Waymo, lo nuevo de Google para automóviles sin conductor

El experimento del auto sin conductor resulta en una compañía independiente dentro de la matriz Alphabet
Por Tim Bradshaw
Financial Times


La división de coches sin conductor de Google ha sido rebautizada como Waymo, conforme se escinde de su laboratorio X experimental para convertirse en una división independiente dentro de Alphabet, la matriz de Google.

John Krafcik, jefe ejecutivo de la división, anunció la transición en un evento en San Francisco el martes, diciendo que Waymo representaba una "nueva forma de avanzar en la movilidad".
Waymo tiene ambiciones de aplicar su propia tecnología de autoconducción al transporte compartido, los camiones de reparto, el transporte público y logístico, así como a vehículos de uso personal construidos y vendidos en colaboración con los fabricantes existentes de vehículos.

"Seguiremos teniendo acceso a la infraestructura y a los recursos que ofrece Alphabet, pero también sentimos que somos una empresa "startup" respaldada por capital de riesgo", dijo Krafcik.
La compañía espera abordar el enorme "desperdicio" en vehículos infrautilizados y el tiempo invertido en desplazamientos, así como reducir los 1,2 millones de muertes en carreteras que ocurren anualmente en todo el mundo.

Google completó su primer viaje completamente sin conductor en una calle pública de Austin, Texas, en un vehículo sin volante o pedales en octubre de 2015. Krafcik dijo que ésta era una "indicación de la madurez de nuestra tecnología".

Los coches de Google han recorrido más de 2 millones de millas hasta el momento, transportando más de 10.000 personas en Mountain View en Silicon Valley, Austin y Phoenix en Arizona.
El laboratorio X de Google ha sido la cuna de proyectos experimentales incluyendo sus drones de entrega, sus globos aerostáticos que brindan conexión a Internet y sus auriculares Glass.

Cuando comenzó hace ocho años el proyecto del coche sin conductor, Google era considerado un caso atípico, pero ahora enfrenta creciente competencia tanto de fabricantes tradicionales como de empresas tecnológicas, incluyendo Uber y Apple.
Uber lanzó un programa piloto de servicio de "robo taxi" en la ciudad de Pittsburgh en setiembre. Cada día varios coches sin conductor — supervisados por empleados de Uber quienes se sientan en los asientos delanteros — llevan y traen a clientes del servicio de taxis.

En mayo, Google logró una alianza con Fiat Chrysler para desarrollar una flotilla de camionetas sin conductor.
Krafcik quiso aclarar el enfoque de Google en cuanto a este mercado. "Creo que hemos dejado muy claro que no somos una empresa de automóviles", dijo. "No estamos en el negocio de hacer mejores coches. Estamos en el negocio de hacer mejores conductores. Somos una compañía de tecnología de autoconducción".

Dijo que Waymo estaba "totalmente abocado" a "soluciones completamente autónomas" en lugar de a la tecnología gradual de asistencia al conductor como Autopilot de Tesla.
Y añadió: "El coche aún podría tener un volante y controles. Actualmente, no existe necesariamente la manera de producir en masa automóviles sin volantes, teniendo en cuenta las normas y los reglamentos".

No dijo cuándo se sometería la tecnología a uso público en las carreteras.
Algunos de los proyectos más ambiciosos de Google han sido sometidos a un mayor escrutinio, tanto interna como externamente, desde la creación de su nueva compañía holding Alphabet.
La última división en salir del laboratorio X y convertirse en una compañía independiente de Alphabet fue Verily, la empresa de ciencias de la vida que está colaborando con Novartis en un lente de contacto que puede medir los niveles de glucosa en los diabéticos.

Otras son Nest, el fabricante de dispositivos para el hogar inteligente y capitalG y GV, sus unidades de inversión.

Populares de la sección