Y volver a empezar

Santos comenzó a renegociar los acuerdos con las FARC y con el expresidente Álvaro Uribe
La sensación de un acuerdo no justo para el colombiano común, para los que vivieron atrocidades, para los que de una u otra manera sentían que no podía haber crímenes de lesa humanidad sin un pago mínimamente justo (...) y no de pronto una sensación de paños de aguas tibias para crímenes tan complicados", decía ayer la colombiana Andrea Ardila, residente en Uruguay, a El Observador TV, y resumía el sentir de poco más de la mitad de los colombianos que concurrieron el domingo a las urnas y rechazaron el acuerdo de paz del gobierno con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Debido a ese inesperado revés electoral, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, deberá ahora barajar y dar de nuevo, elaborar otro acuerdo que tenga amplios consensos y buscar su ratificación lo más pronto posible.

Para ello, el mandatario se reunió ayer por la mañana con representantes de los partidos políticos. Pero el mayor opositor al acuerdo que había negociado el gobierno con las FARC, el partido Centro Democrático liderado por el exmandatario Álvaro Uribe, ya comenzó a poner palos en la rueda al faltar a la reunión.

El presidente Santos, sin embargo, tomó "con entusiasmo" que ese grupo hubiera designado tres voceros para "sentarse a dialogar y llevar a feliz término el proceso de paz", según dijo en un mensaje televisado.

Antes de ese discurso, el partido de Uribe había emitido un comunicado en el que anunciaba que el excandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga y otros dos altos dirigentes serían los responsables de reunirse con los delegados del gobierno.

Santos agradeció el respaldo de los demás partidos políticos "para seguir buscando la paz y para establecer los diálogos necesarios para no echar atrás casi seis años, seis años de grandes esfuerzos que culminaron con el acuerdo con las FARC".

El 50,21% de los colombianos votó No en el plebiscito que preguntaba a la ciudadanía si apoyaba el "acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera", frente a 49,78% que votó afirmativamente. La jornada electoral logró que poco más del 37% de los habilitados sufragara, en una consulta que no era obligatoria.

El jefe de Estado colombiano resaltó que su país necesita unidad, cuando las partes deberán volver a sentarse a negociar una salida al conflicto distinta a la acordada en La Habana –que se discutió desde 2012 hasta la paz firmada el pasado 26 de setiembre–. "Tenemos que dejar atrás las rencillas, los odios y la polarización, que tanto, tanto daño nos hacen", sostuvo, en un mensaje que pareció dirigido a Uribe, quien en los últimos meses había realizado una fuerte campaña contra el acuerdo de paz.

El gobierno deberá incluir ahora en el diálogo a la oposición uribista, además de a las FARC. "Con la voluntad de paz de todas las partes estoy seguro de que podremos llegar pronto a soluciones satisfactorias para todos. Y, de ser así, el país saldría ganando y el proceso terminaría fortalecido", dijo Santos, y agregó: "Tendremos que actuar con prontitud y poner límites de tiempo, pues la incertidumbre y la falta de claridad sobre lo que sigue ponen en riesgo todo lo que hasta ahora se ha construido".

El presidente de Colombia informó que ratificaba al jefe negociador, Humberto de la Calle, quien tras la victoria del No había presentado su renuncia. También designó a la canciller María Ángela Holguín y al ministro de Defensa Luis Carlos Villegas para iniciar los diálogos "a la mayor brevedad posible".

Tanto Santos como el líder de las FARC, Rodrigo Londoño –alias Timochenko–, ratificaron que el cese el fuego vigente desde el 29 de agosto seguirá en pie a pesar del fracaso en las urnas.

"La paz llegó para quedarse", dijo Londoño en un video difundido desde La Habana, donde se encuentra. Además, en diálogo con la radio colombiana La W, el líder guerrillero afirmó que están dispuestos a "rectificar" los acuerdos.

Decisiones difíciles

Estados Unidos dijo ayer que Colombia deberá adoptar "decisiones difíciles" luego de la derrota registrada en las urnas. "Estados Unidos (...) reconoce que decisiones difíciles deberán ser adoptadas en los próximos días", afirmó el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, en un comunicado.

El vocero destacó el compromiso de las partes de alcanzar la paz y de trabajar conjuntamente para lograrlo. Manifestó además su apoyo al presidente Santos en su iniciativa de convocar "a todas las fuerzas políticas y en particular a las que se manifestaron por el No para escucharlas, para abrir espacios de diálogo y determinar el camino a seguir", como dijo el domingo luego de conocer que su acuerdo había fracasado.

Washington ha participado en las políticas del país sudamericano para combatir a la guerrilla y el narcotráfico durante décadas. En el año 2000 implementó el denominado Plan Colombia, que incluyó formación y equipamiento para sus fuerzas militares. En febrero de este año, Santos y su par estadounidense, Barack Obama, lanzaron el plan Paz Colombia, que consiste en ayuda económica del país norteamericano para los programas del posconflicto.

Almagro: Incluir a los que no votaron

El secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, dijo ayer a través de Twitter que en esta nueva etapa se debe incluir a la gran mayoría que no votó en el plebiscito del domingo. "Es clave que el proceso de paz llegue a todos los colombianos, incluyendo al 60% que no votó. Apoyamos diálogo incluyente. La Paz es obra de todos", escribió. La OEA recomendó ayer que Colombia adopte medidas contra la alta abstención registrada en la consulta popular.

En Uruguay ganó el Sí con el 74%

Los colombianos que viven en Uruguay votaron mayoritariamente por el Sí en el plebiscito por el acuerdo con las FARC, dijo a El Observador la embajadora de ese país en Montevideo, Natalia Abello. El voto total en el exterior respaldó el Sí con el 54%, cifra bastante menor a la registrada en la sede diplomática local. "El triunfo del Sí en los consulados puede haber sido porque son personas que están alejadas de la realidad colombiana", afirmó Abello, quien agregó que el nivel de abstención en Uruguay fue similar al registrado en su país. (Producción: Camila Bello)

Populares de la sección

Acerca del autor