Vuelta a la era Mubarak: reinstalan estado de emergencia en Egipto

Gobierno busca combatir a yihadistas tras atentados contra cristianos coptos
Los atentados contra dos iglesias coptas en Egipto el domingo llevaron al gobierno a la reinstauración del estado de emergencia por primera vez en cuatro años, lo que implica regresar a un estado de situación que ese país conoció durante tres décadas, durante el mandato de Hosni Mubarak, y cuya abolición fue exigida por los militares que derrocaron al entonces gobernante en 2011.

Los atentados ocurridos al norte del país –en Alejandría y Tanta–, que provocaron un saldo de 45 muertos, fueron reivincados por el Estado Islámico (EI). El grupo terrorista yihadista ha venido perdiendo posiciones en Siria e Irak y por eso fija el foco de atención en otros objetivos, como forma de mejorar su imagen, reforzar el ánimo de sus tropas y, además, conseguir nuevos combatientes.

Para Zack Gold, un experto del Rafik Hariri Center for the Middle East, estos ataques, ambos por motivos religiosos, demuestran que la organización terrorista continúa en "fase de expansión" a pesar de las derrotas en el campo de batalla. Y además animan a quienes son "ideológicamente" cercanos a la organización a prestarles apoyo.

Como está presionado en Siria e Irak, donde pierde territorios e influencia, el EI realiza ataques "espectaculares en otras partes", afirma Jantzen Garnett, experto de Navanti Group Analytics.

Que el grupo haya atacado a los coptos no es novedad, pues ya lo hizo en el pasado, pero su prédica contra esa minoría cristiana comenzó a adquirir más intensidad en diciembre, a partir de un atentado suicida en una iglesia de El Cairo, que causó 29 muertos.

En un video de propaganda divulgado en febrero, el EI había prometido incrementar los ataques contra los cristianos egipcios, a los que calificaba como "politeístas".

Los expertos sugieren que hay una creciente presencia de los grupos yihadistas en la parte continental de Egipto.

El grupo yihadista Ansar Beit Al Maqdess, que juró fidelidad al EI en 2014, se denomina "Provincia del Sinaí" y concretó distintos atentados sobre todo en El Cairo y contra fuerzas de seguridad.

En ese marco, el presidente Abdel Fatah Al Sisi pretende decretar el estado de emergencia por tres meses, como forma de restablecer la seguridad nacional.

¿Democracia?


El estado de emergencia –que requería la aprobación del Parlamento, una formalidad puesto que la mayoría de diputados son partidarios del presidente– aumenta los poderes de la policía en arrestos y vigilancia, y puede imponer restricciones a la libertad de movimiento.

Tras la revolución de 2010 y la victoria de los Hermanos Musulmanes en las legislativas de 2012, el país sufrió un retroceso democrático. Los líderes opositores –entre ellos los promotores de las protestas de 2010– marcharon presos y Al Sisi ganó las elecciones –sospechosas de ilegalidad– con comodidad.

En un informe de principios de 2016, el Departamento de Estado de EEUU hace referencia a que en Egipto hoy son norma los juicios militares a civiles, detenciones sin orden judicial, torturas, desapariciones y ejecuciones extrajudiciales.

La medida, que estará vigente tres meses, permitirá a las fuerzas de seguridad mantener detenidos por 45 días a terroristas activos identificados pero contra quienes no haya pruebas para conducirlos a la Justicia, dijo el diputado Yehia Keduani. Egipto vivió en estado de emergencia durante 30 años, mientras duró el mandato de Mubarak.

Papa mantiene viaje para fin de mes

El Vaticano confirmó oficialmente ayer que el papa Francisco mantendrá su viaje a Egipto, previsto para finales de abril, a pesar de los atentados del domingo contra dos iglesias coptas.

"No hay dudas de que el santo padre mantendrá su programa de visitar Egipto" el 28 y 29 de abril, afirmó monseñor Angelo Becciu, número tres del Vaticano, en una entrevista con el diario italiano Corriere della Sera. "Lo que acaba de ocurrir ha causado mucho desorden y sufrimiento, pero ello no puede impedir la misión de paz del papa", explicó.

Bajo el lema "El papa de la paz en el Egipto de la paz", el pontífice argentino programó un delicado viaje de dos días para defender el diálogo entre las religiones y al mismo tiempo rendir homenaje a los cristianos coptos, víctimas de numerosos atentados en ese país.

Los atentados son "un ataque al diálogo, a la paz", reconoció Becciu, una suerte de ministro del Interior del Vaticano, quien irá con el papa a Egipto.

El religioso considera también que los atentados son "un mensaje indirecto al gobierno de ese país y contra la minoría cristiana, que obtuvo en los últimos tiempos más libertades", estimó.
"Egipto nos ha garantizado que todo saldrá bien; viajamos tranquilos", añadió.

Por motivos de seguridad, en el programa del papa en Egipto durante los dos días no se específica el lugar de las reuniones, aunque sí se sabe que se encontrará con el presidente Abdel Fatah Al Sisi, con el gran imán de la mezquita Al Azhar, Ahmed el Tayeb, y con el 'papa' de los cristianos coptos, Teodoro II. Francisco, que siempre se manifestó a favor del diálogo con las otras religiones, se niega a asociar el islam con "el terrorismo", recordó Becciu, quien fue por años nuncio en África.

Cerca de 10% de los 92 millones de egipcios pertenecen a la comunidad copta, en un país en el que los musulmanes sunitas representan la inmensa mayoría.

Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección