestionó Nardine. "Es como que cualquier hecho que tenga que ver con el islam sirve para generalizar. Si esto le hubiera pasado a una persona que no es musulmán y no hubiera dicho lo que dijo cuando lo mató, no tenía la misma dimensión", sostuvo Aziza. "Lo que queremos es obrar bien para llegar al paraíso. Eso de que tenés que ser terrorista para ganarte el paraíso es una mentira, un delirio", dijo Nardine.

Samir continúa su discurso recordando que un musulmán es fiel a la religión "mientras no mate a alguien ilegalmente", según el profeta Mahoma. "El islam no conoce la violencia ni el terrorismo porque el terrorismo no tiene religión", dice y vuelve a cantar.


Populares de la sección

Acerca del autor