50 años de un Zucará

Julio Víctor González volverá a interpretar canciones del famoso dúo hoy en la Sala Zitarrosa
Julio Víctor González está sorprendido. Mejor conocido como el miembro sobreviviente de Los Zucará, el mítico dúo que pasó a la historia por sus canciones de protesta, a González lo tomó por sorpresa el hecho que una productora se interesara por llevar su música nuevamente al escenario, y más aún de que el público llenara la Sala Zitarrosa para homenajear no solo el aniversario de sus 50 años de carrera, sino también a su colega, el músico Humberto Piñeiro, fallecido en 1995. Tras agotar entradas, hoy González y su banda realizarán un segundo espectáculo en la Sala Zitarrosa.

"Hacía mucho tiempo que yo no trabajaba con una productora", contó González sobre su asociación con Montevideo Music Group, responsables de estos espectáculos. "Aunque algunas cosas estuve haciendo con ellos como solista después de fallecido Humberto. Pero pasaron los años y uno como que se acostumbra a determinada expectativa. Y algunas veces fracasé. Pero ahora estoy contentazo".

Estos 50 años –que en realidad se cumplen el año que viene–, sirven en realidad de excusa para "aprontar el terreno", y realizar en 2017 un homenaje más grande. "La idea es conseguir un Teatro Solís, con invitados en un espectáculo más grande", afirmó el músico.

Para estos shows estará la gran carrera de Los Zucará en primer plano –con canciones como Maldición de Malinche y Sueltapárjaros–, sin embargo, la música que González compone desde hace 21 años también formarán parte del espectáculo. "Yo vivo en el presente", admite González, "a mí me interesa mucho lo que hago ahora. No he parado de trabajar, de componer y de buscar otras propuestas que por ahí no se han visto mucho ni han tenido mucha difusión. Le faltaba producción a lo que he hecho solo".
De hecho, González está terminando para este año un nuevo disco, que ya lleva cinco años en producción y se llamará probablemente La casa nueva. "Ese nombre es de una canción mía que sintetiza la nueva propuesta, lo nuevo en mí y el mensaje que me interesa transmitir, que es muy diferente a lo viejo", explicó. Este trabajo, que el músico define como una adaptación a los tiempos que corren, habla sobre los cambios espirituales y sobre cómo conocerse más a sí mismo. "Habla también del amor en cierto sentido. Y también es ecológica", afirmó. Junto a Mariana Ingold, artista con la que coincidió en escenarios, acuñaron el género "ecológico-espiritual", para hablar de la naturaleza y concientizar sobre temas como el cambio climático.

Tras el fallecimiento de Piñeiro, González encontró otra dupla vocal en su hijo Martín, con quien comparte escenarios hace años. Tras haber construido su carrera codo a codo con su amigo, poder contar ahora con su hijo es para el músico algo "maravilloso". "Es un sueño hecho realidad", afirmó.

Populares de la sección

Acerca del autor